SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Manzana, escudo contra la obesidad

Por -
Manzana, escudo contra la obesidad
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Seguramente has escuchado el viejo refrán anglosajón “an apple a day keeps the doctor away” (una manzana al día mantiene al médico en la lejanía), un nuevo estudio científico de la Universidad Estatal de Washington, en EE.UU. constata que tiene mucho de cierto y sería una gran aliada para prevenir la obesidad y trastornos metabólicos asociados.

La investigación publicada en la revista Food Chemistry, refiere que los compuestos no digeribles de las manzanas, en concreto la variedad Granny Smith, cultivadas en el noroeste del Pacífico, pueden ayudar a prevenir ciertos trastornos asociados con la obesidad.

"Sabemos que, en general, las manzanas son una buena fuente de estos compuestos no digeribles, pero hay diferencias en las variedades", señaló Giuliana Noratto, investigadora principal en información difundida por la institución académica.

De acuerdo con las conclusiones del trabajo, las manzanas Granny Smith estimulan el crecimiento de bacterias beneficiosas en el colon debido a su alto contenido de compuestos no digeribles, incluida la fibra y los polifenoles, así como su bajo contenido de hidratos de carbono. Pese a la masticación, el ácido del estómago y las enzimas digestivas, estos compuestos permanecen intactos cuando llegan al colon. Una vez allí, son fermentados por las bacterias en el colon, lo que contribuye al crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino.

El estudio mostró que las manzanas Granny Smith superan a las variedades Braeburn, Fuji, Gala, Golden Delicious, Red Delicious McIntosh, en la cantidad de compuestos no digeribles que contienen. En las pruebas, los compuestos no digeribles de las manzanas Granny Smith cambiaron las proporciones de bacterias fecales amigables de ratones obesos a proporciones similares a la de ratones delgados.

Este descubrimiento podría ayudar a prevenir algunos de los trastornos asociados con la obesidad tales como la inflamación crónica que puede conducir a la diabetes. Noratto precisó que el tipo de alimentos que comemos determina el equilibrio de las bacterias en el colon, por lo que el restablecimiento de un equilibrio saludable de bacterias en el colon estabiliza los procesos metabólicos que influyen en la inflamación y la sensación de sentirse satisfecho de comida.

El prestigiado sitio de Natural Standard refiere que la manzana contiene pectina, un tipo de fibra que podría prevenir el colesterol alto, cáncer de colon, hipertensión arterial y los cálculos biliares. La pectina podría reducir la diarrea, aunque se necesita más evidencia para confirmar esto. La manzana tiene también un compuesto llamado quercetina, que se cree previene los infartos de miocardio, las enfermedades en los ojos y la artritis. La quercetina podría ayudar a controlar el asma, las molestias estomacales y la acidez crónica. Otros compuestos encontrados en la manzana llamados fitoquímicos fenólicos podrían proteger el cerebro de daño que puede conducir a enfermedades como Alzheimer y Parkinson. No obstante, se necesita más investigación.

Los riesgos de ser obeso

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, obesidad significa tener un exceso de grasa en el cuerpo. Se diferencia del sobrepeso, que significa pesar demasiado. El peso puede ser resultado de la masa muscular, los huesos, la grasa y/o el agua en el cuerpo. Ambos términos significan que el peso de una persona es mayor de lo que se considera saludable según su estatura.

La obesidad se presenta con el transcurso del tiempo, cuando se ingieren más calorías que aquellas que consume. El equilibrio entre la ingestión de calorías y las calorías que se pierden es diferente en cada persona. Entre los factores que pudieran inclinar el equilibrio se incluyen la constitución genética, el exceso de comer, el consumo de alimentos ricos en grasas y la falta de actividad física.

Ser obeso aumenta el riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardiacas, derrames cerebrales, artritis y ciertos cánceres. Un estilo de vida activo y mucho ejercicio, junto con una alimentación saludable, es la mejor manera de bajar de peso. Incluso una pérdida de peso modesta puede mejorar su salud. retrasar o prevenir algunas de estas enfermedades.

Los estudios recientes han demostrado que la obesidad está relacionada con 112,000 muertes en los Estados Unidos cada año.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?