SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Evita los alimentos vacíos

Por Claudia M. González, MS, RD, LD/N* -
Evita los alimentos vacíos

A menudo, cuando nos apetece comer una merienda o bocadito entre comidas, terminamos eligiendo una con grandes cantidades de azúcares y grasas saturadas, lo cual no es de extrañar, pues nos encontramos bajo el bombardeo constante de mensajes y promociones de convenientes y accesibles comidas ligeras, bocadillos, dulces y bebidas que desafortunadamente suelen aportar un alto contenido calórico.

¿Vives en Florida? Evalúa tu salud aquí

Aunque no es inconveniente comer meriendas de este tipo de vez en cuando, el problema surge si te inclinas con más frecuencia por las galletas, papas fritas, chocolate o helados en lugar de un alimento saludable.

Puesto que la selección apropiada de tus meriendas te ayudará a controlar tanto tu apetito como tu peso, tus mejores opciones son las frutas frescas o verduras crudas que, además de llenar tu estómago, te aportarán vitaminas, minerales y fibra, sumamente esenciales para tu salud y de muy pocas calorías.

No es tan difícil como parece. Continúa leyendo y te daremos algunos consejos útiles.

Esquiva los "vacíos"

Lamentablemente, los alimentos más fáciles de conseguir suelen ser los que más engordan. Muchos de los alimentos listos para comer, en especial los productos procesados, como la soda, el chocolate y los perros calientes ( hot-dogs), contienen grandes cantidades de azúcares y grasas saturadas.

Estos se conocen como “alimentos vacíos” porque en una porción pequeña aportan muchas calorías, aunque lo más probable es que no satisfagan tu apetito. Aún más, si te alimentas regularmente a base de este tipo de comidas corres el riesgo de engordar, padecer enfermedades crónicas (como la diabetes) y sufrir deficiencias vitamínicas y de minerales.

Estos alimentos deben consumirse esporádicamente y no a diario. Piensa que más vale tu salud que la conveniencia de abrir una bolsita llena de químicos.

Elecciones de primera

Las meriendas bien seleccionadas y planeadas no solamente son sanas y nutritivas, sino que al mismo tiempo pueden ser sabrosas y fáciles de preparar. Considera las siguientes opciones:

  • Frutas. Estas son las meriendas más rápidas, sanas y accesibles. Existe una gran variedad de frutas que se cultivan en diferentes épocas del año, lo que te permitirá variarlas de acuerdo a la estación. Las frutas están en la categoría de “alimentos densos”, ya que proveen varios nutrientes y pocas calorías en una porción moderada.
  • Palomitas de maíz bajas en grasa y ligeramente saladas.
  • Vegetales. Puedes preparar una merienda sustanciosa con estos alimentos ricos en vitaminas y minerales, mezclando varios tipos de verduras como la zanahoria, tallos de apio, tomates, rodajas de pepino y hojas de lechuga. Evita ponerles condimentos altos en calorías, ya que arruinarás el propósito de comer algo saludable.

Planear para triunfar

Uno de los mejores consejos que te podemos dar es planear con anticipación tus comidas (desayuno, almuerzo, cena y meriendas), pues así evitarás consumir alimentos poco nutritivos y altos en calorías, al tiempo que controlarás tu peso.

Como estrategia, almacena una cantidad de alimentos nutritivos en tu refrigerador. Cuando tengas tiempo de cocinar, prepara una buena comida con alimentos frescos, pero en mayor cantidad de la que vayas a consumir en ese momento, y conserva la que sobre en el congelador para simplemente descongelarla cuando tengas prisa, en lugar de comprar alguna comida rápida.

Recuerda que cuando tenemos hambre somos capaces de comer cualquier cosa que tengamos a la vista. Por lo tanto, actúa con precaución y ten siempre a la mano comidas y meriendas saludables.

*Dietista

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?