SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Beber de manera moderada podría incrementar el riesgo de reaparición del cáncer de mama

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Beber de manera moderada podría incrementar el riesgo de reaparición del cáncer de mama

Sin embargo, un estudio halla que podría reducir el riesgo de morir por otras causas

LUNES, 30 de agosto ((HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente señala que beber incluso cantidades moderadas de alcohol podría incrementar el riesgo de reincidencia del cáncer de mama en algunas mujeres.

Los investigadores anotaron que la relación parece limitarse a las pacientes de cáncer de mama posmenopáusicas, o a las que tienen exceso de peso o son obesas.

Sin embargo, el estudio sugiere que beber de manera moderada (entre tres y cuatro bebidas a la semana) no se relacionó con un mayor riesgo de muerte por todas las causas y, en realidad, podría reducir el riesgo de morir por problemas de salud no relacionados con el cáncer de mama.

Un equipo dirigido por Marilyn L. Kwan, investigadora del Kaiser Permanente de Oakland, California, informa sobre las observaciones en la edición en línea del 30 de agosto de la Journal of Clinical Oncology.

Los hallazgos "coinciden con lo que ya sabíamos acerca de la función del alcohol en el aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama primario", aseguró Kwan.

"Sin embargo, quiero recalcar que las mujeres que consumen menos de tres o cuatro bebidas a la semana no vieron un aumento en el riesgo en cuanto a la recurrencia o a la muerte por cáncer de mama", agregó Kwan. "Y, de hecho, sí vimos una sugerencia de que las mujeres que consumen cantidades pequeñas de alcohol obtienen algo de protección contra el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular". Pero este hallazgo no fue estadísticamente significativo, anotó.

Entre 2000 y 2002, Kwan y sus colegas reclutaron a unas 1,900 mujeres de California y Utah, a la mayoría de las cuales se les había diagnosticado cáncer de mama en etapa inicial dos o tres años antes.

Para explorar la relación potencial entre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer de mama, lo investigadores pidieron a las mujeres que llenaran una encuesta sobre su dieta para indicar su consumo rutinario de vino, cerveza o licor.

Se consideraron bebedora a poco más de la mitad de las mujeres. Cerca de nueve de cada diez tomaba vino, más de cuarenta por ciento consumía licor y casi 36 por ciento bebía cerveza.

Durante cerca de siete años y medio de seguimiento, 293 mujeres experimentaron reincidencia de cáncer de mama y 273 murieron por diversas complicaciones de salud.

El equipo de Kwan halló que las participantes del estudio que eran posmenopáusicas, tenían exceso de peso o eran obesas aumentaban su riesgo de reincidencia de cáncer de mama en cerca de 1.5 veces si consumían regularmente un mínimo de tres o cuatro bebidas de cualquier tipo de alcohol a la semana.

De manera similar, el grupo de mujeres se enfrentó a un riesgo 1.5 veces superior de morir por cáncer de mama si seguía los mismos patrones de bebida.

Por otro lado, el equipo de investigación descubrió indicaciones de que consumir cualquier cantidad de alcohol posiblemente podría reducir el riesgo de morir por causas distintas al cáncer de mama.

Sin embargo, Kwan recalcó que los hallazgos deberán ser confirmados con otros estudios.

La Dra. Paula Klein, oncóloga y especialista en cáncer de mama del Centro Oncológico Integral Beth Israel de la ciudad de Nueva York, que no participó en la investigación, describió las observaciones como útiles, siempre y cuando se tengan en cuenta en contexto.

Los investigadores sólo examinaron el consumo moderado de alcohol, pero no el intenso, y su hallazgo se limita a las mujeres posmenopáusicas, las que tienen exceso de peso o las obesas, recalcó. "Pero eso es bueno, porque información como ésta, en la que los riesgos y los beneficios se limitan a subgrupos distintos, hace parte de un nuevo impulso hacia la personalización de la medicina", dijo. "Porque no hay tratamientos ni factores de riesgo que sirvan a todos".

Este estudio es importante porque incrementa la concienciación de una mujer sobre los factores de riesgo de desarrollo y la reincidencia del cáncer de mama, dijo. "Además, es otro recordatorio cordial de los riesgos relacionados con tener exceso de peso o ser obeso, y cómo pequeños factores adicionales pueden influir sobre los resultados", agregó.

Cuando los pacientes preguntan qué hacer para reducir su riesgo, se trata de un cambio modificable, junto con la pérdida de peso y el ejercicio, dijo.

"A las pacientes que realmente quieran disfrutar del vino y sean delgadas, se les puede asegurar que un poco de vino con la cena no va a hacer una diferencia dramática en su riesgo de cáncer de mama. Pero a las que tienen exceso de peso o son obesos se les puede pedir que controlen su ingesta de alcohol".

Más información

Para más información sobre la prevención del cáncer de mama, visite el Instituto Nacional del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?