SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Evita porciones gigantes de comida

Por Eleazar Lara-Pantin, MD, MSc.* -
Evita porciones gigantes de comida

Junto con la variedad de  alimentos y las formas de preparación saludables, la moderación en el tamaño de las porciones que comes es esencial para mantener tu salud y controlar tu peso.

En la actualidad existe una tendencia opuesta al principio que acabamos de mencionar, hoy en día la tendencia en los restaurantes y centros de comida rápida es servir porciones de comida demasiado grandes.

Porciones en Estados Unidos

Las porciones gigantes son cada día más frecuentes en Estados Unidos. Tomemos en cuenta un escalofriante ejemplo que menciona Selecciones del Reader’s Digest: un simple croissantpesa 4 onzas y aporta 430 calorías en los Estados Unidos, mientras que en Francia, donde se originó este producto de pastelería, pesa 2 onzas y aporta 215 calorías. ¡La mitad!

Otro ejemplo: una ración de papas fritas de una conocida empresa estadounidense expendedora de hamburguesas pesa en los Estados Unidos 8 onzas y aporta 610 calorías, mientras que en Francia, donde dicha marca se ha hecho popular, la ración de papas fritas pesa apenas 5 onzas y media y aporta 486 calorías. Otro ejemplo muy ilustrativo es el del italianísimo café capuchino, que en su país de origen es servido en una tacita de 4 onzas y media, y que las más famosas tiendas de café de los Estados Unidos sirven en vasos que van desde las 12 onzas para arriba, a los cuales además hay que agregarles, por supuesto, tres o cuatro veces más azúcar.

¡Crecen con el tiempo!

Eso no es todo. El tamaño y el peso de las porciones se ha duplicado desde los años 70 hasta ahora, según un análisis de la revista Shape. Entre los alimentos que ahora se sirven en mayores cantidades están el bagel, el panqué  muffin, las papas fritas, las papitas potato chips, la hamburguesa, la pasta servida en restaurantes y hasta las palomitas de maíz.

Aunque el tamaño descomunal de las porciones en los restaurantes y tiendas no es el único factor responsable del incremento de la  obesidad en los Estados Unidos y posiblemente en otros países del mundo, no queda la menor duda de que juega un papel muy importante, sobre todo porque el número de personas que se ven obligadas a “comer en la calle” crece también, con el transcurso del tiempo.

Súper descomunales

Como si esto fuera poco, una estrategia de ventas muy común en las cadenas de comida rápida es la oferta de aumentar el tamaño de las raciones y hasta del vaso de gaseosa, por sólo unos centavos más y en ocasiones hasta gratuitamente. Estas ofertas se anuncian con atractivos nombres, como “súper tamaño” super size, “grande” biggie y doble double.

No son pocas las personas que caen en esa tentación, quizás sin darse cuenta del impacto que esa “oferta” tiene sobre el contenido calórico de su comida. Si por lo general, la comida rápida ya es muy alta en grasa y calorías, ni qué decir cuando se eligen los tamaños descomunales de comida.

Más calorías

Otra estrategia de ventas de los restaurantes para atraer a los clientes, es el regalo adicional del relleno gratis free refill del vaso de refresco elegido, lo cual únicamente ocasiona que se estén consumiendo muchas calorías extras.

En los Estados Unidos, además de que el tamaño de los vasos de refresco ya es de por sí muy grande con una medida de entre 24 y 44 onzas, mientras que en Europa sirven un vaso de máximo 12 onzas adornado con una rodaja de limón, también cuando lo terminamos ¡nos lo vuelven a llenar, gratis! Como expresión de buen servicio, antes de que nosotros terminemos de consumir el primer enorme vaso de gaseosa, ya lo habrán reemplazado por otro de igual tamaño, del cual nos sentiremos obligados a tomar aunque sea parte de su contenido como educada expresión de agradecimiento a la cortesía de quienes atienden nuestra mesa.

Elige porciones más pequeñas

A continuación presentamos algunas sugerencias para poder enfrentarte a las porciones gigantes:

  • Pensar en tu salud antes que nada, no se trata de recibir más cantidad de comida por tu dinero, sino en procurar no hacerte daño con lo que comes.
  • En lo posible, no ordenes aperitivos appetizers o selecciona solamente un buen y saludable aperitivo en vez del enorme plato principal.
  • Si  te decides por un  plato principal  entree, llévate a casa parte de lo que te sirvieron en exceso para compartirlo con otros.
  • Prefiere una deliciosa porción de fruta en lugar de un  postre.
  • Opta por el agua o las gaseosas light o dietéticas en vez de las tradicionales cuando de bebidas se trata.

*Especialista en Nutrición. Vicepresidente de Desarrollo de Productos de DrTango, Inc.


 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?