SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Beber de forma crónica junto con tener episodios de atracones de bebida provoca rápidamente daños en el hígado en un estudio con ratones

Beber de forma crónica junto con tener episodios de atracones de bebida provoca rápidamente daños en el hígado en un estudio con ratones

Los investigadores afirman que el impacto es más destructivo de lo que se había pensado

MIÉRCOLES, 30 de diciembre de 2015 (HealthDay News) -- Beber de forma crónica junto con darse atracones de bebida causa daños en el hígado rápidamente, y es más destructivo de lo que se pensaba, según sugiere un nuevo estudio con ratones.

"Un atracón de bebida por parte de personas que consumen alcohol habitualmente es la causa más habitual de daños en el hígado en la enfermedad hepática alcohólica crónica", comentó el autor principal, Shivendra Shukla, profesor de farmacología médica y fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri, en un comunicado de prensa de la universidad.

"Sabemos que esta conducta provoca depósitos de grasa de gran tamaño en el hígado que en última instancia alteran la capacidad del órgano de funcionar adecuadamente. Pero queríamos comprender el mecanismo que provoca este daño y la extensión del daño", señaló Shukla.

"Nuestra investigación se centró en las diferentes formas de abusar del alcohol y los resultados de dichas conductas", explicó.

Shukla y sus colaboradores observaron cómo el consumo crónico de alcohol, los episodios repetidos de atracones de bebida y una combinación de ambas cosas afectaban al hígado de los ratones a lo largo de 4 semanas. Los que tuvieron ambos tipos de exposición al alcohol fueron los que más daños hepáticos sufrieron, según los investigadores.

Individualmente, el consumo crónico de alcohol o los episodios de atracones de bebida causaron unos daños hepáticos moderados, en comparación con los ratones que no fueron expuestos al alcohol (el grupo "de control"). "Este resultado no es sorprendente", dijo Shukla.

"Pero los daños causados en el hígado aumentaron de forma pronunciada en los ratones que consumieron alcohol de forma crónica y que también tuvieron episodios repetitivos de atracones de bebida. Y fue incluso más sorprendente ver hasta qué punto crecieron los depósitos de grasa en el hígado de los que consumieron alcohol de forma crónica y se dieron atracones de bebida. Eran aproximadamente 13 veces más grandes que los del grupo de control", dijo.

Aunque el estudio halló una asociación entre esas conductas de consumo de alcohol y una aceleración en los daños hepáticos, no probó una relación causal directa. Además, los efectos en los estudios con animales no siempre se replican en los seres humanos.

El daño provocado en el hígado no es la única amenaza para la salud asociada con beber de forma crónica y con los atracones, indicó Shukla en el comunicado de prensa.

"Beber alcohol de forma excesiva puede crear una respuesta inflamatoria en el hígado y en otros sistemas de órganos del cuerpo", señaló. "Si esos órganos funcionan a un nivel inferior, entonces toda una serie de procesos fisiológicos pueden resultar afectados. Es importante para nosotros comprender la extensión del daño provocado por el abuso de alcohol, que también puede llevar a tener otros problemas de salud como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y algunas formas de cáncer".

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y Alcoholismo de EE. UU. tiene más información sobre el alcohol y la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?