SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una tradición con nuevos sabores

Por Lic. Isabel C. Rodríguez R.* -
Una tradición con nuevos sabores

Cuenta la tradición que en el primer Día de Acción de Gracias los peregrinos se reunieron para dar gracias a Dios por haberles dado una buena cosecha e invitaron a los nativos de Nueva Inglaterra a compartir un pavo, ave oriunda de la región.

De esta manera se ha mantenido la costumbre durante cientos de años de preparar un pavo para el Día de Acción de Gracias. Sin embargo, con el paso del tiempo otros alimentos se han sumado a la celebración, muchos de ellos producto de las nuevas migraciones desde otros países a los Estados Unidos. Junto a un pavo tradicionalmente preparado muchas veces encontramos platos latinos como un arroz con frijoles negros (Cuba), un pasapalo a base de mariscos (Chile), un dulce de lechoza (Venezuela) o un flan de calabaza (Puerto Rico).

Tradición alimentaria y culinaria

Está de nosotros el añadirle al Día de Acción de Gracias platos de nuestros países que enriquezcan también de una manera saludable y nutritiva esta bonita tradición. Queda de nuestra parte practicar los buenos hábitos alimentarios y culinarios aun cuando celebremos una festividad donde la comida juegue un papel central.

El relleno del pavo, la deliciosa batata acaramelada, la salsa de arándanos, la cacerola de maíz, la ensalada y la tarta de calabaza son platos muy típicos de esta festividad.

Pero no podemos dejar que el exceso de comida que nos rodea en el Día de Acción de Gracias arruine nuestros esfuerzos por mantener un peso saludable. Como hemos recalcado en MiDieta, lo mejor es comer de todo con moderación y sin excesos... Y no sólo hay que tener en cuenta lo que comemos, sino cómo lo preparamos. El pavo, hornéalo; la batata dulce prepárala asada y con canela en vez de acaramelada; el relleno para el pavo hazlo de frutas o vegetales o no le añadas relleno; la tarta de calabaza hazla con leche evaporada descremada en vez de leche evaporada.

El plato principal

El pavo, que es el plato principal en esta festividad, ofrece una gran oportunidad para que comamos saludablemente. La carne del pavo de por sí es una carne magra, con poca grasa y, horneado, como es la tradición, es muy saludable. La carne de pechuga de pavo es la que contiene menos grasa. Por ejemplo, una porción de pechuga de pavo tiene 1 gramo de grasa y 140 calorías, mientras que el muslo del pavo tiene 7 gramos de grasa y 182 calorías por porción.

Puede que sea fácil servirse una porción razonable de pechuga de pavo, pero, ¿y toda la demás comida servida en la mesa de Acción de Gracias?

Hay muchísimas recetas para los rellenos del pavo. Muchos de éstos tienen gran cantidad de grasa, por lo que debes cuidar su contenido si quieres mantener una receta baja en calorías y grasa. Entre los rellenos, éstos pueden ser de pan de maíz, papas dulces y hongos, manzanas, frutas y maní, alcachofas y queso o zanahorias con pimientos.

Para la salsa o  gravytambién puedes dejar volar tu imaginación. Entre éstas, puedes tratar la salsa de hierbas y cebollas, la salsa de naranjas o, si quieres añadirle un toque latino (y sin grasa) le puedes hacer una salsa de pasta de guayaba. Recuerda siempre no saturar tus alimentos con estas salsas que generalmente son grandes portadoras de grasa.

Colorido y sabor para la ocasión

Los vegetales también son acompañamientos perfectos que además de brindarles un rico sabor le dan muchísimo colorido a tu mesa. Por ejemplo, puedes servir batatas con canela, habichuelas verdes, zanahorias, col de bruselas y salsa de arándanos, entre otros. También puedes preparar arroz con vegetales y papas hervidas.

Aunque los postres podrían romperle la dieta a cualquiera, siempre hay maneras de incluir un poco de sabor dulce en la mesa. Entre las opciones se encuentran variedades de frutas, helados o sorbetsde frutas, flan de calabaza, tarta de manzana, tarta de calabaza o tarta de queso con arándanos, entre otros. Puedes reemplazar el azúcar en tus postres con edulcorantes artificiales, recordando siempre añadirlos al final de la preparación. Sustituye siempre las cremas, leches y quesos en tus recetas por aquellos bajos o libres de grasa para disminuir el contenido de calorías y grasa de tus comidas.

 * Dietista del Equipo de MiDieta™


 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?