SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cada año, casi 2 millones de niños de EE. UU. sufren conmociones, según un estudio

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Cada año, casi 2 millones de niños de EE. UU. sufren conmociones, según un estudio

Es probable que el estimado siga siendo bajo, señala una especialista

LUNES, 20 de junio de 2016 (HealthDay News) -- Casi dos millones de niños y adolescentes de EE. UU. podrían sufrir conmociones cerebrales al año, señalan unos investigadores, que añaden que la prevalencia de las lesiones de la cabeza entre los jóvenes estadounidenses se ha subestimado durante años.

Usando datos de hospitales, de las consultas médicas y de los fisioterapeutas deportivos, los investigadores calcularon que entre 1 y 1.9 millones de conmociones ocurren cada año entre niños de 18 o menos años de edad, debido a lesiones deportivas y recreativas.

Pero más de medio millón de esas lesiones en la cabeza no son atendidas en las salas de emergencias ni por médicos, motivo de que los conteos oficiales en general sean demasiado bajos, anotaron.

"Hay mucha incertidumbre sobre la cantidad de conmociones que se producen cada año en los deportes y las actividades recreativas, porque muchas no se reportan", explicó la investigadora líder, la Dra. Mersine Bryan, pediatra de la Universidad de Washington y del Hospital Pediátrico de Seattle.

"Se necesita una mejor vigilancia de las conmociones producidas en los deportes y las actividades recreativas, para que podamos comprender cómo los niños sufren conmociones y las formas en que podemos prevenirlas", añadió Bryan.

Con frecuencia, esas lesiones en la cabeza son graves. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., un golpe en la cabeza que resulte en una conmoción puede estirar y dañar las células cerebrales, y crear cambios químicos en el cerebro.

En este estudio, los investigadores usaron tres bases de datos nacionales para intentar determinar el número total de conmociones pediátricas. Generalmente, otras investigaciones se han limitado a las lesiones de la cabeza en la escuela secundaria o a las visitas al departamento de emergencias, anotaron.

Los investigadores encontraron que entre los niños diagnosticados con conmociones, casi 378,000 fueron atendidos por médicos, entre 115,000 y 167,000 fueron tratados en salas de emergencias, y entre unos 3,000 y 5,000 fueron hospitalizados.

Pero entre 500,000 y 1.2 millones de conmociones fueron reportados a fisioterapeutas deportivos certificados, añadieron los investigadores. Conformaron entre un 23 y un 53 por ciento de las conmociones relacionadas con el deporte y con las actividades recreativas entre los estudiantes de secundaria, apuntó Bryan.

Las conmociones se calificaron como relacionadas con el deporte si los expedientes médicos mencionaban un deporte, independientemente de que la conmoción ocurriera debido a una caída, una colisión u otro mecanismo. Se consideró que las lesiones en la cabeza estaban relacionadas con las actividades recreativas si ocurrieron en un lugar como un parque o durante actividades como montar bicicleta o monopatines.

Un especialista en el cerebro dijo que es probable que incluso esos nuevos estimados sean muy bajos.

El Dr. John Kuluz, director de lesión cerebral traumática y neurorehabilitación del Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami, dijo que los errores de codificación de los médicos en los formularios de los hospitales pueden resultar en hallazgos cuestionables.

"El problema principal que tengo con estos estimados es que se basan en códigos diagnósticos", dijo. "Muchos médicos no usan el código de una conmoción. Lo veo mucho: usan un código para la lesión cerrada de cabeza, porque es más fácil de elegir".

Si los investigadores solo buscan el código de conmoción, pasarán muchas cosas por alto, advirtió Kuluz.

Un estudio publicado en mayo en la revista JAMA Pediatrics también encontró que muchas conmociones pediátricas no son reportadas.

En ese informe, cuatro de cada cinco niños fueron diagnosticados en un consultorio de atención primaria, no en el departamento de emergencias.

En respuesta a ese informe, la Dra. Debra Houry, especialista en lesiones de los CDC, dijo que se debe hacer más por rastrear las conmociones pediátricas tratadas fuera de emergencias.

"Unos mejores estimados de la cantidad, las causas y los resultados de las conmociones nos permitirán prevenirlas y tratarlas con una mayor efectividad, lo que es un área prioritaria para el Centro de Lesiones de los CDC", observó Houry.

Kuluz dijo que los padres deben sospechar de la presencia de una conmoción tras una lesión en la cabeza "si el niño se comporta distinto de cualquier forma, cuando esté aturdido, confuso o mareado, aunque dure poco".

Si sospecha que hay una conmoción, lleve a su hijo al departamento de emergencias, aconsejó.

Pero no todos los niños con un golpe en la cabeza tienen una conmoción, dijo Kuluz. "No pasa nada si se espera un día para ver si los síntomas desaparecen. No siempre es necesario apresurarse con el niño a la sala de emergencias", añadió.

"Pero si los síntomas persisten o empeoran, o si hay algún cambio en su estado de conciencia, su pensamiento o la forma en que se comporta, o si presenta somnolencia o vomita, deben buscar atención de inmediato", enfatizó Kuluz.

El descanso completo es esencial tras una conmoción para ayudar a sanar el cerebro, según los CDC.

El informe aparece en la edición en línea del 20 de junio de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre las conmociones, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad