SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

A los pacientes con frecuencia les recetan analgésicos adicionales, y muchos los comparten

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
A los pacientes con frecuencia les recetan analgésicos adicionales, y muchos los comparten

Dos nuevos estudios de EE. UU. arrojan luz sobre la epidemia de opiáceos

LUNES, 13 de junio de 2016 (HealthDay News) -- Más de la mitad de los pacientes a quienes les recetaron analgésicos opiáceos recibieron más de los que necesitaban, según un estudio reciente en EE. UU. Y muchos compartieron los fármacos o no los guardaron de forma segura, indica la nueva encuesta.

El estudio de más de mil adultos a quienes les recetaron OxyContin o Vicodin muestra cómo algunos estadounidenses tienen un acceso ilícito a analgésicos adictivos. Esos patrones contribuyen a la epidemia de abuso de analgésicos recetados y muertes por sobredosis en el país, dijeron los investigadores.

Más de uno de cada cinco pacientes admitieron que "habían compartido un opiáceo con otra persona, principalmente para ayudar a esa otra persona a gestionar el dolor", apuntó la autora líder del estudio, Alene Kennedy-Hendricks, científica asistente del departamento de políticas y gestión de la salud de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Además, más del 60 por ciento de los que tenían opiáceos de sobra dijeron que los conservaban para "un uso en el futuro".

Y casi la mitad de los que habían recibido recientemente una receta de opiáceos dijeron que no recordaban que les hubieran hablado sobre el modo de almacenarlos de forma segura para mantenerlos fuera de las manos de otras personas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. han advertido a los médicos sobre los peligros de recetar analgésicos de forma excesiva, debido al riesgo de adicción. La dependencia de los analgésicos también aumenta las probabilidades de consumo de heroína, una droga más barata con efectos similares a los opiáceos, señaló la agencia. Según los CDC, las muertes por opiáceos recetados se multiplicaron por más de tres en Estados Unidos entre 1999 y 2014.

En el estudio, los investigadores encuestaron en 2015 a 1,055 adultos a quienes se habían recetado opiáceos en el año anterior. Casi un 47 por ciento tomaban opiáceos en el momento de la encuesta. Se preguntó a todos sobre su propio consumo de opiáceos, sus hábitos de almacenamiento de los opiáceos, y si habían compartido sus medicamentos con otras personas.

Casi seis de cada 10 dijeron que tenían o anticipaban tener analgésicos de sobra, hallaron los investigadores.

De los que recordaron que habían recibido información sobre el almacenamiento, apenas un tercio dijeron que esas instrucciones provinieron directamente del médico o el enfermero. Los paquetes del fármaco o el farmaceuta eran la fuente de esos consejos en más o menos un 45 por ciento de los casos.

Además, menos de uno de cada 10 pacientes dijeron que guardaban sus opiáceos bajo llave, mientras que apenas alrededor de un 20 por ciento dijeron que guardaban los fármacos en un lugar por lo menos con "cerrojo".

También, no muchos sabían cómo deshacerse de los medicamentos sobrantes de forma segura.

"Debemos hacer que para las personas sea más fácil y cómodo deshacerse de sus opiáceos sobrantes", dijo Kennedy-Hendricks. "En años recientes han habido esfuerzos por ampliar los lugares de desecho y los recolectores aprobados, pero quizá no ha sido suficiente".

Sin duda, los profesionales de la atención sanitaria deben desarrollar formas más efectivas de ofrecer información sobre el almacenamiento y la eliminación de forma segura de esos riesgosos analgésicos, añadió.

De los pacientes que compartieron sus medicamentos, alrededor de un 8 por ciento dijeron que se los dieron a un amigo, y un 14 por ciento se los dieron a un pariente. Casi tres cuartas partes dijeron que habían dado sus medicamentos sobrantes a alguien que conocían que también se enfrentaba al dolor, encontró el estudio.

Los hallazgos aparecen en una carta publicada en la edición en línea del 13 de junio de la revista JAMA Internal Medicine.

El Dr. Anupam Jena, profesor asociado de políticas de atención sanitaria y medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, dijo que el abuso de los opiáceos se fomenta de muchas formas distintas, tanto legítimas como no.

Apuntó que "hay muchas evidencias de que los opiáceos se obtienen de médicos en ámbitos ambulatorios, a veces de múltiples médicos, de amigos, de familiares, de internet y de fuentes ilegales".

Con frecuencia, un apego a largo plazo a los opiáceos comienza con una hospitalización a corto plazo, informan Jena y sus colaboradores en otro estudio nuevo, que también aparece en la edición actual de la JAMA Internal Medicine.

Su estudio, que se enfocó en más de 600,000 recipientes de Medicare, encontró que, en promedio, un 15 por ciento de los pacientes de hospital reciben una nueva receta de un opiáceo al ser dados de alta. De esos pacientes, se encontró que casi un 43 por ciento seguían tomando opiáceos más de tres meses después.

Jena comentó que "nuestros hallazgos corroboran trabajos anteriores que sugerían que la exposición a largo plazo a los opiáceos puede conducir al uso a largo plazo, e incluso peor, a la dependencia".

Más información

Para más información sobre la epidemia de opiáceos en Estados Unidos, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?