Editar mi perfil

¿Sufres de estrés? Unas bacterias podrían ayudarte

Por HolaDoctor -
Crédito: Miriam Guzmán

Sí, leíste bien. Los tibicos son unos microorganismos que podrían salvarte en tus peores momentos de tensión. Investigadores aseguran que los resultados son muy eficaces y seguros.

El ritmo acelerado de la vida citadina, la presión y el estrés se vuelven parte de tu diario vivir y necesitas un remedio para aliviar esta situación. Visitamos el Mercado de Sonora, en la ciudad de México y encontramos una solución a estos problemas que nos sorprendió.

“Los tibicos se venden mucho por acá. Ayudan mucho a que la gente se tranquilice”, comenta Carmen Martínez, una de las comerciantes del lugar que lleva más de 20 años en el negocio de la medicina natural. “Hay gente que viene de lejos y que incluso se llevan frascos llenos”.

De acuerdo con la Sociedad Mexicana de Micología, los tibicos son una mezcla de bacterias y levaduras que se encuentran en una matriz de polisacáridos creadas por las bacterias.

Los microbios presentes en los tibicos interactúan para mantener un cultivo estable, semejantes a las masas gelatinosas. Su apariencia es similar al de una gomita de grenetina; su color, es de un tono amarillento y su aroma es un poco desagradable.

Su preparación no es difícil. Basta que viertas un puño de éstos en un frasco con 250 mililitros de agua y agregues media barra de piloncillo (alimento hecho a base de caña de azúcar) y dejes fermentar. Al cabo de un día el líquido estará listo para tomarse.

“Se recomienda que te tomes una tacita por las mañanas y otra por las noches antes de dormir. Así estarás muy relajado en tus actividades”, comentó Carmen. “Incluso, puedes endulzarlo con azúcar y ponerlo a enfriar. Sabe muy rico”, agregó.

De acuerdo con el investigador Rubén Moreno Terrazas, de la Universidad Autónoma Metropolitana, los tibicos contienen una mezcla de varios microorganismos, como Lactobailos, Estreptococos, Pediococos y Leuconostoc con levaduras como Candida, Saccharomycles, Kloeckera y otras.

Además de ayudar a la relajación, algunos científicos les atribuyen la capacidad de revitalizar tejidos dañados por traumatismos e infecciones recurrentes, alivian colitis, infecciones urinarias e incluso para reducir de peso.

Su localización no es exclusiva de una región, puesto que se venden en las tiendas naturistas de varios países.

Así que ahora ya sabes. Si pierdes el control y no sabes que hacer, una taza de tibicos deberás de beber.

Más para leer:

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo