SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Aparatos auditivos podrían prevenir la demencia

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -
Aparatos auditivos podrían prevenir la demencia

A mayor pérdida, mayor riesgo, afirman investigadores, pero anotan que el hallazgo es preliminar

LUNES, 14 de febrero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los adultos que experimentan pérdida de la audición podrían enfrentarse a un mayor riesgo de demencia y quizás enfermedad de Alzheimer que aquellos que no, sugiere una investigación reciente.

Y a mayor pérdida, mayor riesgo, sugirió el estudio.

"Este trabajo sugiere que hay una relación de pronóstico intensa entre la pérdida de la audición en la adultez y las probabilidades de desarrollar decline cognitivo al envejecer", afirmó el Dr. Luigi Ferrucci, autor líder del estudio, jefe de la Sección de Estudios Longitudinales del Instituto Nacional del Envejecimiento de EE. UU. y director del Estudio Longitudinal del Envejecimiento de Baltimore.

Ferrucci y colegas presentan sus hallazgos en la edición de febrero de la revista Archives of Neurology.

Los autores señalaron que para mediados del siglo, unos cien millones de hombres y mujeres de todo el mundo, uno de cada 85, se verán afectados por demencia.

La investigación de los expertos sobre la asociación potencial entre la pérdida de la audición y la demencia se enfocó en 639 hombres y mujeres entre los 36 y 90 años de edad. Ninguno sufría de demencia antes del inicio del estudio en 1990.

Se llevaron a cabo pruebas cognitivas y de audición en un periodo de cuatro años. A continuación se dio seguimiento a los pacientes hasta 2008, durante un promedio de unos doce años, en busca de señales de demencia y/o alzhéimer.

Los investigadores anotaron que a 125 participantes del estudio se les diagnosticó pérdida de la audición "leve", 53 tenían una pérdida "moderada" y seis una pérdida "grave".

Al final, a 58 pacientes se les diagnosticó demencia, de los cuales 37 tenían enfermedad de Alzheimer.

Al comparar los datos, los investigadores encontraron que la pérdida de la audición leve se relacionaba con un aumento ligero en el riesgo de demencia, pero ese riesgo aumentaba notablemente entre los que tenían pérdida de la audición moderada y grave.

Entre los participantes a partir de los 60, más del 36 por ciento del riesgo de demencia se relacionó con la pérdida de la audición, según el estudio.

Mientras peor fuera la pérdida de la audición, peor era el riesgo de alzhéimer. Por cada pérdida adicional de diez decibeles de capacidad auditiva, el riesgo de Alzheimer pareció aumentar en veinte por ciento, dijeron los investigadores.

Los autores sugirieron que si estudios posteriores confirman los hallazgos, esto podría llevar al desarrollo de nuevas estrategias para intentar reducir el riesgo de demencia. Por ejemplo, en teoría, el hallazgo sugiere que los esfuerzos por corregir la pérdida de la audición mediante audífonos y cirugía podría potencialmente reducir el riesgo de demencia.

"Pero como científico no puedo afirmar todavía que curar la pérdida de la audición prevendría la demencia", señaló Ferrucci. "Ahora tenemos una ventana abierta con esta asociación. De todos modos, todavía falta mucho trabajo antes de poder estar seguros de que realmente haya una relación causal".

El Dr. Richard B. Lipton, vicepresidente de neurología de la Escuela de Medicina Albert Einstein en la ciudad de Nueva York, afirmó que el nuevo estudio es una exploración "interesante" basada en "la idea generalizada de que quizás la edad cronológica no sea la mejor medida de la edad biológica".

"Algunas personas han sugerido que el factor de riesgo más potente que conocemos del alzhéimer es la edad misma", anotó. "Cuanto más viejo se es, más probable es que se desarrolle la enfermedad. Y sabemos que el riesgo se duplica cada cinco años después de los 65", añadió Lipton.

"Pero algunas personas de 90 años están en hogares de ancianos, mientras que otras juegan golf. Aquí tenemos la idea de que la pérdida de la audición podría ser un tipo de medida biológica, en lugar de cronológica, del envejecimiento. En otras palabras, una indicación de que alguien no envejece muy bien", apuntó.

"Otra idea es que la pérdida de la audición podría ser causada por daño a las neuronas", añadió Lipton. "Esto significa daño al órgano auditivo y a la estructura del oído interno llamado cóclea, y a los vellos que detectan el patrón de vibración que el sonido produce en el oído. Y si hay daño en las neuronas que controlan la audición, tal vez sea un marcador de un daño similar en las células nerviosas que tienen que ver con la memoria y la cognición superior", explicó.

"Y hay una tercera posibilidad, que sea debido a la evidencia contundente de que la pérdida de la audición aísla mucho socialmente y a que hay mucha evidencia de que la participación cognitiva protege de la demencia. Eso significaría que la pérdida de la estimulación cognitiva podría en sí misma contribuir al riesgo de alzhéimer", concluyó Lipton.

Más información

Para más información sobre el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, visite la Alzheimer's Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?