SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Placenta previa

Por Ana C. López, Licenciada en Nutrición, Equipo de MiDieta™ -
Placenta previa

Te diagnosticaron placenta previa.  Quizás te sientes nerviosa y preocupada porque no sabes lo que es esta condición ni qué riesgos implica para ti y para tu bebé.  No te preocupes, sigue leyendo y entérate cómo afrontar esta situación para tener un embarazo sin complicaciones.

La placenta es un órgano que está adherido al útero durante el embarazo, y se encarga de pasar alimento y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical.

Normalmente, la placenta se desplaza hacia arriba a medida que el útero crece, de manera que al final del embarazo, la abertura del cuello uterino se encuentra despejada para el parto. Sin embargo, cuando se presenta placenta previa, la placenta permanece en la parte inferior del útero, “bloqueando” parcial o totalmente la abertura del cuello uterino, lo cual puede traer ciertas complicaciones.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la placenta previa es una complicación que se presenta en uno de cada 200 embarazos. A pesar de que su causa es desconocida, se ha visto que es más frecuente en mujeres que:

  • fuman,
  • ya han presentado placenta previa,
  • han sido sometidas a cesáreas o cirugías uterinas,
  • tienen más de 35 años de edad
  • han tenido embarazos múltiples.

La placenta previa se diagnostica a través de un ultrasonido. Su primer signo usualmente es un sangrado vaginal sin dolor. Es por esto que debes consultar con tu médico inmediatamente si presentas sangrado, dolor o contracciones durante el embarazo. Si no tienes precaución, la placenta previa puede causar un sangrado peligroso para ti o para tu bebé, además de que puede provocar un parto prematuro.

Pero, ¿cómo puedes cuidarte? El reposo es fundamental para prevenir el sangrado. Dependiendo del tipo de placenta previa que presentes, tú médico te indicará el nivel de reposo que debes guardar. Sin embargo, es importante que evites realizar esfuerzos o  ejercicios de impacto (correr, saltar, trotar, bailar). En ciertos casos, es necesario el reposo absoluto en cama.  

Es muy probable que tu médico indique un parto por cesárea. Sin embargo, si la placenta sólo cubre una parte del canal de parto, podría haber un parto vaginal.

Lo más importante para asegurar un embarazo saludable es que cuides tu salud, que mantengas una alimentación completa y balanceada para un aumento de peso adecuadoy que sigas todas las recomendaciones de tu médico. Un monitoreo periódico es fundamental para evaluar el progreso del embarazo y el crecimiento y desarrollo del bebé. Recuerda consultar inmediatamente ante cualquier signo o síntoma anormal que presentes.

Literatura revisada:

Placenta Previa (2003). UNC Center for Maternal and Infant Health. Revisado en julio, 2009 desde http://mombaby.org/PDF/letterheadprevia_spanish.pdf.

Placenta Previa (2008). Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Revisado en julio, 2009 desde http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000900.htm.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?