SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los frijoles pueden ayudar a las mujeres en "esos" días

Por HealthDay -
Los frijoles pueden ayudar a las mujeres en "esos" días

Millones de mujeres conocen el dolor y la revolución emocional del síndrome premenstrual o SPM. Pero un estudio reciente descubrió que una dieta rica en hierro proveniente de fuentes vegetales podrían ayudar a aliviar estos síntomas.

En la investigación realizada entre 3,000 mujeres, se observó que las mujeres que incluían estos alimentos en su dieta se redujero en un tercio la probabilidad de desarrollar SPM. Además de en la carne, el hierro está presente en fuentes vegetales como los frijoles secos y las verduras de hojas verdes.

El estudio halló que hay otro mineral que también hace una diferencia; en los diez años que duró el estudio, se pudo observar que niveles más altos de zinc se asociaron con menos SPM. El zinc está presente en muchas frutas y verduras frescas.

La autora principal del estudio, Elizabeth Bertone-Johnson declaró que según parece, "una variedad de minerales es importante para la salud del ciclo menstrual y el SPM. Las mujeres deben llevar una dieta equilibrada, y si con ella no obtienen suficientes nutrientes, deben tomar un multivitamínico".

Bertone-Johnson, quien es profesora asociada de la Universidad de Massachusetts en Amherts, dijo que los investigadores no saben exactamente por qué el hierro podría asociarse con menos SPM, pero que éste participa en muchos procesos del cuerpo. Creen que unos niveles más altos de hierro podrían reducir el dolor y los síntomas emocionales del SPM al aumentar los niveles de una sustancia química cerebral llamada serotonina. En investigaciones anteriores se han vinculado los niveles bajos de serotonina con depresión clínica, y también con síntomas de SPM.

Al igual que con el hierro, Bertone-Johnson señaló que no estaba claro cómo un nivel más altos de zinc podrían proteger del SPM. El SPM afecta a entre el 8 y el 15 por ciento de las mujeres en sus años fértiles. Los síntomas pueden ser físicos o emocionales, y podrían incluir sensibilidad en los senos, inflamación abdominal, cambios en el apetito, depresión y ansiedad.

Tras ajustar los datos por la ingesta de calcio y otros factores, los investigadores hallaron que las mujeres que consumían la mayor cantidad de hierro no heme tenían un riesgo de SPM hasta un 40 por ciento más bajo, en comparación con las mujeres que consumían la cantidad más baja de hierro no heme. El hierro no heme es el que proviene de fuentes vegetales o complementos, y no de la carne.

El riesgo de desarrollar SPM se redujo significativamente en las mujeres que consumían más de 20 miligramos (mg) de hierro al día. El riesgo más bajo se observó en las mujeres que consumían casi 50 mg de hierro al día. Sin embargo, la ingesta diaria recomendada para las mujeres premenopáusicas es de 18 mg al día, según Bertone-Johnson.

En cuanto al zinc, también se observó un ligero efecto protector en las mujeres que consumían más de 10 mg al día. Pero Bertone-Johnson advirtió que ambos minerales pueden resultar nocivos si se ingieren a niveles superiores al promedio.

Los investigadores hallaron que unos niveles más altos de potasio se relacionaban con unos niveles mayores de SPM, aunque Bertone-Johnson dijo que este y otros hallazgos de la investigación deben ser confirmados en otros estudios. Algo interesante es que los investigadores no hallaron una conexión entre el sodio, que puede provocar retención de agua, y el SPM.

"El SPM probablemente es multifactorial, y algo más complejo de lo que las deficiencias de uno o dos complementos o minerales podría causar", señaló el Dr. Frederic Moon, director médico de obstetricia y ginecología del Hospital de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?