Comentarios

Técnica de fertilización causa coágulos sanguíneos

Publicado - Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday

0 Comentarios | Tamaño del texto:
Pero el riesgo general sigue siendo bajo Crédito: HD

MARTES, 15 de enero (HealthDay News) -- Las mujeres que quedaron embarazadas mediante la fertilización in-vitro (FIV) pueden tener un riesgo mayor de que aparezcan coágulos sanguíneos y se produzca una obstrucción que podría ser fatal en una arteria, sugieren investigadores suecos.

Aunque el riesgo sigue siendo bajo, las probabilidades son especialmente altas durante el primer trimestre en comparación con las mujeres que quedan embarazas de manera natural, afirmaron los investigadores.

Los coágulos sanguíneos (conocidos como tromboembolismo venoso) pueden aparecer en las venas de las piernas y desprenderse, y entonces llegar a los pulmones y obstruir la arteria principal. Esta afección, llamada embolia pulmonar, puede provocar dificultades en la respiración e incluso la muerte.

"Hay un aumento de la incidencia de embolia pulmonar y trombosis venosa en las mujeres embarazadas mediante FIV", afirmó el investigador principal, el Dr. Peter Henriksson, profesor de medicina interna en el Instituto Karolinska en Estocolmo. "La embolia es la causa principal de mortalidad materna durante el embarazo. El diagnóstico puede resultar difícil, por lo que los médicos deberían ser conscientes de este riesgo para facilitar el diagnóstico".

El riesgo de que aparezcan coágulos sanguíneos durante el embarazo no es exclusivo de las mujeres que pasaron por una FIV, afirmaron otros expertos.

"Cualquier embarazo trae consigo el riesgo de que aparezcan coágulos", indicó el Dr. Avner Hershlag, jefe del Centro de Reproducción Humana del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York.

Esto ocurre porque la cantidad de hormonas, en particular el estrógeno, aumentan durante el embarazo, explicó Hershlag. "Esto modifica lo que llamamos la cascada de coagulación", afirmó. "Hay muchos factores en los coágulos sanguíneos que pueden ser afectados por las hormonas, sobre todo por el estrógeno".

Además, la elongación del útero ejerce una presión sobre los vasos sanguíneos de la pelvis, lo que puede resultar en la creación de coágulos. A algunas mujeres se les aconseja que limiten sus movimientos para reducir el riesgo de que aparezcan coágulos, comentó Hershlag.

Aunque no están claras las razones por las que las mujeres que pasan por una FIV tienen un riesgo mayor de coágulos, Hershlag especula con que podría ser debido a que los tratamientos de fertilidad aumentan la cantidad de estrógeno por encima de los niveles normalmente asociados con el embarazo.

La genética de las mujeres que necesitaron una FIV para concebir puede que también sea un factor, añadió.

A nivel mundial, alrededor del 10 por ciento de las parejas tienen problemas de fertilidad, según la información de respaldo con que contó el estudio. En la FIV, se extraen los óvulos del cuerpo de la mujer, son fertilizados con el esperma del hombre y se vuelven a insertar en su cuerpo. Desde que nació el primer bebé "de probeta" en 1978, se han producido alrededor de 5 millones de nacimientos mediante la FIV.

Para realizar el estudio, publicado el 15 de enero en la edición en línea de la revista BMJ, los investigadores compararon los datos de más de 23,000 mujeres que quedaron embarazadas mediante la FIV con casi 117,000 mujeres que lo hicieron sin la ayuda de la reproducción asistida.

Los investigadores hallaron que las mujeres que se habían sometido a la FIV tenían un riesgo de coágulos sanguíneos de 4.2 por cada 1,000 mujeres. El riesgo de las mujeres cuyo embarazo fue natural era de 2.5 por cada 1,000 mujeres. Además, el riesgo era mayor durante el primer trimestre.

De las mujeres que se sometieron a una FIV, 19 sufrieron una embolia pulmonar (8.1 de cada 10,000), en comparación con las 70 mujeres que concibieron con normalidad (6.0 de cada 10,000), halló el estudio.

Los investigadores advirtieron que el riesgo absoluto de embolia pulmonar en las mujeres que se sometieron a una FIV seguía siendo bajo (2 o 3 casos adicionales por cada 10,000 mujeres).

"No queremos que las pacientes se asusten", aseguró Hershlag. "Incluso tras la FIV, que aparezcan coágulos sanguíneos sigue siendo bastante raro".

Además, la mayoría de los coágulos sanguíneos no llegan a los pulmones y pueden ser tratados con facilidad y curados, indicó Hershlag. Las mujeres con riesgo de coágulos pueden seguir un tratamiento con anticoagulantes para prevenirlos, aseguró.

Más información

Para más información sobre la FIV, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Compartir e Imprimir:

Comparte tu opinión

Ingresar o Ingresar con Facebook
En favor
En contra
Por favor, escribe un comentario!
Este comentario ha sido reportado
Publicado
Responder
Reportar

Comentarios

Mostrando 0 - 0 de 0

Siguiente Anterior
Cerrar

Publicidad

http://s3.hdstatic.net/gridfs/holadoctor/