SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La osteoporosis se previene en la niñez

Por Violeta Merlo -
La osteoporosis se previene en la niñez
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Cuando se habla de osteoporosis generalmente se relaciona con adultos mayores y mujeres de más de 50 años, sin embargo, las posibilidades de padecer osteoporosis y fracturas por fragilidad ósea en la edad adulta, se define en la niñez y adolescencia, y puede evitarse si se trabaja desde pequeños en ello.

La Dra. Patricia Clark, Jefe de la Unidad de Investigación en Epidemiología Clínica del Hospital Infantil de México aseguró que si bien es cierto que hay factores no modificables como la genética que influye de modo directo en la densidad ósea que tiene una persona, también es verdad que esto puede mejorarse de forma notable con una alimentación balanceada rica en calcio y vitamina D, realizando actividad física y con hábitos saludables.

En el marco del “Día Mundial de la Osteoporosis” que se conmemora cada 20 de octubre, la especialista estableció que una de las armas para prevenir esta enfermedad es el fortalecimiento óseo en edades tempranas, de esta manera dijo, el riesgo de padecer osteoporosis en la adultez se reduce un 50%.

Enfatizó que la osteoporosis no produce síntomas que avisen del progresivo deterioro de la estructura ósea hasta que ya es muy tarde, por lo que es durante la niñez y hasta la adolescencia cuando más énfasis se tiene que ponerse en la salud ósea. “Si a los 25 años se llega con una buena densidad, aunque sean mujeres de 50 años pueden librar el riesgo de fractura”, añadió.

La masa ósea adquirida durante la juventud es un factor importante del riesgo de sufrir fracturas por osteoporosis a lo largo de la vida. A mayor masa ósea máxima, menor es el riesgo de osteoporosis.

El calcio y la vitamina D

La Dra. Clark explicó que el calcio y la vitamina D son nutrientes que están muy relacionados con la salud ósea del ser humano, su aporte insuficiente a través de los alimentos puede afectar la densidad y la mineralización de huesos, por lo que es fundamental que a lo largo de la vida se asegure un suficiente aporte de calcio y vitamina D desde los alimentos.

La experta dijo que el calcio es fácil obtenerlo de los alimentos, principalmente los lácteos. Pero la vitamina D si es más difícil obtenerla, porque sólo está presente de manera natural en los aceites de pescado y los pescados como sardina, atún y salmón, otras fuentes son los lácteos (leche, queso, yogurt, mantequilla, crema de leche) y la yema del huevo, sin embargo, para saciar las necesidades diarias recomendadas habría que consumir estos alimentos en cantidades industriales.

Además, resaltó que el cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol, por lo que se recomienda tomar “baños de sol” durante 15 minutos por día, tomando las precauciones necesarias con cremas para bloquear los rayos ultravioleta y evitar la sobre exposición.

Al referirse a la importancia de la actividad física indicó que las mejores para los huesos son aquellas en que hay que sostener el propio peso como: caminar, correr, escalar, bailar, hacer gimnasia, brincar o saltar a la cuerda, jugar tenis o fútbol. Lo más importante es que pasen menos tiempo sentados y estén más tiempo de pie y en movimiento.

Las fracturas más comunes

De acuerdo con la International Osteoporosis Foundation (IOF), las fracturas más comunes asociadas con osteoporosis se producen en la cadera, columna y muñeca. La incidencia de dichas fracturas, en especial, las de cadera y columna, aumenta con la edad, tanto en mujeres, como en hombres. Las fracturas vertebrales (espinales) y de cadera revisten gravedad. Las fracturas vertebrales pueden traer aparejadas consecuencias severas, tales como pérdida de altura, fuerte dolor de espalda y deformidad. La fractura de cadera, a menudo, requiere cirugía y puede ocasionar pérdida de independencia en la vida cotidiana.

A medida que los huesos se tornan más porosos y frágiles, el riesgo de fractura aumenta considerablemente. La pérdida de hueso se produce de forma "silenciosa" y progresiva. No suele haber síntomas, hasta que se produce la primera fractura.

La osteoporosis puede afectar a personas de todas las edades, pero es mucho más común en hombres y mujeres mayores. Cerca del 75% de las fracturas de cadera, vertebral y de muñeca se producen entre personas de 65 años o más. Las mujeres son más propensas a padecer osteoporosis debido a la acelerada pérdida de densidad ósea por la caída de los niveles de estrógenos en los años que siguen a la menopausia.

Una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura por osteoporosis en lo que les quede de vida. A nivel mundial, se estima se produce una fractura osteoporótica cada 3 segundos, una fractura vertebral cada 22 segundos. La incidencia de fracturas varía de país a país y dentro de los grupos étnicos.

Si vives en EE.UU., no importa la condición médica que tengas, uno de los mandatos de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, que promulgó el presidente Barack Obama en marzo de 2010, prohíbe a las aseguradoras discriminar a personas con condiciones preexistentes, y también elevar las primas en caso de enfermedad.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?