SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Si le dicen gorda de niña ¿será obesa al crecer?

Por -
Si le dicen gorda de niña ¿será obesa al crecer?
CRÉDITO: THINKSTOCK

Un estudio dirigido por psicólogos de la Universidad de California, en Los Ángeles, halló que las niñas a las que en sus casas o en el colegio les dicen que están demasiado gordas, tienen más probabilidades de ser obesas cuando lleguen a los 19 años.

¡Estás gorda, vas a romper la silla! ¡Deja ya de comer, vas a explotar! Estos comentarios hirientes son bastante comunes entre compañeros de colegio, sobre todo si hay algún niño con varias libras de más. Tampoco faltan en las familias, donde los hermanos suelen burlarse de los más gorditos, o incluso los padres, ignorando que le pueden llegar a causar un gran daño en el futuro. 

Un estudio reciente de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA), descubrió que este hostigamiento durante la niñez causa obesidad pasada la adolescencia. Se realizó una investigación con 1,213 niñas afroamericanas y 1,166 niñas blancas residentes en California del Norte, Cincinnati y Washington D.C. El 58 % de ellas habían recibido comentarios peyorativos sobre su peso cuando tenían 10 años. 

Durante el trabajo, se midió la altura y el peso de las niñas participantes, tanto al comienzo del estudio cuando tenían 10 años como al fin del mismo, a los 19. A todas ellas les habían dicho de niñas que eran “muy gordas”, y se comprobó que tenían 1,66 más probabilidad de ser obesas a los 19 años, que quienes no habían recibido este tipo de comentarios.

Según explica con sorpresa Janet Tomiyama, autora del estudio y profesora de psicología de la Escuela de Letras y Ciencias de la UCLA, “ser etiquetada como gorda demostró tener un efecto mensurable una década después”. Y Jeffrey Hunger, participante del estudio, agregó  que ser estigmatizado con estos comentarios hace que la gente se aflija por su apariencia personal y se sienta discriminada a raíz de su sobrepeso. 

Hay estudios que demuestran que el sobrepeso y la discriminación aumentan el estrés, y esto los lleva a comer más, en especial por el aumento de los niveles de cortisol, llamado “la hormona de la gordura”. En estos casos, “no piensan en elegir algo saludable ni en salir a hacer ejercicio”, según indica Tomiyama, quien conduce el Laboratorio de Dieta, Estrés y Salud de la UCLA.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?