Editar mi perfil

Incienso, bondades más allá del aroma

Por Violeta Merlo -

Expertos aseguran que sus agradables aromas activan los canales iónicos del cerebro, cuando las personas entran en contacto con este elemento aromático se estimulan ciertas zonas asociadas con el manejo de las emociones, mismas que tienen impacto en el comportamiento humano.

Los resultados de algunos estudios científicos recientes afirman que los aromas provocan potentes efectos en el comportamiento humano; pueden relajar, calmar, estimular, provocar y seducir, entre otras emociones.

La Universidad Rockefeller, en Nueva York realizó un estudio en el que señala que si bien el olfato es uno de los sentidos “menos necesarios” para vivir, es uno de los más potentes. El ser humano en general es capaz de recordar solamente el 1% de lo que palpa, el 2% de lo que oye, el 5% de lo que ve y el 15% de lo que degusta, pero en cambio es capaz de acordarse de hasta el 35% de lo que olfatea.

En el 2004, el doctor Richard Axel, de Columbia University en Nueva York y la doctora Linda Buck del Departamento de Neurobiología de Harvard, especialista en Inmunología se hicieron merecedores del Premio Nobel de Medicina por su trabajo de investigación que llevó a la identificación de los receptores olfativos.

Su investigación demostró cómo funcionan los receptores olfativos que al activarse dan información a las neuronas y envían la sensación de olor al cerebro donde es captada como tal y lograron descifrar los elementos clave del mecanismo por el cual el olfato funciona.

El bulbo olfatorio es una de las estructuras del sistema límbico y una de las partes más antiguas del cerebro. Tiene receptores sensoriales que envías mensajes directamente a los centros más primitivos del cerebro donde se estimulan las emociones y memorias (estructuras del sistema límbico) y centros “avanzados” donde se modifican los pensamientos conscientes (neo corteza).

Recientemente un equipo internacional de neurocientíficos de las Universidades John Hopkins de Baltimore, EE.UU., y la Universidad Hebrea de Jerusalén, descubrió que la quema de incienso, concretamente el procedente de la resina del árbol Boswellia Sacra, un árbol presente en varias regiones del norte de África y Arabia, activa canales iónicos específicos de las neuronas y podría aliviar la depresión y la ansiedad. Según la investigación, cuando las personas entran en contacto con el acetato de inciensola, uno de los constituyentes de la resina con que se elabora el incienso, se estimulan ciertas zonas de sus cerebros, asociadas con el manejo de las emociones.

El estudio también demostró que al contacto con este aroma se activó la proteína TRPV3, presente en los cerebros de los mamíferos y relacionada con la percepción de la temperatura (calidez). Esto último, aseguran, explicaría por qué el incienso crea una sensación de comodidad y tranquilidad en los individuos expuestos a sus aromas.

Revelaron que el elemento activo de la resina del árbol Boswellia Sacra está presente en las combinaciones aromáticas más comunes y que se usan en muchos países del mundo.

Por su parte, la tradición de hace miles de años les atribuye además de propiedades espirituales, cualidades terapéuticas como: reducir la presión arterial, estimular la concentración, ayuda contra el insomnio, aliviar dolores de cabeza, aumentar la motivación o servir de afrodisiaco.

Los egipcios, utilizaban aceites aromáticos para el masaje y los baños. Los griegos y romanos también empleaban aceites aromáticos para sanar heridas o purificar el aire. El incienso ha sido usado por varias culturas para agradar a sus dioses y purificar los templos. En México el más conocido es el Copal, que se sigue utilizando hasta la fecha en rituales de purificación, limpias y meditaciones.

Actualmente la terapia de aromas y el incienso se usa en los spas y centros de belleza y salud para estimular la relajación y combatir la tensión muscular, entre otras cosas. También se utiliza como ambientador del hogar y lugares de trabajo, en iglesias y centros religiosos.

Aromas y para que usan:

Sándalo. Sirve para ayudar a despejar los hogares de las malas energías y atraer la suerte y la fortuna. Normalmente es utilizado cuando alguien ha fallecido por enfermedad o cuando han existido muchos disgustos y peleas en el hogar.

Canela. Sirve para atraer lo positivo y deshacerse de aquellas energías malsanas del cuerpo. Es usado cuando alguien siente agotamiento y cansancio sin motivo.

Rosa. Utilizado para dar un ambiente de paz y atraer el amor, debido a su dulce aroma.

Lavanda. Sirve para despeje mental, atrae las buenas vibras y da al hogar un ambiente de paz.

Eucalipto. Revitalizante que ayuda a optimizar y a que los proyectos salgan bien.

Natural. Ayuda mucho en el proceso de relajación y meditación.

Jazmín. Ayuda a recuperar la salud cuando existe una enfermedad difícil.

Vainilla. Sirve para protección personal y del hogar, ya que aleja las energías que atraen a los ladrones y gente mala.

Laurel. Puede atraer el dinero o hacer que cualquier proyecto económico salga bien

Ruda. Protege a las personas de las energías negativas y de la presencia de seres malignos.

Violeta. Buena suerte, energía positiva y sirve para hacer peticiones en cuestiones económicas.

Fresa. Ayuda en la economía, pues si se tiene un negocio sirve para atraer a los clientes al mismo.

Pino. Por su aroma fuerte ayuda a despejar la mente y la energía de aquellas cosas que hacen carga energética.

Coco. Purifica el ambiente y aleja cualquier mala vibra residuo de peleas o cosas negativas ocurridas en el hogar.

Más para leer:

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo