SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los sí y los no de tu dieta

Por MiDieta™ -
Los sí y los no de tu dieta

Dile que sí:

  • Al agua. Ocho vasos de agua es la cantidad que necesitamos cada día para sacar toxinas del cuerpo. Empieza por la mañana temprano en ayunas y, al final del día, tal vez hayas superado esa cantidad sin problemas.
  • A los caldos. En sus formas magras aportan líquidos, sales minerales y cero calorías. Cuando tengas un rato libre, prepara una gran cacerola de caldo hirviendo verduras variadas, excepto papa, papa dulce, boniato y choclos. Puedes colar las verduras y almacenar el caldo en pequeñas bolsas o recipientes de plástico dentro del freezer. Así, tendrás listas varias porciones para consumir a lo largo de una semana.
  • A las hierbas aromáticas. Perejil, ajo, hojas de apio, orégano, tomillo, romero, todas estas hierbas sazonarán tu comida con un sabor maravilloso, sin costo en libras.
  • A las sopas de verduras. Con el mismo procedimiento con el que hiciste los caldos, puedes hervir una gran variedad de verduras y congelarlas en pequeñas porciones que puedes comer antes de la cena. Verás que bien funcionan para saciar el hambre que sientes al llegar del trabajo. Así, no te tentarás con papas fritas, salames o quesos grasosos.
  • A las miniporciones. Una manera de activar el gasto de calorías es comiendo pequeñas porciones de alimentos cada dos o tres horas. Avalando la teoría que asegura que “no importa la cantidad sino la calidad” come rico… ¡pero come poco!

Dile que no:

  • Al alcohol. Es el gran saboteador, el enemigo público número uno de tu plan de dieta. No sólo se convierte rápidamente en el organismo en azúcar sino que además, estimula el apetito y evita que tu cuerpo queme grasas.
  • Al ayuno. Es sabido: para adelgazar, hay que comer. Salvo que hagas un plan de abstención y cierres la boca un día por semana para desintoxicarte, pasarte muchas horas sin comer como hábito retrasa tu metabolismo. Le da al cuerpo la señal de que llegaron malas épocas, por lo que empiezas a gastar menos calorías para simplemente vivir.
  • A las golosinas. Apenas un caramelo o un bombón contienen muchas calorías concentradas en poco volumen. Imagina que puedes comerte todo un plato de frutas frescas y no llegar a consumir las calorías de una barra de chocolate.
  • Al exceso de sal. Aporta sodio en cantidad, un mineral que te puede hacer retener líquidos. Los productos enlatados son los más peligrosos porque utilizan el sodio para conservar. Decídete: saca el salero de la mesa o ponlo cerca de él, si se empeña en salar cada bocado. Y un buen tip: agrega la sal en los alimentos ya cocinados, porque se requiere menos cantidad.
  • A los aderezos comprados. Salvo aquellos que indiquen "bajas calorías", y que en realidad son un poco menos calóricos que los comunes, las mayonesas y salsas comerciales contienen grasas en cantidad. Si dice "bajo colesterol" eso no indica que no tenga grasas, sólo que no posee grasas de origen animal.

 Lo dicen expertos de la Asociación Americana del Corazón y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), quienes elaboraron los sí y los no de tu dieta: modificando pequeños hábitos de conducta alimentaria, manteniendo cierta disciplina, y agregando algo de ejercicio a tu rutina pronto el espejo empezará a reflejar la diferencia.

 Y si tienes la voluntad, pero te falta ese impulso, ese poquito de fuerza interior, nosotros te podemos ayudar.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?