SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Ahora las lesiones con armas de fuego son letales con más frecuencia, según un estudio

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Ahora las lesiones con armas de fuego son letales con más frecuencia, según un estudio

En emergencias se ven más heridas graves y muertes que antes, informan unos investigadores

MARTES, 14 de junio de 2016 (HealthDay News) -- La gravedad de las lesiones por la violencia sin sentido con armas de fuego, como las ocurridas el domingo en la mañana en Orlando, podría estar aumentando en las salas de emergencias de Estados Unidos, sugiere un estudio reciente.

"Los estadounidenses lloran muertes relacionadas con las armas de fuego a diario", lamentó la investigadora líder, la Dra. Angela Sauaia, profesora de salud pública y cirugía de la Universidad de Colorado, en Denver. "Los tiroteos masivos son solo la punta del iceberg de la tragedia diaria de la que son testigos los cirujanos de traumatismos en las salas de emergencias", añadió.

Gran parte de esos traumatismos pueden adjudicarse a unas armas de fuego cada vez más potentes, como el rifle de asalto utilizado en la masacre del fin de semana en el club nocturno Pulse, que dejó a 49 personas muertas y a 53 heridos, apuntan los expertos.

El estudio de Sauaia se basó en casi 29,000 pacientes que llegaron al centro de traumatismos del Centro Médico de Denver Health entre 2000 y 2013. Poco menos del 6 por ciento llegaron con heridas de armas de fuego. Entre los que habían recibido disparos, el número de muertes aumentó de forma significativa, al igual que la gravedad de sus lesiones.

Aunque la tecnología y la educación están ayudando a que los coches y las bicicletas sean más seguros, "las armas de fuego van exactamente en la dirección contraria", lamentó Sauaia. "Se hacen cada vez más peligrosas".

Si alguien sufre un accidente de coche hoy día, tiene más probabilidades de sobrevivir que hace 10 años, debido a que los coches son más seguros y a mejoras en la atención de los traumatismos, anotó Sauaia.

"Pero si alguien sufre un disparo hoy, es más probable que muera que hace 10 años, a pesar de nuestra excelente atención del traumatismo", advirtió. "Las lesiones con armas de fuego se están haciendo más letales, debido a una mayor cantidad y gravedad de lesiones que infligen".

Los datos provienen de un solo centro de traumatismo, de forma que no se pueden generalizar los hallazgos, dijo. Pero según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., casi 34,000 estadounidenses murieron de heridas de armas de fuego en 2013.

Independientemente de lo que las personas opinen sobre el control de las armas de fuego, "hay algunas cosas en las que todos estamos de acuerdo", sugirió Sauaia. Éstas incluyen:

  • Los niños y las personas mentalmente inestables no deben tener acceso a armas de fuego sin seguro y cargadas.
  • El uso de la tecnología para mejorar la seguridad de las armas de fuego.
  • Añadir consejería sobre la seguridad de las armas de fuego a la atención primaria.

"Debemos iniciar la conversación con estos temas en común", dijo.

De los casi 29,000 pacientes incluidos en el estudio, casi un 6 por ciento sufrieron heridas de armas de fuego y poco más del 6 por ciento tuvieron heridas de armas blancas. Además, más o menos el 7 por ciento fueron accidentes de peatones, un 9 por ciento fueron agresiones, un 24 por ciento fueron caídas, un 26 por ciento fueron accidentes de coches y un 22 por ciento fueron otros tipos de lesiones. Más del 5 por ciento de esas personas murieron, encontraron los investigadores.

En el periodo del estudio, la cantidad de muertes por armas de fuego aumentó significativamente, mientras que las muertes por otros tipos de traumatismos permanecieron estables o se redujeron, mostraron los hallazgos.

El informe aparece en la edición del 14 de junio de la revista Journal of the American Medical Association.

El Dr. Robert Glatter, médico de emergencias del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que "aunque sea un estudio de un solo centro, es un recordatorio continuo de que debemos concentrar nuestros esfuerzos en encontrar métodos prácticos (a través de las políticas y otros esfuerzos de base) para reducir la violencia con las armas de fuego en las comunidades".

Incluso aunque una persona sobreviva a una herida con arma de fuego, el sufrimiento podría continuar, añadió.

"Después de que las heridas con armas de fuego provocan un daño inmediato, los efectos a largo plazo pueden incluir fracturas que se curen mal, lesiones en los nervios y en los vasos sanguíneos, además del potencial de infecciones que podrían conducir a discapacidad crónica y ameritar atención a largo plazo", explicó Glatter.

"Con los rifles de asalto vemos heridas más graves, lo que incluye un mayor daño en los órganos y vasos sanguíneos, que con frecuencia conducen a estadías prolongadas en el hospital", dijo.

"Esas armas son para el campo de batalla, no para las calles", añadió Glatter.

Anotó que esas lesiones y muertes son en gran medida prevenibles.

"Nuestra sociedad no debe continuar siendo víctima de un método de violencia que tenemos la capacidad de controlar mediante unas políticas públicas claras", enfatizó Glatter.

Más información

Para más información sobre la violencia con las armas de fuego, visite la Campaña Brady de Prevención de la Violencia con Armas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?