SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los gimnasios donde los gordos son mayoría

Por Gabriela Garcia -
Los gimnasios donde los gordos son mayoría


En este lugar, no hay fotos de modelos o físico-culturistas en pose, sino de personas reales donde se van registrando sus avances. Y no importa si la ropa deportiva les queda bien o mal, ya que el objetivo es sentirse bien y sobre todo, sin ganas de abandonar. 

Se trata de “Downsize Fitness”, la exitosa cadena mundial de gimnasios para gente obesa o con sobrepeso. Su primer local abrió en Chicago, y en dos años ya tiene otras cinco sucursales - una de ellas en Canadá y planea expandirse aún más. La  condición que se exige a los clientes para ingresar es que tengan varias libras de más. 

La empresa fue fundada en noviembre de 2011 por Francis Wisniewski. Con 360 libras (163 kg) y toda una vida luchando contra su sobrepeso, se vio contra la espada y la pared cuando su socio comercial le pidió que adelgazara ya que era un riesgo para el negocio. Le contrató un cocinero y un entrenador por un año, pero Francis confesó que lo aterraba ir a un gimnasio y sentirse observado por todos. Allí nació la idea de crear un lugar especial para gente gorda, donde no hubiera miradas de reprobación. 

Muchos clientes confiesan que el hecho de ir a un gimnasio donde hay personas delgadas los hace sentir incómodos y en un clima “alienante y algo egocéntrico”. Por eso estar entre gente de peso similar puede ser alentador.

Según un estudio publicado en el Journal de Medicina del Comportamiento, la gente con sobrepeso que es muy ansiosa, prefiere estar con personas como ellos. En cambio los menos ansiosos prefieren lo opuesto, ya que les da más motivación. 

En sus salones prometen que no van a encontrar a nadie de talle 2, ni luciendo un corpiño deportivo en la cinta de correr. Y tienen el plus de que el 95 % de su staff estuvo en el mismo lugar de sus clientes, ya que tuvo que lidiar con el sobrepeso, o aún lo siguen haciendo. Según explica una de sus empleadas, Kishan Shah, tienen cientos de miembros que pesan entre 200 y 700 libras (90 y 317 kg). Ella misma llegó a pesar 400 libras (181 kg), aunque ya logró bajar a la mitad. 

El equipamiento, ya sean las bicicletas, los escaladores y las cintas está diseñado para gente pesada, los asientos son más grandes y acolchados, no hay espejos y los vidrios son oscuros para que no se pueda ver desde afuera. En las paredes hay fotos de “antes y después” de los clientes que consiguieron bajar de peso.

Aunque pueda parecer la solución ideal, hay quien sostiene que no es bueno “esconderse” para bajar de peso... hasta estar en condiciones de ir a un lugar de gente de tamaño “normal”. Habrá que evaluar la situación de cada uno, pero lo que importa, sea donde sea, es hacer ejercicio.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?