SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Analizando las noticias de salud

Por Eleazar Lara-Pantin, MD, MSc.* -
Analizando las noticias de salud

Es por demás interesante el interés de la gente de los medios de comunicación por la información científica relacionada con la salud. Una muestra de ese interés la representa la constante publicación de resultados de investigaciones pocas horas después de haber salido dichos resultados en alguna revista científica de prestigio.

Sin embargo, nos preocupa mucho que algunas de estas informaciones, en vez de contribuir a una conducta bien orientada hacia la prevención de enfermedades, lo que hacen es crear confusiones que dificultan el logro del propósito que se persigue al “difundir la ciencia”.

Una de estas noticias publicadas hace pocos días por algunos medios de gran penetración en todo el mundo puede servirnos como ejemplo para ilustrar el por qué de nuestra preocupación. La noticia se titulaba: “Una hora de ejercicios a la semana corta la hipertensión” y en ella se hacía referencia a un estudio realizado por investigadores japoneses y publicado tres días antes, en el cual se demostraba que hacer una hora de ejercicios una vez a la semana era suficiente para disminuir las cifras de tensión arterial en personas que las tenían anormalmente altas.

Varias personas que leyeron la llamativa noticia en medios impresos o la oyeron a través de la radio o la televisión nos escribieron preguntándonos, si esto era así, por qué las recomendaciones de las instituciones oficiales y privadas dedicadas al campo de la salud insisten en la necesidad de hacer 1 hora de ejercicios cinco días a la semana. A continuación comparto con ustedes la respuesta.

Análisis de la información

Independientemente del interés particular de un grupo de científicos en conocer la cantidad mínima de ejercicios para bajar las cifras de tensión arterial en personas sin ninguna otra enfermedad las recomendaciones que se hacen para la población en general se sustentan en la importancia del ejercicio para una vida saludable, no para el tratamiento de una enfermedad específica. Esto significa que quienes elaboran recomendaciones dirigidas a toda la población lo hacen después de haber analizado, discutido e interpretado cuidadosamente los resultados de muchas investigaciones acerca de las relaciones de la actividad física y la salud  y, convencidos de la validez de sus resultados, las aprueban y las publican pensando en algo de tanta trascendencia como el bienestar de todos, teniendo en cuenta para la elaboración de sus mensajes la necesidad de orientar para la mejor manera de implementar lo que se recomienda.

Cuando se recomienda a la población tratar de hacer 1 hora de ejercicios no menos de cinco días a la semana se parte del conocimiento que se tiene de la importancia de la actividad física disciplinada para prevenir las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y varios factores asociados con el riesgo a sufrir otras enfermedades como la hipertensión arterial, una de las cuales, la obesidad, se ha convertido en una epidemia en casi todo el mundo. Una hora de ejercicios realizados un día a la semana no será suficiente para contribuir a mantener controladas las cifras de colesterol, manteniendo altas las del llamado colesterol bueno, ni para aumentar la capacidad de las células de nuestro cuerpo para utilizar adecuadamente el azúcar sanguínea, ni para ayudar a quemar las calorías innecesarias consumidas, ni para combatir el estrés. Aquí está la gran diferencia entre el resultado de una investigación que tenía un propósito específico determinado y las recomendaciones que, sobre esa misma área, se hacen pensando en la necesidad de que todos adoptemos un estilo de vida saludable que le agregue, no sólo años a la vida, sino calidad de vida a cada uno de esos años.

*Especialista en Nutrición. Vicepresidente de Desarrollo de Productos de DrTango, Inc.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Dietas y Nutrición a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?