SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Bajó el consumo de comida rápida pero la obesidad sigue en aumento

Por HealthDay -
Bajó el consumo de comida rápida pero la obesidad sigue en aumento

La reciente Encuesta Nacional para el Análisis de la Salud y la Nutrición reveló que en los Estados Unidos bajó el consumo diario de comidas rápidas. 

La investigación abarcó a personas de todo el país, en sus casas o a través de teléfonos celulares y se pidió determinar qué tipo de comida se había consumido en las últimas 24 horas, donde la categoría “comidas rápidas” incluyó la pizza y comidas rápidas de restaurantes.

La paradoja está en que las tasas de obesidad siguen en aumento. 

Según datos federales, el consumo de comidas rápidas de restaurantes como McDonald's, Burger King, Wendy's y Pizza Hut concentra un 11 % de las calorías diarias de un adulto. Este porcentaje del período entre 2007 y 2010 es algo menor que el del ciclo anterior, entre 2003 y 2006, donde el porcentaje fue del 13%, según informa Cheryl Fryar, de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC).

Si bien no se conoce el motivo de esta tendencia, hay un cambio en la conducta según la edad de los consumidores: a medida que se envejece, baja el consumo de comidas rápidas. Según Samantha Heller, nutricionista clínica del Center for Musculoskeletal Care en la ciudad de Nueva York, es una tendencia positiva que tal vez se deba a que “a medida que se crece, uno se pone más sabio”.

Lo que hay que tener siempre presente, resalta Heller, es que el estudio dejó bien en claro que cuanta más comida rápida se come, más se engorda. Al respecto, la experta explica: “la obesidad a los 20 años es preocupante porque aumenta y adelanta el riesgo de sufrir síndrome metabólico, diabetes, cáncer y enfermedad cardiovascular”. El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo, que incluyen alta presión arterial, altos niveles de azúcar en la sangre, niveles indeseados de colesterol malo y grasa abdominal, con más riesgos de padecer enfermedades cardíacas y diabetes.

La encuesta permitió establecer diferencias raciales o étnicas en los hábitos alimentarios. No hubo diferencias entre adultos blancos no hispanos y adultos hispanos, pero fue más elevado el porcentaje diario de comidas rápidas entre adultos negros no hispanos. Fryar agregó que cuanto mayor es el peso de la persona, más comida rápida consume, y por ende, representa un mayor porcentaje en su ingesta diaria de calorías.

Los CDC proporcionan otros datos de interés surgidos de la última encuesta:

• En personas de entre 20 y 39 años, el 15 % de las calorías diarias es de comidas rápidas. A partir de los 60 años, solo el 6 % de la ingesta diaria son comidas rápidas.
• En adultos jóvenes blancos y en hispanos (de entre 20 y 39 años) las comidas rápidas son el 15 %  de su ingesta calórica diaria. Entre los negros de entre 20 y 39 años, las comidas rápidas representan el 21 % de su ingesta diaria de calorías.
• En grupos agrupados por peso, los adultos jóvenes obesos obtuvieron la tasa diaria más alta diaria de consumo de comidas rápidas con un 18 %.
• El nivel de ingresos no es un factor determinante en el porcentaje de comidas rápidas ingeridas al día. A excepción del grupo de 20 a 39 años, donde este porcentaje baja a medida que aumenta el ingreso. 

Para Heller, y según los datos que surgen de esta encuesta, las comidas rápidas son un hecho. “Necesitamos encontrar maneras de vivir con ellas, y no de morir por ellas”, enfatiza. Y propone que los establecimientos de comidas rápidas tengan una oferta saludable para que concurrir a sus locales sea “cool”, sexy, divertido y también delicioso.

Según datos federales, un tercio de las calorías diarias de los estadounidenses se consumen fuera de casa. Por eso es importante que los padres fomenten que sus hijos coman cada vez más en casa, para tener una alimentación saludable y con menos riesgos de sobrepeso.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?