SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

California promulga una ley sobre el derecho a morir

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
California promulga una ley sobre el derecho a morir

La medida triplica el porcentaje de pacientes terminalmente enfermos de EE. UU. que ahora tendrán esa opción

JUEVES, 9 de junio de 2016 (HealthDay News) -- El jueves, California se convierte en el quinto y más grande estado del país en permitir a los pacientes terminalmente enfermos acabar con sus propias vidas.

Con la ley sobre el derecho a morir del estado en vigencia, el porcentaje de adultos terminalmente enfermos de EE. UU. que pueden solicitar asistencia médica para morir saltará de un 4 a un 16 por ciento, según el grupo de defensoría Compassion & Choices.

Se anticipa que hasta 34,000 californianos terminalmente enfermos al año pidan a sus médicos información sobre la ley, según el grupo, y que cada año se emitan hasta 1,500 recetas. Esa estimación se basa en las experiencias de los estados que ya han promulgado leyes parecidas.

"Sabemos que en Oregón, por cada receta emitida, 25 personas preguntan sobre el proceso", dijo Sean Crowley, vocero nacional de Compassion & Choices.

La Dra. Catherine Sonquist Forest, médica familiar de la Universidad de Stanford, cree que la ley reconfortará a los pacientes que se enfrentan a enfermedades mentales.

"Los estudios han demostrado que simplemente tener la opción de ayuda médica para morir y la capacidad de acortar un proceso de agonía inaguantable ofrece una gran paz mental a las personas terminalmente enfermas y a sus familias", señaló Sonquist Forest, directora médica del Centro de Salud Stanford en Los Altos, y profesora clínica asistente de Stanford Medicine.

"Me alivia que a partir [del jueves], los adultos de California terminalmente enfermos y mentalmente capaces con un pronóstico médico de seis meses o menos de vida tendrán la opción de solicitar asistencia recetada por el médico para morir", añadió.

Tres estados ya han promulgado leyes sobre el derecho a morir: Oregón, Washington y Vermont. Una corte dictaminó que la asistencia médica para morir es legal en Montana.

Elizabeth Wallner, una madre soltera de 52 años de edad de Sacramento, California, dijo a los reporteros que se siente "agradecida" de tener la opción que la nueva ley ofrece.

Wallner ha estado batallando contra un cáncer de colon avanzado desde marzo de 2011, sometiéndose a 18 semanas de quimioterapia, seis cirugías para extirpar partes de su hígado, pulmón, diafragma, vesícula biliar y colon, y radioterapia adicional. Desde entonces, el cáncer se ha propagado al hígado y a los pulmones.

Una vez la ley entre en vigencia, "podré pedir a mis médicos una receta de medicamentos que puedo decidir tomar si mi sufrimiento se hace intolerable en mis últimos días", dijo Wallner el miércoles en una conferencia de prensa presentada por Compassion & Choices. "Esto me permitirá tener cierto control y morir en paz en casa mientras duermo, rodeada de mis seres queridos, en lugar de llena de miedo, sufriendo dolor o, incluso peor, en el hospital".

Pero algunas organizaciones religiosas se han opuesto a la nueva ley. La Conferencia Católica de California publicó esta semana una declaración afirmando que California cruzará un "umbral negativo" cuando la ley entre en vigencia.

"Al permitir a los médicos recetar una dosis letal de medicamentos a sus pacientes, California inicia un camino peligroso", según la declaración. "Esta nueva ley pondrá a los discapacitados, los ancianos y otras personas vulnerables en riesgo de abuso y maltrato, y socavará el venerable compromiso de las profesiones sanitarias de 'lo primero es no hacer daño'".

Pero Crowley, de Compassion & Choices, dijo que, según la nueva ley, las personas no están obligadas a tomar su receta para acabar con su vida en ningún plazo establecido.

"Cada año en Oregón, dos tercios de las personas acaban usando el medicamento, y un tercio no", señaló.

Las personas con una enfermedad terminal deben pasar por una serie de impedimentos legales antes de poder recibir una receta letal para surtirla y usarla a discreción, según un análisis del asesor legal de la Asociación Médica de California (California Medical Association):

  • La persona debe probar que es residente de California, y contar con un médico que le haya diagnosticado una enfermedad incurable que se anticipe que vaya a acabar con su vida en un plazo de seis meses.
  • Deben presentar dos solicitudes orales al médico con al menos 15 días de diferencia, además de una solicitud por escrito. La solicitud escrita debe ser firmada y fechada frente a dos testigos. Las tres solicitudes deben ser recibidas por su médico, no por un sustituto ni representante.
  • Tanto el médico de la persona como un segundo médico asesor deben estar de acuerdo en que el paciente es capaz de tomar la decisión médica por sí mismo, que nadie le está obligando, y que ha tomado una decisión informada sobre su derecho a morir.

El médico del paciente está obligado a aconsejarle que haya otra persona presente cuando tome la dosis letal, no tomar el fármaco en un lugar público, mantener el medicamento en un lugar seguro antes del uso, y pensar en participar en un programa de hospicio.

El paciente no está obligado a someterse a una evaluación de salud mental como parte del proceso, pero el médico puede pedir una si el paciente parece sufrir de un trastorno mental. Entonces, la evaluación de salud mental se convierte en parte del papeleo de respaldo.

Una persona mentalmente enferma puede de cualquier forma calificar para un medicamento de asistencia para morir, pero un especialista de salud mental debe determinar que la persona no sufre de impedimentos del juicio y que es capaz de decidir por sí misma, señala la Asociación Médica de California.

La ley señala específicamente que el hecho de que un paciente terminalmente enfermo utilice un medicamento de asistencia para morir obtenido de forma adecuada no se considera como un suicidio.

La Conferencia Católica de California dijo que le preocupa que la ley no requiera una evaluación psicológica a todas las personas que soliciten un suicidio asistido. También le preocupa que quizá la ley no incorpore suficientes protecciones.

California promulgó la ley tras el altamente publicitado calvario de Brittany Maynard, una residente de 29 años del norte de California que se mudó a Oregón en 2014 tras ser diagnosticada con un cáncer cerebral terminal.

Maynard se convirtió en una fuerte defensora del movimiento del derecho a morir antes de acabar con su vida el 1 de noviembre de 2014. Antes de morir, grabó un testimonio a favor de la legislación sobre el derecho a morir que se estaba considerando en California.

"Estoy inmensamente orgulloso de esta conversación que mi esposa Brittany comenzó, y del impacto que su voz ha tenido sobre este derecho humano básico", afirmó el miércoles en la conferencia de prensa el esposo de Maynard, Dan Díaz.

Más información

Para más información sobre cómo ayudar a un ser querido a afrontar una enfermedad terminal, visite la Clínica Mayo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?