SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Tu cocina te está haciendo engordar?

Por Emiliana Faillace, Licenciada en Nutrición, Equipo de MiDieta™ -
¿Tu cocina te está haciendo engordar?

¿Alguna vez le has prestado atención a lo que almacenas en tu cocina? Por ejemplo: el tipo y  tamaño de los platos , vasos, cucharas de servir e incluso el tamaño de los paquetes de los alimentos. ¡Esto podría estar afectando tu figura y tu salud!

Para convertir tu cocina en una aliada para mantenerte en forma, no sólo es importante modificar el tipo de alimentos que almacenas en ella, sino también el tamaño de tus utensilios y el de los paquetes de la comida. Esto se basa en la teoría de la ilusión óptica y en el hecho de que las personas utilizamos parámetros externos que nos indican cuál es la cantidad adecuada que debemos comer. A continuación, te damos algunos consejos para que disminuyas tu consumo de alimentos hasta en un 15%.

Tamaño de los empaques de los alimentos

Al ver un paquete o recipiente enorme de comida, inconscientemente pensamos que tenemos permitido comer más que si vemos un paquete pequeño. Esto es, simplemente, un instinto. Por lo tanto, si quieres reducir las calorías que consumirás, comprar paquetes pequeños de alimentos te será de gran utilidad para lograr tu meta casi sin darte cuenta. Lo mismo sucede si preparas una gran cantidad de  comida y la colocas en una olla enorme: te servirás más cantidad. En este caso, te recomendamos utilizar varias ollas de tamaño mediano.

Tamaño de los platos

Aquí, la ilusión óptica juega un papel muy importante. Por ejemplo, si colocas un pedazo pequeño de  pizza en un plato grande, la pizza se verá aún más pequeña. Sin embargo, si colocas el mismo pedazo en un plato pequeño, éste parecerá más grande de lo que es en realidad. De esta forma, puedes “engañar” a tu cerebro, ya que asumirás que comiste más. Usualmente, tendemos a asociar porciones grandes con quedar satisfechos. Sin embargo, siguiendo estos consejos, lograrás sentirte satisfecho(a) con menos comida. Lo que debes hacer es comenzar a utilizar platos pequeños para comer y guardar los platos grandes.

Tamaño de las cucharas de servir

¿Te ha pasado que te sirves sólo dos cucharadas de helado para quitarte el antojo, pero igual no logras bajar de peso? ¡La culpa la tiene el tamaño de tus cucharas! Con dos cucharadas suficientemente grandes podrías estar comiendo hasta ½ taza de helado. Por eso, es mejor cambiar las cucharas de servir por un tamaño más pequeño. Así, aunque te sirvas dos veces, no consumirás tantas calorías.

Tamaño de los vasos

Vuelve la teoría de la ilusión óptica: un vaso ancho y corto se ve más pequeño que uno angosto y alto. Esto hace que tu cerebro asocie el vaso corto con menos cantidad y el alto, con más cantidad. Por eso, al servirte refresco, tiendes a llenar el vaso corto, pero no el vaso alto. La realidad es que ambos vasos pueden tener el mismo volumen. Entonces, al no llenar completamente el vaso alto, estarás consumiendo menos calorías que al tomarte el vaso corto, totalmente lleno. Ésta es la razón por la cual se recomienda utilizar vasos altos y angostos y no cortos y anchos.

Ahora que ya conoces cómo funciona esta teoría, ve a tu cocina y ¡transfórmala! Muy pronto, empezarás a ver la diferencia.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?