Editar mi perfil

Hacer dieta a edad temprana podría traer problemas

Por Kathleen Doheny, Reportero de Healthday -

Los investigadores hallaron un riesgo posterior de obesidad, abuso del alcohol y trastornos alimentarios.

Hacer dieta a una edad temprana podría preparar el terreno para unos hábitos de salud nocivos, incluso trastornos alimentarios, según una investigación reciente.

Una encuesta entre mujeres en edad universitaria, llevada a cabo entre 1982 y 2012, también halló un vínculo entre las dietas tempranas, la obesidad posterior y un abuso pronunciado del alcohol.

"Mientras más joven era una mujer cuando comenzó a hacer dieta, más propensa era más adelante a utilizar conductas extremas para controlar el peso, como vomitar o hacer un mal uso de laxantes", apuntó la investigadora del estudio, Lauren Holland, candidata doctoral en psicología clínica de la Universidad Estatal de Florida, en Tallahassee.

"También era más propensa a usar mal el alcohol y a tener sobrepeso, o a ser obesa cuando llegaba a la treintena", comentó Holland.

En 1982, 1992, 2002 y 2012, los investigadores preguntaron a mujeres jóvenes, con una edad promedio de casi 20 años, sobre sus conductas de dieta. En total, más de 2,100 estudiantes universitarias respondieron a las preguntas iniciales. Y más de 1,300 respondieron a las preguntas de seguimiento una década más tarde.

Se preguntó a las participantes si hacían dieta, con qué frecuencia, cuándo habían comenzado y qué estrategias utilizaban, como un plan bajo en grasa o bajo en calorías.

La buena noticia es que la realización de dietas declinó ligeramente, y la edad promedio del inicio de las dietas aumentó levemente, apuntó Holland. En 1982 era de 14.6 años, y para 2012 era de 15.4 años.

Pero en cada uno de los cuatro grupos "teníamos algunas incluso de 5 años", lamentó Holland, aunque esto fue poco común.

"No podemos decir de forma definitiva que hacer dieta provoque un trastorno alimentario", aclaró Holland. Y los investigadores no calcularon el alcance de los riesgos específicos. Pero el hallazgo concuerda con los resultados de otros estudios.

Trastornos alimentarios

Muchos factores, como la genética, tienen que ver con los trastornos de la alimentación, apuntó Holland. Si la madre hace dieta o los amigos de un niño hacen dieta, eso aumenta las probabilidades de que lo hagan, explicó.

Otras investigaciones hallaron que los jóvenes obesos que pierden una cantidad significativa de peso, se arriesgan a contraer trastornos alimentarios. Una teoría sugiere que se obsesionan con su alimentación.

Pero no todo el que hace una dieta en la juventud contrae un trastorno alimentario, apuntó el Dr. Metee Comkornruecha, especialista en medicina adolescente del Hospital Pediátrico de Miami, en Florida, que no participó en el estudio.

Sospecha que también podrían tener otros problemas, como ansiedad o trastorno obsesivo compulsivo.

Comkornruecha afirmó que el mensaje del estudio es que no se debe disuadir a los jóvenes con sobrepeso de intentar perderlo, pero hay que animarlos a perderlo de forma sensata. Aconseja a los jóvenes con sobrepeso y a sus padres a que "no se enfoquen en intentar perder peso rápidamente".

A Holland le gustaría que los padres y las campañas de salud pública fomenten conductas que aumenten el bienestar. Esto significa aumentar la actividad física, reducir el "tiempo de pantalla" frente a la televisión y las computadoras, y comer una dieta rica en frutas y verduras. Elegir bien a los amigos también puede ayudar, aseguró.

Más información

Para más información sobre cómo ayudar a los niños a elegir opciones saludables, visite la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo