SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

A los adolescentes de EE. UU. les están gustando menos los refrescos

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
A los adolescentes de EE. UU. les están gustando menos los refrescos

Una encuesta encuentra que el consumo se redujo en un tercio en tan solo dos años, y hay más que beben agua

JUEVES, 7 de julio de 2016 (HealthDay News) -- Los adolescentes estadounidenses les están dando la espalda a los refrescos, señala una nueva encuesta del gobierno, que muestra que el consumo de esas bebidas entre los jóvenes se ha reducido en casi un tercio en tan solo dos años.

En lugar de eso, muchos optan por beber agua embotellada, hallaron los investigadores.

"En los últimos 15 años, muchas investigaciones han demostrado que las bebidas azucaradas fomentan el aumento de peso y la obesidad, la diabetes y la enfermedad cardiaca", explicó Michael Jacobson, presidente del Centro de Ciencias en el Interés Público. "Esas evidencias han impulsado campañas para reducir el consumo".

Dichos esfuerzos han conducido a que las bebidas azucaradas se prohíban en las escuelas, a que las agencias gubernamentales reduzcan o eliminen las bebidas azucaradas de las cafeterías y las máquinas expendedoras, y a la adopción de impuestos sobre las ventas de las bebidas endulzadas con azúcar, apuntó Jacobson, que no participó en el estudio.

Incluso la industria de las bebidas se ha unido. En 2014, las tres compañías más grandes de refrescos (Coca-Cola, PepsiCo y el Dr. Pepper Snapple Group) se comprometieron a reducir en un quinto la cantidad de calorías que los estadounidenses consumen en la forma de bebidas azucaradas en la próxima década.

La encuesta gubernamental, llevada a cabo hace poco por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., reveló que en 2015:

  • Un 20 por ciento de los estudiantes reportaron beber una bebida azucarada una o más veces al día durante la semana anterior, una reducción frente a un 27 por ciento en 2013 y un 34 por ciento en 2007.
  • Un 26 por ciento de los adolescentes dijeron que no habían consumido ningún refresco azucarado en los siete días anteriores, un aumento respecto a un 22 por ciento en 2013 y un 19 por ciento en 2007.

Las campañas públicas parecen estar convenciendo a los niños y adolescentes de que no deben beber refrescos ricos en calorías vacías, plantearon los expertos.

La campaña que prohíbe los refrescos azucarados de las máquinas expendedoras también jugó un rol importante en la reducción del consumo de refrescos, dijo el Dr. Ronald Tamler, director médico del Instituto Clínico de la Diabetes Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Si va al Hospital Mount Sinai, literalmente no puede comprar un refresco azucarado en la máquina expendedora", apuntó Tamler. "Cada vez con mayor frecuencia hay escuelas que tienen el mismo modelo, así que a los niños les es difícil obtener refrescos".

Por otro lado, el agua parece haberse convertido en una alternativa popular a los refrescos.

La encuesta de los CDC encontró que en 2015 casi un 74 por ciento de los estudiantes bebieron uno o más vasos de agua al día durante la semana anterior, y un 64 por ciento dijeron que bebieron dos o más vasos de agua.

Un informe reciente de la industria, realizado por Beverage Marketing Corp., reveló que el consumo de agua embotellada aumentó en un 120 por ciento en 15 años, entre 2000 y 2015. Al mismo tiempo, el consumo de refrescos se redujo en un 16 por ciento.

Pero a Tamler le preocupa que los estudiantes podrían estar consumiendo otras bebidas ricas en azúcar como alternativa a los refrescos: bebidas energéticas, jugo de fruta o productos de café azucarados, entre otras.

"La pregunta es si están cambiando los refrescos por otra cosa", comentó. "¿Están cambiando a otras bebidas ricas en calorías, como el té helado azucarado? Esto es algo que amerita que se profundice más en los datos".

El Informe sobre el mercadeo de bebidas indicó que es probable que las personas no estén sustituyendo los refrescos con otras bebidas azucaradas. Encontró que entre 2000 y 2015, los estadounidenses individuales redujeron su consumo de todas las alternativas al agua.

En Estados Unidos, el consumo de esas alternativas (como refrescos, jugo de fruta, bebidas energéticas, bebidas deportivas, té y café embotellados y todas las formas de leche) se redujo de 95.7 galones (362.3 litros) por persona en 2000 a 80.1 galones (303.2 litros) por persona en 2015. El consumo general se redujo de 27 mil millones de galones (102.2 mil millones de litros) a 25.8 mil millones de galones (97.7 mil millones de litros).

Según Jacobson, "en general, ha habido una reducción per cápita del 27 por ciento en el consumo de bebidas azucaradas carbonatadas desde 1998. Una reducción de un tercio de Coca Cola, y una reducción del 54 por ciento de Pepsi. Es particularmente gratificante e importante observar reducciones importantes entre los estudiantes de secundaria".

Jacobson cree que los refrescos están pasando de moda, aunque comparte la preocupación de Tamler sobre las alternativas ricas en azúcar.

"Creo que el consumo de soda seguirá bajando, porque beber refrescos es cada vez menos chévere, aunque las bebidas energéticas siguen haciéndose más populares", dijo.

Kristi King, dietista principal del Hospital Pediátrico de Texas, en Houston, dijo que ha visto un cambio promisorio en la forma en que los adolescentes abordan su propia salud.

"Como sociedad en general, nos estamos enfocando más en estar más sanos, y hay que darles crédito a los adolescentes", apuntó King, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics). "Comienzo a ver a muchos más adolescentes que desean responsabilizarse de su salud. Aquí en la clínica lo veo a diario".

Más información

Para más información sobre los refrescos azucarados, visite la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad