SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¡Evita el rebote!

Por Eleazar Lara-Pantin, MD, MSc.* -
¡Evita el rebote!

Es muy común escuchar a la gente hablar acerca del rebote, sobre todo en casos en los que se abandona una dieta o se deja de tomar algún producto que se estaba utilizando para controlar el apetito o quemar la grasa.  Frecuentemente, cuando se recurre a ese tipo de "tratamientos", se vuelve a recuperar rápidamente el peso perdido y la mayoría de las veces se alcanza un peso aún mayor al que se tenía anteriormente.

La explicación para esos rebotes la encontramos en que las dietas tradicionales y los medicamentos o productos para quitar el apetito o para quemar la grasa son soluciones falsas a un problema muy complejo, sus efectos son siempre temporales y sólo se mantendrán mientras la persona soporte la amargura de la dieta o el gasto enorme para comprar las pastillas, el jarabe o las hierbitas para preparar el último té que le recomendaron. Al regresar a la misma situación que les había llevado a aumentar de peso exageradamente, el cuerpo no tiene otra opción que volver a depositar las calorías consumidas en exceso bajo la forma de grasa.

Dietas fáciles de abandonar

Una dieta llena de severas restricciones y prohibiciones puede funcionar para que una persona pierda un par de kilos o libras; sin embargo, es muy común que esas dietas se toleren sólo por un periodo corto de tiempo y después se abandone regresando a los antiguos hábitos alimenticios. En el caso de los productos que ofrecen  soluciones mágicas para adelgazar en muchas ocasiones lo único que logran es agravar el problema y crear un círculo vicioso en el que la persona sube y baja de peso y cae en la frustración.

Otro factor que contribuye a que el rebote pueda llegar a ser muy grande es la velocidad con que se  baja de peso. Mientras más rápida sea esa pérdida de peso, mayor será también la posibilidad de rebotar a un peso mayor al que se tenía antes de comenzar a hacer la  dieta tradicional o a tomar el o los productos escogidos.

Pasos para evitar el rebote

Debido a que la obesidad es un padecimiento serio, debe siempre manejarse a través de soluciones verdaderas cuya efectividad haya sido probada a través del tiempo y que no represente ninguno de los riesgos que anteriormente mencionamos.

A continuación, te presentamos los cuatro elementos fundamentales que debe contener una solución real para bajar de peso:

  • Una  alimentación equilibrada y sin excesos.
  • Un programa disciplinado de  ejercicios.
  • La garantía de bajar de peso de manera progresiva.
  • La posibilidad de mantener el nuevo peso alcanzado, sin rebotes.

Para mantener tu peso

Llevar una alimentación equilibrada y sin excesos es una de las herramientas más importantes para poder mantener tu peso y no tiene por qué convertirse en un gran sacrificio que te haga sentir mal por no poder comer los alimentos que te agradan. La clave está en la variedad de los componentes, la moderación en el tamaño de las porciones y la mejor selección de las formas de preparación de tus alimentos.

Por otro lado, es muy importante que sigas un programa disciplinado de ejercicios, pero esto no debe de convertirse en una obligación desagradable para ti, sino la adopción del hábito de hacer varias veces a la semana y por el tiempo posible, la actividad física que más te guste y que puedas practicar de acuerdo a tus posibilidades.

Poner un poco de dedicación y esfuerzo para seguir una alimentación balanceada y realizar ejercicio disciplinadamente es la mejor garantía para bajar de peso progresivamente. Recuerda que lo recomendable es bajar máximo un kilo o 2 libras a la semana hasta llegar a la meta deseada. Puedes estar seguro(a) de que siguiendo estas recomendaciones no tendrás que preocuparte más por el rebote y podrás verte y sentirte mejor.

* Especialista en Nutrición y Vicepresidente de Desarrollo de Productos de DrTango, Inc.


Otros artículos sobre temas relacionados:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?