SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Taurina

Taurina

Resumen:

La taurina o ácido 2-aminoetanosulfónico se descubrió originalmente en la bilis de buey (Bos taurus) y se nombró en honor al tauro o toro. Siendo un compuesto no esencial similar a un aminoácido, la taurina se encuentra en gran abundancia en los tejidos de muchos animales, especialmente en animales marinos, y en concentraciones mucho más bajas en plantas, hongos y algunas bacterias. Como amino, la taurina es importante en varios procesos metabólicos del cuerpo, incluso para estabilizar membranas celulares en tejidos activos eléctricamente, tales como el cerebro y el corazón. También tiene funciones en la vesícula biliar, los ojos y los vasos sanguíneos, y puede tener algunas propiedades antioxidantes y desintoxicantes.

La taurina es un compuesto presente en algunas bebidas energéticas, tal como Red Bull®. Numerosos ensayos clínicos sugieren que la bebida Red Bull® y otras bebidas energéticas similares pueden ser efectivas para reducir la fatiga y para mejorar el estado de ánimo y el desempeño. Sin embargo, estas bebidas contienen otros ingredientes, que también pueden ofrecer beneficios en estas áreas, entre ellos la cafeína y la glucuronolactona. El efecto de la taurina sola en bebidas energéticas no se ha estudiado. Por tanto, su efectividad en bebidas energéticas no es clara y aún se requiere más investigación.

Varios derivados de la taurina se investigan para uso médico; tal es el caso de la taltrimida como droga antiepiléptica. Otros derivados de la taurina en diferentes estados de desarrollo incluyen acamprosato (antialcohólico), tauromustina (anticancerígeno) y ácido tauroursodeoxicólico (trastornos hepáticos).

Se ha investigado la eficacia de la taurina para la diabetes, la hipertensión (presión arterial alta), la fibrosis quística, los trastornos hepáticos, los trastornos cardiovasculares y para apoyo nutricional. Aunque es promisoria en muchos campos, se necesitan estudios adicionales antes de poder llegar a una conclusión firme para estas indicaciones. La taurina se adiciona a muchas fórmulas de leche en polvo para bebés basándose en la habilidad limitada de esta población para formar taurina a partir de la cisteína.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Estado físico aeróbico, dependencia del alcohol, estado de alerta, enfermedad de Alzheimer, antioxidante, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, autismo, problemas de secreción biliar (atresia biliar), trastorno bipolar, cáncer de seno, anormalidades cardiacas (contractilidad cardiaca), cardiomiopatía (dilatada, hipertrófica), salud cardiovascular (revascularización del miocardio), colestasis (detención del flujo biliar), cirrosis (enfermedad hepática), mejoramiento de la concentración, depresión, diabetes (prevención), ayuda digestiva (absorción de grasas), síndrome de Down, mejoramiento del desempeño físico, fatiga, hígado graso, enfermedad/corea de Huntington, hipertrigliceridemia (nivel elevado de compuestos de ácidos grasos en la sangre), enfermedad cardiaca isquémica, degeneración macular, desnutrición, mejoramiento de la memoria, desempeño mental, estabilización del estado de ánimo, atrofia muscular (miotonía), miocarditis/endocarditis (viral aguda), funcionamiento del sistema nervioso (desarrollo neurocomportamental), suplemento nutricional (suplementación de aminoácidos), inhibición de la agregación de plaquetas, calidad de vida, retinitis pigmentosa (enfermedad ocular), esteatorrea (exceso de grasa en las heces), talasemia (trastorno sanguíneo heredado), tinito (zumbido en los oídos), trauma, pérdida de peso.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Suplemento nutricional (fórmula de leche en polvo para bebés) (B)

    La evidencia preliminar indica que la suplementación con taurina puede ayudar a la maduración auditiva, la absorción de ácidos grasos y al aumento de los niveles de taurina sérica. Sin embargo, se necesitan estudios adicionales en esta área.

  • Insuficiencia cardiaca congestiva (C)

    Estudios preliminares indican que la taurina puede ser benéfica como complemento de medicamentos tradicionales para síntomas de insuficiencia cardiaca congestiva. La taurina puede ser superior a la enzima Q10, aunque se necesitan más estudios para confirmar estos hallazgos.

  • Fibrosis quística (C)

    El interés que los individuos con fibrosis quística tienen en la taurina se basa en su potencial para aumentar los efectos del ácido ursodeoxicólico (UDCA), así como su potencial para aumentar el estado nutricional. Sin embargo, los resultados son contradictorios. Se necesitan más estudios para poder llegar a una recomendación firme en esta área.

  • Diabetes mellitus (tipo 2) (C)

    Se ha propuesto que los pacientes con diabetes tienen niveles bajos de taurina. Actualmente, la evidencia disponible es limitada para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de taurina para el tratamiento de la diabetes.

  • Energía (C)

    Las bebidas energéticas que contienen taurina, en combinación con otros ingredientes como cafeína y glucuronolactona, han estado disponibles por cerca de una década. En general, se ha sugerido que estas bebidas disminuyen la somnolencia asociada con la conducción de vehículos, aumentan la concentración, el estado de ánimo y la memoria, y afectan de manera positiva el bienestar y la vitalidad. Se requieren más estudios para examinar los efectos de la taurina sola.

  • Epilepsia (convulsiones) (C)

    La evidencia preliminar indica que la taurina puede ser benéfica en pacientes epilépticos. Sin embargo, se necesitan estudios adicionales en esta área.

  • Hipercolesterolemia (colesterol alto) (C)

    La taurina puede ofrecer beneficios a individuos alimentados con dietas altas en grasa y colesterol. Se necesitan más estudios para poder hacer una recomendación firme.

  • Hipertensión (presión arterial alta) (C)

    Los resultados preliminares indican que la taurina puede ser benéfica para reducir la presión arterial de individuos con hipertensión límite. Se necesitan estudios adicionales antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Anemia por deficiencia de hierro (C)

    Los estudios preliminares indican que la taurina ayuda a que los suplementos de hierro aumenten la hemoglobina, el conteo de células rojas en la sangre y la ferritina sérica. Se necesitan estudios adicionales antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Enfermedad hepática (C)

    Actualmente, la evidencia que apoya la taurina para las enfermedades hepáticas es mínima, y se necesitan estudios adicionales con resultados positivos antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Distrofia miotónica (C)

    Estudios preliminares indican que la suplementación con taurina puede resultar en mejoramiento de las dolencias miotónicas. Aunque es promisoria, se necesitan estudios adicionales para confirmar estos hallazgos.

  • Apoyo nutricional (C)

    Se ha examinado el uso de la taurina en nutrición parenteral total en varios grupos de pacientes (trauma, cáncer y pacientes de largo plazo). Los estudios preliminares son promisorios, pero se necesitan más estudios en esta área.

  • Obesidad (C)

    Actualmente, no existe suficiente evidencia disponible para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la taurina para el tratamiento de la obesidad.

  • Cirugía (bypass coronario) (C)

    La taurina puede actuar como antioxidante. No obstante los resultados de los estudios preliminares son alentadores, se necesitan más ensayos en este campo antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Complemento de vacunas (C)

    Actualmente, no existe suficiente evidencia disponible para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la taurina como complemento de vacunas.

  • Problemas visuales (fatiga) (C)

    La suplementación con taurina puede reducir la fatiga visual causada por el uso de pantallas visuales. No se puede hacer una recomendación firme hasta tanto no haya más información disponible.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

La taurina es un aminoácido, y no es probable que existan alergias relacionadas con este componente. Sin embargo, se pueden presentar alergias con productos de varios ingredientes que contienen taurina.

Efectos secundarios y advertencias

La taurina es un aminoácido y una suplementación oral (por boca) que se ha tolerado bien hasta por un año.

La suplementación con taurina puede reducir la presión arterial en individuos con presión arterial alta. Debe usarse con cautela en individuos con historial de presión arterial baja debido a la posibilidad de efectos hipotensivos (reductores de presión arterial) aumentados.

En bebés humanos, la leche de fórmula suplementada con taurina aumentó la absorción de grasas, en particular de grasas saturadas. Se observó lo mismo en pacientes con fibrosis quística quienes recibieron suplementación con taurina.

Se encontró que la taurina reduce la agregación plaquetaria y que puede aumentar el riesgo de sangrado. Se aconseja precaución a pacientes con trastornos de sangrado o que ingieren drogas que pueden aumentar el riesgo de sangrado. Puede ser necesario ajustar las dosis.

Debe usarse con cautela en pacientes con epilepsia ya que los derivados de la taurina, específicamente la taltrimida, pueden incrementar la frecuencia de las convulsiones. La taurina también puede producir somnolencia y ataxia.

Una bebida energética que contiene taurina, cafeína, glucuronolactona, vitaminas B y otros ingredientes (Red Bull Energy Drink®) produjo manía en un hombre bipolar estable. No se sabe si este efecto se relaciona con la taurina. También se han reportado muertes luego de ingerir Red Bull Energy Drink®, y posiblemente son el resultado de deshidratación debida a los efectos combinados de cafeína y alcohol y/o ejercicio.

Debe usarse con cautela en pacientes con colesterol con alto nivel de lipoproteínas de muy baja densidad debido a la posibilidad de aumentos adicionales. También debe emplearse con cautela en individuos bajo medicamentos hipolipidémicos (reductores de colesterol) debido a la posibilidad de efectos antagónicos. Los pacientes con hipertrigliceridemia también deben usarla con precaución debido a la posibilidad de niveles aumentados de triglicéridos.

Embarazo y lactancia

La suplementación con taurina no se recomienda a mujeres embarazadas o lactantes debido a la falta de evidencia científica disponible, aunque la taurina es un componente natural de la lecha materna.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Se aconseja precaución a pacientes que ingieren anestésicos porque las inyecciones de taurina pueden disminuir el malondialdelhído en plasma (MDA) y la glutatión-peroxidasa en eritrocitos lisados y plasma.

La taurina puede reducir la agregación plaquetaria y puede aumentar el riesgo de sangrado cuando se ingiere con drogas que incrementan el riesgo de sangrado. Algunos ejemplos son aspirina, anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre") tales como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas anti-plaquetas como clopidogrel (Plavix®) y drogas antiinflamatorias no esteroides como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

Según estudios realizados en pacientes con fibrosis quística, en bebés prematuros y en pacientes con cirugía biliar, la taurina puede aumentar la absorción de grasas y disminuir la excreción de ácido graso. Los pacientes que ingieren agentes antihiperlipidémicos deben usar la taurina con cautela debido a posibles efectos aditivos.

La taurina puede inhibir el sistema nervioso simpático y puede disminuir la presión arterial. Se aconseja precaución a pacientes que ingieren agentes antihipertensivos (reductores de presión arterial).

Una mezcla de taurina, diltiazem y vitamina E puede tener efectos benéficos en el avance de la pérdida del campo visual en pacientes con retinitis pigmentosa.

La taurina puede reducir los niveles de azúcar en la sangre. Se aconseja precaución cuando se usan medicamentos que también pueden disminuir el azúcar en la sangre. A los pacientes que ingieren drogas para la diabetes por vía oral o insulina los debe monitorear de cerca un profesional de la salud calificado, incluso un farmaceuta. Puede ser necesario ajustar los medicamentos.

La taltrimida es un derivado de la taurina con actividad anticonvulsiva potente. La combinación de taurina y taltrimida puede resultar en aumentos de la frecuencia de las convulsiones. La taltrimida también puede aumentar las concentraciones de fenitoína y disminuir las concentraciones de carbamazepina sérica. Además, existe la posibilidad de que la taurina o sus metabolitos antagonicen con los efectos de la terapia anticonvulsiva.

El tamoxifeno se usa a menudo como adyuvante en pacientes con cáncer de seno en estado avanzado. Ingerir taurina con tamoxifeno puede reducir la hepatotoxicidad (toxicidad del hígado) inducida por el tamoxifeno. Consulte a un profesional de la salud calificado, incluso a un farmaceuta, antes de combinar terapias.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

La taurina puede reducir la agregación plaquetaria y puede aumentar el riesgo de sangrado cuando se ingiere con hierbas y suplementos que se cree incrementan el riesgo de sangrado. Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba y otros pocos con ajo y palma enana americana. En teoría, numerosos agentes adicionales pueden aumentar el riesgo de sangrado, aunque estos no se comprobado en la mayoría de los casos.

Según estudios realizados en pacientes con fibrosis quística, en bebés prematuros y en pacientes de cirugía biliar, la taurina puede incrementar la absorción de grasas y disminuir la excreción de ácidos grasos. Los pacientes que ingieren hierbas antihiperlipidémicas, como la levadura roja, deben usar la taurina con precaución debido a posibles efectos aditivos.

La taurina puede suprimir el sistema nervioso simpático y puede disminuir la presión arterial. Se aconseja precaución a pacientes que ingieren hierbas o suplementos antihipertensivos (reductores de presión arterial).

Una bebida energética que contiene taurina, cafeína, glucuronolactona, glucosa, sucrosa y complejo de vitamina B puede reducir la somnolencia y conducción errática luego de sueño reducido, o aumentar el potencial de agudeza después de ejercicio exhaustivo. En teoría, estas bebidas energéticas pueden tener efectos antagónicos cuando se usan con hierbas que tiene efectos sedantes. Cuando estas bebidas energéticas se ingieren con otros suplementos presentes en las bebidas, como complejo de vitamina B, pueden ocurrir efectos aditivos.

La taurina puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se aconseja precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también pueden reducir el azúcar en la sangre. Puede ser necesario monitorear los niveles de glucosa en la sangre y ajustar las dosis.

La taurina también puede aumentar la absorción de hierro o reducir los niveles de tirosina. La ingestión de glutamina puede aumentar los niveles de taurina en plasma.

Una mezcla de taurina, diltiazem y vitamina E puede tener efectos benéficos en el avance de la pérdida del campo visual en pacientes con retinitis pigmentosa.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

La taurina se considera segura cuando los adultos la ingieren por vía oral en dosis de hasta 3 gramos diarios hasta por un año.

Se han estudiado hasta 9 gramos diarios, pero actualmente no se ha comprobado una dosis efectiva para ninguna indicación. No obstante, se han tomado entre 3 y 6 gramos de taurina por vía oral hasta por un año para la insuficiencia cardiaca congestiva. Se ha estudiado la misma dosis hasta por dos meses para la presión arterial alta. Para la diabetes mellitus tipo 2, se han usado entre 1,000 y 1,500 miligramos diarios divididos en dosis por un período entre 30 y 90 días. Se han usado 6 gramos diarios de polvo de taurina por tres semanas para la hipercolesterolemia. Para la anemia por deficiencia de hierro, se han utilizado 1,000 miligramos diarios de taurina por 20 semanas, y para enfermedades hepáticas, se han empleado 4 gramos tres veces al día por seis semanas. Para la fatiga visual, se han usado 3 gramos diarios por doce días. Como complemento de vacunas, se han utilizado 9 gramos de taurina en el mismo día y un día antes de la administración de la vacuna contra la influenza. Para la obesidad, se han empleado 3 gramos diarios por siete semanas.

Se han usado inyecciones de taurina en el tratamiento de epilepsia y como suplemento nutricional o en cirugía de bypass coronario. Las inyecciones deben administrarse únicamente bajo la supervisión de un profesional de la salud calificado.

Niños (menores de 18 años)

Es posible que la taurina sea segura en niños cuando se ingiere por vía oral a una dosis diaria de 30 miligramos por kilogramo de peso corporal hasta por cuatro meses.

Se han estudiado otras dosis, pero no son necesariamente seguras o efectivas. Para la fibrosis quística, se han usado entre 30 y 40 miligramos diarios por kilogramo de peso corporal por un período entre siete días y seis meses. Como leche de fórmula fortificada para bebés, se han ingerido por vía oral 470 micromoles de taurina por litro durante seis días en bebés pre-término y a término completo; también se han ingerido por vía oral 45 micromoles de taurina por litro adicionada a la fórmula Similac Special Care® en bebés con bajo peso hasta que se les dio de alta del hospital o hasta que el bebé alcanzó 2,500 gramos. Como nutrición parenteral, se han usado 10.8 miligramos diarios por kilogramo durante los primeros 10 días de vida.

Referencias:

 

  • Azuma J, Sawamura A, Awata N, et al. Therapeutic effect of taurine in congestive heart failure: a double-blind crossover trial. Clin.Cardiol. 1985;8(5):276-282.
  • Balkan J, Oztezcan S, Hatipoglu A, et al. Effect of a taurine treatment on the regression of existing atherosclerotic lesions in rabbits fed on a high-cholesterol diet. Biosci Biotechnol Biochem 2004;68(5):1035-1039.
  • Colombo C, Battezzati PM, Podda M, et al. Ursodeoxycholic acid for liver disease associated with cystic fibrosis: a double-blind multicenter trial. The Italian Group for the Study of Ursodeoxycholic Acid in Cystic Fibrosis. Hepatology 1996;23(6):1484-1490.
  • Hagar HH, El Etter E, Arafa M. Taurine attenuates hypertension and renal dysfunction induced by cyclosporine A in rats. Clin Exp Pharmacol Physiol 2006;33(3):189-196.
  • Li Q, Guo JC, Jin HB, et al. Involvement of taurine in penicillin-induced epilepsy and anti-convulsion of acupuncture: a preliminary report. Acupunct Electrother Res 2005;30(1-2):1-14.
  • Mas MR, Isik AT, Yamanel L, et al. Antioxidant treatment with taurine ameliorates chronic pancreatitis in an experimental rat model. Pancreas 2006;33(1):77-81.
  • Merli M, Bertasi S, Servi R, et al. Effect of a medium dose of ursodeoxycholic acid with or without taurine supplementation on the nutritional status of patients with cystic fibrosis: a randomized, placebo-controlled, crossover trial. J.Pediatr.Gastroenterol.Nutr. 1994;19(2):198-203.
  • Oriyanhan W, Yamazaki K, Miwa S, et al. Taurine prevents myocardial ischemia/reperfusion-induced oxidative stress and apoptosis in prolonged hypothermic rat heart preservation. Heart Vessels 2005;20(6):278-285.
  • Rakotoambinina B, Marks L, Badran AM, et al. Taurine kinetics assessed using [1,2-13C2]taurine in healthy adult humans. Am.J.Physiol Endocrinol.Metab 2004;287(2):E255-E262.
  • Smith LJ, Lacaille F, Lepage G, et al. Taurine decreases fecal fatty acid and sterol excretion in cystic fibrosis. A randomized double-blind trial. Am.J.Dis.Child 1991;145(12):1401-1404.
  • Spencer AU, Yu S, Tracy TF, et al. Parenteral nutrition-associated cholestasis in neonates: multivariate analysis of the potential protective effect of taurine. JPEN J Parenter.Enteral Nutr 2005;29(5):337-343.
  • Spohr C, Brons C, Winther K, et al. No effect of taurine on platelet aggregation in men with a predisposition to type 2 diabetes mellitus. Platelets. 2005;16(5):301-305.
  • Tabassum H, Rehman H, Banerjee BD, et al. Attenuation of tamoxifen-induced hepatotoxicity by taurine in mice. Clin Chim.Acta 2006;370(1-2):129-136.
  • Tyson JE, Lasky R, Flood D, et al. Randomized trial of taurine supplementation for infants less than or equal to 1,300-gram birth weight: effect on auditory brainstem-evoked responses. Pediatrics 1989;83(3):406-415.
  • Zhang M, Bi LF, Fang JH, et al. Beneficial effects of taurine on serum lipids in overweight or obese non-diabetic subjects. Amino.Acids 2004;26(3):267-271.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?