SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños y la diabetes

Por Alvin N. Eden, M.D. -
Los niños y la diabetes

Los niños que presentan un riesgo alto de padecer de diabetes Tipo 2 son niños que sufren de obesidad, sobre todo si también tienen parientes diabéticos.

Otros factores de alto riesgo incluyen la hipertensión y los niveles altos de colesterol en la sangre. Los hispanos, en comparación con otros grupos étnicos, poseen un mayor riesgo de padecer de diabetes Tipo 2.

Sin embargo, se ha demostrado que es posible prevenir la diabetes Tipo 2. La responsabilidad de dicha prevención en los “niños de alto riesgo” le corresponde primordialmente a los padres. Mientras más temprano se comiencen a aplicar las medidas de prevención, menor será la probabilidad de que su hijo desarrolle diabetes. La prevención puede arrancar en una etapa temprana, cuando el nivel de azúcar en la sangre todavía se encuentra dentro de los parámetros normales o puede comenzar más adelante cuando el nivel de azúcar en la sangre se encuentre elevado, pero antes de que se diagnostique la diabetes.

¿Qué tipo de medidas pueden demorar o, inclusive, prevenir la aparición de la diabetes Tipo 2 en los niños “de alto riesgo”? Las medidas están relacionadas con cambios al estilo de vida que lleva el niño, haciendo énfasis en la reducción y mantenimiento del peso y aumentando la actividad física. Es necesario que el niño consuma una dieta balanceada y nutritiva. Si tu hijo sufre de sobrepeso es necesario que consuma menos calorías a fin de que pueda perder los kilitos demás de manera progresiva y segura. La dieta debería ser baja en grasas saturadas y colesterol, con un consumo limitado de golosinas. Pilares fundamentales de dicha dieta constituyen el consumo de leche descremada y carne roja con poco contenido de grasa y debería restringir las visitas a los establecimientos de comida rápida. Las dietas en boga o los tratamientos con medicamentos no son recomendables para los niños, pues no sólo son peligrosos, sino simplemente no funcionan. Es importante que consulte a su médico para que pueda ayudarle a elaborar un plan alimentario adecuado con el que su hijo se sienta contento.

También se ha demostrado que la falta de ejercicio está íntimamente relacionado con la aparición de la diabetes Tipo 2. La falta de ejercicio también predispone al padecimiento de hipertensión e hipercolesterolemia (niveles altos de colesterol en la sangre). Depende de ustedes motivar a su hijo para que aumente su actividad física a por lo menos 30 minutos de ejercicio al día y de limitar las actividades sedentarias, como el ver mucha televisión y jugar juegos de vídeo por largas horas.

Los profesionales de la salud, incluyendo los médicos, deberían asumir un papel más activo en la elaboración de programas escolares y comunitarios destinados a promocionar una mejor nutrición y un incremento en la actividad física de los niños y sus familias.

La diabetes Tipo 2 es una enfermedad grave con complicaciones severas, pero se puede prevenir. Desafortunadamente, el número de niños con diabetes continúa en aumento, especialmente en la población hispana.

Déjenme recordarles nuevamente que esta enfermedad normalmente se asocia con la obesidad y con la falta de ejercicio físico. Los padres deberían asumir una mayor responsabilidad respecto a controlar lo que comen sus hijos al igual que en lo que se refiere a inculcarles un estilo de vida sano que incluya la práctica disciplinada de ejercicios. Queda en ustedes tomar el control a fin de reducir el riesgo de que su hijo padezca de diabetes Tipo 2.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?