SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hipertensión arterial

Hipertensión arterial

Casi mil millones de personas en el mundo tienen hipertensión arterial, y se espera que dicho número se incremente a 1,560 millones de personas para el año 2025, según predice un estudio reciente.

Los cálculos son el resultado de datos recopilados en 30 estudios basados en la población que involucran a 700,000 personas de diferentes regiones del mundo, de acuerdo con el informe que aparece en la edición del 16 de enero de The Lancet.

Se espera que el mayor incremento se produzca en las regiones subdesarrolladas como África y Latinoamérica, dijo el autor del estudio, el Dr. Jaing He, presidente y profesor de epidemiología de la Facultad de Salud Pública y Medicina Tropical de la Universidad de Tulane.

¿Vives en Florida? Evalúa tu salud aquí

El aumento de la incidencia de alta presión arterial, un riesgo importante de ataque cardiaco, apoplejía y otras condiciones cardiovasculares, se deriva irónicamente de la occidentalización que permite a las personas vivir por más tiempo pero con estilos de vidas menos sanos, indicó.

"La población mundial está envejeciendo, y la gente mayor tiene un riesgo mucho más grande de hipertensión [arterial], señaló.

El reporte halló que 333 millones de adultos en regiones económicamente desarrolladas como Norteamérica y Europa presentaron hipertensión arterial en el año 2000, con 639 millones de personas adicionales en países en vías de desarrollo que presentaron la condición. Se calcula que la prevalencia se incrementa en un 24 por ciento en los países desarrollados, y en un 80 por ciento en los países en vías de desarrollo, de acuerdo al estudio.

La mejor forma de reducir la incidencia de la hipertensión arterial es mediante la creación de programas nacionales e internacionales que se concentren en cambios a estilos de vida más sanos, apuntó.

"Los responsables de establecer políticas de salud deben prestar atención a la hipertensión", observó. "Deberían promover una dieta baja en sodio, más actividad física y un consumo adecuado de frutas y verduras".

Mientras que los medicamentos pueden ayudar a controlar la hipertensión arterial, "el factor más importante será los cambios en el estilo de vida", comentó.

La hipertensión ha sido un problema emergente en el mundo por algún tiempo, dijo el Dr. James W. Reed, profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Morehouse en Atlanta y miembro directivo de la Sociedad Internacional sobre Hipertensión en Personas de Raza Negra.

"Hemos ido alrededor del mundo tratando de hacer algo al respecto por los últimos 19 años", mencionó Reed. "Hemos tenido campañas en países de África como Kenia y también en Suramérica y el Caribe".

Pero Reed anotó que "no hay manera de que podamos contar con el presupuesto suficiente para hacer lo que se requiere hacer. Algún organismo como la Organización Mundial de la Salud es la que debe tomar la iniciativa".

"Necesitamos de una estrategia global para atender el problema", opinó Reed. "La medicación puede ayudar, pero no hay forma de producir lo suficiente para satisfacer la necesidad. Algunas cosas que nos hacemos a nosotros mismos en términos de la forma en que vivimos tienen más impacto que cualquier medicación".

Otro informe sobre el mismo tema de la publicación identificó un factor médico de riesgo para el problema relacionado con la hipertensión: la apoplejía. Los investigadores del Colegio Universitario de Londres dijeron que han asociado un incremento en el riesgo de apoplejía con los altos niveles sanguíneos del aminoácido homocisteína.

Estudios previos han descubierto dicha relación, pero dichos hallazgos fueron opacados por otros factores, como el tabaquismo y la clase socioeconómica. El nuevo estudio condujo la aclaración de esos factores al analizar un gen que controla los niveles de homocisteína en la sangre. Las personas con el gen que les da un mayor nivel de homocisteína en la sangre presentan una incidencia mayor de apoplejía, de acuerdo a lo encontrado por los investigadores.

Los niveles de homocisteína pueden reducirse con dosis diarias de ácido fólico. Pero un estudio a gran escala es necesario para determinar si los complementos de ácido fólico pueden reducir la incidencia de apoplejía, dijeron los investigadores.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?