SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cuidado con la charlatanería

Por Claudia M. González, MS, RD, LD/N* -
Cuidado con la charlatanería

¡Desconfía de los productos "mágicos" para adelgazar!

¿Quién no ha caído en las garras de la charlatanería? ¿A quién no le han atraído los productos que prometen juventud eterna? ¿Quién no ha comprado las pastillas de moda para  bajar de peso   o algún aparato que ofrece reducir el abdomen en 30 días?

Son tantos y variados los productos en el mercado de este tipo que es casi imposible llevar la cuenta de ellos. Sin embargo, todos ellos tienen algo en común, y es el seducir a los consumidores a que los usen, y una vez que se empieza, es difícil de parar.

De acuerdo al Dr. Stephen Barret de la Organización de QuackWatch, los vendedores modernos son ‘súper’ vendedores. Ellos juegan con el temor, la esperanza o la desesperación de la gente, y son pocas las personas que se dan cuenta que han sido totalmente y hábilmente engañadas.

Estos ‘súper’ vendedores generalmente no venden la ‘calidad’ de sus productos, pero sí la destreza de engatusar al consumidor. A aquellos que tienen dolor, los productos les ofrecen alivio. Al enfermo incurable, se le vende la esperanza. Al consumidor consciente de la Nutrición, se le dice que ‘más (vitaminas) es mejor’. Al público preocupado por el sobrepeso se le da la pastilla mágica y poderosa. Y a la mujer desesperada con la celulitis, desde parches, cremas y hasta suplementos.

¿Cómo es que caemos en este juego y por qué nos es difícil romper las cadenas? Son varias las técnicas que se usan para la venta de estos productos "únicos y milagrosos". Los anuncios vienen con un lenguaje científico, los portavoces son personas conocidas y admiradas, y los testimonios de gente que sus vidas han cambiado hacen de esta mercancía algo difícil de ignorar.

Es un llamamiento a la vanidad Todos queremos lucir bien, tener un cabello sedoso, unas piernas firmes, un cutis esplendoroso y un peso ideal; y con el afán de buscar la perfección, exponemos a nuestra vulnerabilidad. Y aunque es más fácil tomar un suplemento que hacer  dieta  y  ejercicios,  nos guste o no, el perder peso requiere de más compromiso, que solo el aflojar la billetera para lograrlo.

La venta de suplementos se ha convertido en un negocio de tanto lucro, que los productos se siguen inventando y reinventando, mas los resultados son los mismos. Si no, pregúntate ¿cómo es que el sobrepeso y la obesidad continúan, a pesar de las grandes promesas milagrosas?

El uso del miedo ‘El dar esperanza a la persona gravemente enferma es una gran crueldad’, dice Barret. Generalmente, se desvía al enfermo de los tratamientos convencionales y comprobados efectivos, por una poción con poco o nada de estudios científicos.

30 días de garantía, o la devolución de su dinero Son pocos los consumidores que devuelven los productos y, aparte, ¿quién se acuerda de tomar las pastillas o usar el tratamiento durante 30 días consecutivos? Además, ¿quién tiene el tiempo de volver a empacar lo que se compra, menos aún llevarlo al correo?

Evita la charlatanería
¡Evita este tipo de compras! ¡No malgastes tu dinero! Es fácil decirlo, pero es complicado hacerlo. La medicina convencional no tiene todas las respuestas, pero quizás sí las más seguras. He aquí la clave del arte de la charlatanería, que te dice tener todas las respuestas. Y de ser así pues ni doctores existirían.

Recuerda que en  MiDieta  contamos con la asesoría especializada de nuestras dietistas para que bajes de peso y logres mantener tu figura permanentemente.


Artículos relacionados:

*Dietista 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?