SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Yoga y meditación aumentan habilidad cerebral

Por -
Yoga y meditación aumentan habilidad cerebral
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Hay muchos beneficios asociados con la práctica de yoga y la meditación, entre ellos, aliviar el estrés y la relajación física, sin embargo, practicar estas disciplinas también tendría grandes beneficios para mejor la habilidad cerebral, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos, quienes comprobaron su impacto positivo en la capacidad de concentración.

La investigación publicada en línea en la revista científica Technology, refiere que las personas que practican yoga y meditación en el largo plazo tienen una mayor capacidad de concentrarse y evitar las distracciones, y son capaces de controlar mejor y más rápido, una computadora utilizando su mente.

Para llegar a dicha conclusión los investigadores reclutaron a un grupo de 36 personas sanas, 12 de ellos tenían al menos un año de experiencia en yoga o meditación y la practicaban al menos dos veces por semana durante una hora, el resto tenían poca o ninguna experiencia en estas disciplinas. Ninguno de los participantes tenía experiencia en el uso de interfaces mente-máquina como las que se usan para que el cerebro controle un ordenador.

Durante cuatro semanas se realizaron tres experimentos de dos horas. A los individuos se les colocaron sensores en el cuero cabelludo y se les solicitó mover el cursor en la pantalla de una computadora usando tan solo su mente. Los resultados mostraron que los practicantes de yoga y meditación eran dos veces más rápidos para realizar la tarea y tres veces más veloces que los demás participantes.

El profesor Bin He, responsable de la investigación, aseguró que sus hallazgos pueden dar pistas sobre cómo mejorar la comunicación cerebro-computadora, lo que podría ser muy útil para ayudar a personas con discapacidades físicas, que están paralizadas o tienen enfermedades neurodegenerativas, a comunicarse con otras personas.

"Nuestro objetivo final es ayudar a personas que están paralizadas o tienen enfermedades cerebrales a recuperar la movilidad y la independencia", comentó. "Tenemos que mirar todas las posibilidades de mejorar el número de personas que podrían beneficiarse de nuestra investigación", concluyó.

Más sobre el yoga

De acuerdo con el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM, por sus siglas en inglés), el yoga, además de desarrollar la condición física, la fuerza y la flexibilidad, mejora la calidad de vida, reduce el estrés, la ansiedad, el insomnio, la depresión y el dolor de espalda. También se ha descubierto que reduce la frecuencia cardiaca y la presión arterial.

Según una encuesta publicada por el NCCAM, el yoga es el sexto tratamiento alternativo más utilizado en los Estados Unidos y más de 13 millones de adultos la practican.

Los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., citan que una práctica adecuada del yoga combina: posturas físicas hacia las cuales los participantes fluyen, y luego sostienen, antes de proceder a la siguiente postura; un enfoque en técnicas de respiración que hace que los participantes sean más conscientes de sus cuerpos; meditación y relajación profundas, lo que permite a los participantes enfocarse en su espiritualidad.

De acuerdo con la Harvard Medical School, el yoga puede trabajar para mejorar el estado de ánimo de la misma manera que otras técnicas de ejercicio y relajación. Estas técnicas funcionan mediante la liberación de sustancias químicas cerebrales que mejoran el estado de ánimo, incluyendo a los neurotransmisores y a las endorfinas, y mediante la liberación de sustancias químicas del sistema inmunológico que pueden contrarrestar la depresión. Ejercitarse, como en el yoga, también aumenta la temperatura del cuerpo, lo que puede generar sentimientos de calma. El yoga también puede mejorar la capacidad del cuerpo para responder al estrés.

Beneficios de la meditación

Natural Standard, empresa de investigación internacional sobre medicina alternativa refiere la meditación en sus diversas formas se ha practicado desde hace miles de años por todo el mundo, con variadas técnicas espirituales que se originan en las prácticas filosóficas y religiosas del Oriente. En los tiempos modernos, se utilizan numerosos tipos de meditación, muchos de ellos por fuera de sus contextos religiosos y culturales originales.

Generalmente, la meditación se practica en un ambiente silencioso, en posición confortable. Las sesiones varían en duración y número de ocasiones en que se practica cada día. Se recomienda que se medite a la misma hora, cada día.

La meditación de respiración consiste en enfocarse en el proceso de inhalación y exhalación. Los ejercicios de respiración profunda que se enseñan en las clases prenatales son una variación de este tipo de meditación; contar mientras se respira puede ofrecer un foco meditativo.

Se han formulado numerosas teorías sobre los mecanismos de acción y potenciales efectos benéficos de la meditación. Se ha sugerido que reduce la actividad del sistema nervioso simpático, el cual es responsable de la respuesta "defensa o huida," lo que lleva a un ritmo cardiaco menor, disminución de la presión arterial, respiración lenta y relajación muscular.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?