SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Asocian el respaldo paritario a un mejor control de la diabetes

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -

Un estudio encuentra que la reducción en los niveles de glucemia es equivalente a usar un medicamento oral contra la diabetes

MARTES, 19 de octubre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Reunir a las personas diabéticas que luchan por controlar sus niveles de glucemia con pares para sesiones semanales de respaldo podría ser una forma eficaz y barata de ayudarles a gestionar la enfermedad, afirman investigadores.

El programa se relacionó con niveles de glucemia significativamente reducidos en veteranos diabéticos de sexo masculino, según un estudio reciente que aparece en la edición del 19 de octubre de la revista Archives of Internal Medicine.

Inicialmente, los autores identificaron a casi 1,700 veteranos que podían ser elegibles para el ensayo, pero apenas lograron inscribir a 244. Los más de doscientos participantes, todos hombres, se asignaron al azar a ser emparejados con otro paciente de diabetes para respaldo paritario semanal y la opción de asistir a sesiones de grupo, o a asistir a un entrenamiento educativo y luego recibir atención de una enfermera administradora de casos.

Según la autora del estudio, la Dra. Michele Heisler, este modelo de respaldo paritario es menos jerárquico que la mayoría de sistemas de EE. UU.

"Deseábamos explícitamente evaluar si los pacientes que tenían desafíos de autogestión y ... [que] habían tenido niveles de glucemia peligrosamente altos en los últimos tres meses ... podrían motivarse mejor si se les daba la oportunidad tanto de ayudar como de recibir ayuda de otro participante que se enfrentaba a desafíos similares de autogestión y que también tenía un mal control", explicó Heisler, científica investigadora del Centro de Investigación en Gestión Clínica de la VA de Ann Arbor.

Parece que sucedió así. Los hombres del grupo de respaldo paritario observaron una reducción significativa en sus niveles de HbA1c (una medida de la glucemia en el tiempo), de un promedio de 8.02 a 7.73 durante seis meses, lo que representó una reducción de 0.58 por ciento frente a los del grupo de control, que recibieron atención de una enfermera.

"Eso equivale a añadir un nuevo medicamento oral contra la hiperglucemia, y es una diferencia muy significativa clínicamente", aseguró Heisler, quien también es profesora asociada de medicina interna, conducta de la salud y educación en salud de la Facultad de medicina de la Universidad de Michigan.

La presión arterial se redujo levemente (aunque no de forma significativa) en ambos grupos, y en ninguno se notó efectos adversos. Ocho pacientes del grupo paritario también comenzaron a recibir insulina durante el ensayo, frente a apenas uno en el grupo de control, lo que indica que el respaldo paritario podría también ser instrumental para convencer a los pacientes, que muchas veces muestran resistencia, de comenzar la terapia con insulina, afirmaron los autores.

Se necesitan más estudios para separar qué partes del grupo de intervención paritaria tienen el mayor éxito, concluyeron los autores, y anotaron que su investigación se vio limitada dado que sólo involucró a hombres, duró apenas seis meses, y no fue un estudio de doble ciego.

Además de llamadas telefónicas semanales, los pacientes del grupo paritario se reunieron unas cuatro horas y media más que los del grupo de control, lo que probablemente dio cuenta de al menos parte de la mejora, apuntó el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de Diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York.

"En la diabetes, cada vez que pasamos más tiempo con el paciente (ya sea una [enfermera], un médico o alguien con buenas intenciones), le recuerda que debe hacer algo o involucrarse más", afirmó. "Los resultados a corto plazo tienden a ser mejores".

Zonszein apuntó que casi mil veteranos a quienes se contactó no quisieron participar, un hecho que apuntó podría no ser un buen augurio para el éxito de este tipo de sistema en la vida real.

Sin embargo, señaló que dichos programas podrían "desempeñar un papel, sobre todo en poblaciones minoritarias en que el lenguaje o la etnia son muy distintos de la población estadounidense tradicional. Realmente ayudan a tender un puente entre los proveedores de atención de salud".

Los educadores paritarios podrían "casi ser más adecuados para [ciertos] ingredientes importantes de la autogestión de la diabetes", añadió Sharon Movsas, educadora certificada en diabetes que, igual que Zonszein, trabaja en el Centro Clínico de Diabetes del Montefiore. "El paciente tiene que sentirse empoderado y confiado... No se trata tanto de saber qué comer, sino cómo cambiar la conducta. Eso conlleva habilidades de resolución de problemas y fijación de metas, y la evidencia muestra que ... la persona puede identificarse mejor con un par que tal vez tenga más similitudes que un profesor en un aula".

Más información

Para más información sobre la vida con diabetes, visite la American Diabetes Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?