SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

SAMe

SAMe

Resumen:

La SAMe fue descubierta en 1953 por un investigador de nombre Cantoni. La SAMe se forma en el cuerpo a partir de la metionina y el adenosín trifosfato en una reacción que es catalizada por la metionina adenosiltransferasa. La SAMe funciona como un donante primario del grupo de metilos en gran variedad de reacciones en el cuerpo. Por ejemplo, después de donar un grupo metilo, la SAMe se convierte en S-adenosil-homocisteína.

La SAMe se usa para el tratamiento de enfermedades siquiátricas, infertilidad, molestias del hígado, trastornos premenstruales y trastornos músculo-esqueléticos, entre otros.

Se han realizado estudios exhaustivos en relación a los efectos de la SAMe en el tratamiento de la osteoartritis y la depresión. La evidencia encontrada en muchos ensayos clínicos indica que la SAMe reduce el dolor relacionado con la osteoartritis y es bien tolerado por los pacientes que sufren esta afección. Existe alguna evidencia sobre el uso de la SAMe para el tratamiento de la colestasis intrahepática en el embarazo, pero se requiere investigación adicional en esta área. También se le atribuye actividad anti-inflamatoria y analgésica (alivio del dolor).

Se requieren ensayos clínicos futuros de buen diseño en las áreas de depresión, fibromialgia y colestasis del hígado para ofrecer recomendaciones definitivas.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Metabolismo del acetaminofén (cirrosis hepática), trastorno de ajuste, envejecimiento, alcoholismo, enfermedad de Alzheimer, ansiedad, trastornos en el metabolismo de la bilirrubina y polifirina, bursitis (inflamación de la bursa), cirrosis (biliar, principalmente), demencia, hepatotoxicidad inducida por drogas o toxinas (lesión del hígado), gastritis (hemorrágica), síndrome de Gilbert, cardiopatías, trastornos hepáticos, hepatitis, hepatitis pediátrica, hiperlipidemia (colesterol alto), infertilidad, colestasis intrahepática (inducida por anticoncepción oral), colestasis intrahepática (inducida por nutrición parenteral total), accidente cerebro vascular isquémico, toxicidad por plomo, esterilidad masculina, migraña, esclerosis múltiple, pancreatitis, mielopatía (lesión de médula espinal), enfermedad de Parkinson, síndrome posterior a contusión, depresión posparto, síndrome premenstrual, trastorno disfórico premenstrual, enfermedad siquiátrica, artritis reumatoide, apoplejías, síndrome de Sjogren, esclerosis sistémica, tendonitis.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Osteoartritis (B)

    Se han hecho estudios exhaustivos sobre los efectos de la SAMe en el tratamiento de la osteoartritis. La SAMe reduce el dolor relacionado con la osteoartritis y es bien tolerado por los pacientes que sufren esta afección. Aunque aún no se han determinado las dosis óptimas, la SAMe parece ser tan efectiva como las drogas anti-inflamatorias no esteroides (NSAIDS). Se requiere investigación adicional para confirmar tales hallazgos.

  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (C)

    La evidencia preliminar a partir de un ensayo clínico abierto indica que la SAMe puede ser benéfica para adultos con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Se recomienda investigación adicional en esta área.

  • Colestasis (en mujeres embarazadas) (C)

    Actualmente no existe suficiente evidencia científica disponible para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la SAMe para el tratamiento de la colestasis (acumulación de bilis en el hígado) en mujeres embarazadas. Es importante anotar que no existe información sobre el uso de la SAMe antes del tercer trimestre.

  • Colestasis (en personas no embarazadas) (C)

    La SAMe puede ser benéfica en el tratamiento del prurito (picor severo) y niveles de bilirrubina séricos relacionados con la colestasis en mujeres no embarazadas. Sin embargo, se recomienda investigación adicional.

  • Depresión (C)

    Aunque durante muchas décadas se ha estudiado el efecto de la SAMe en el tratamiento de la depresión, los ensayos clínicos ofrecen evidencia incierta.

  • Fibromialgia (C)

    Como la fibromialgia se caracteriza por dolor crónico y síntomas de depresión, existe un interés creciente en estudiar el uso de la SAMe para esta indicación. La evidencia científica disponible no parece demostrar ningún efecto benéfico de la SAMe en comparación con un placebo, en la reducción del número de puntos de dolor al contacto y en el alivio de la depresión. Se requiere investigación adicional para confirmar tales hallazgos.

  • Enfermedad del hígado (general) (C)

    La evidencia preliminar indica que la SAMe puede normalizar los niveles de enzimas en las personas con enfermedad del hígado. Se requiere investigación adicional en esta área.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en personas con alergia conocida o hipersensibilidad a la S-adenosil-L-metionina. Se han reportado efectos de ruborización, eritema (enrojecimiento de la piel), palpitaciones, mareos y náuseas (síntomas de reacción anafiláctica).

Efectos secundarios y advertencias

La SAMe ha sido bien tolerada en la mayoría de los ensayos clínicos que se han realizado; los efectos adversos más comúnmente reportados son de naturaleza gastrointestinal, acompañados de náuseas. También se han reportado brotes cutáneos y ansiedad e hipomanía en ensayos clínicos con pacientes participantes con historial de trastorno bipolar. El uso de SAMe no se ha estudiado adecuadamente en la población pediátrica, ancianos, mujeres embarazas solamente se ha evaluado durante el tercer trimestre o durante la lactancia.

Las inyecciones de SAMe diluida han ocasionado flebitis superficial (inflamación de las venas) y taquicardia (incremento del ritmo cardiaco), incremento de la sudoración, dolor pasajero en el sitio de la inyección, sensación de ardor en el brazo, ruborización, eritema (enrojecimiento de la piel), palpitaciones, mareos, náuseas, prurito (picor), urticaria y dolor epigástrico.

La SAMe puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución en paciente con diabetes o hipoglucemia y en aquellos que toman drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Puede ser necesario que un profesional de de la salud o farmaceuta vigile los niveles de glucosa séricos, así como ajustar los medicamentos.

Cuando la SAMe se usa por vía oral o inyectado puede causar una sensación de calor y picor en las orejas, náuseas, vómito, resequedad de la boca, acidez estomacal, sangre en las heces, anorexia, diarrea leve, dolores de estómago, estreñimiento leve, mayor sensación de sed, incremento de la salivación, frecuencia urinaria, síntomas intolerables del intestino, gases y disminución del apetito. También se han reportado síntomas de ansiedad, insomnio, hipomanía, hostilidad, alteración del estado de ánimo, sico-activación, dolor de cabeza, tendencia al suicidio, hiperactividad, disminución de la necesidad de sueño y oleadas de energía.

Debe usarse con precaución en pacientes con trastornos de ansiedad y otros trastornos siquiátricos. En algunos ensayos clínicos seleccionados, se ha relacionado el uso de la SAMe con síntomas de ansiedad y nerviosismo. Debe evitarse en pacientes con trastorno bipolar. Por último, se ha relacionado la SAMe con hipomanía y manía en pacientes con historial de trastorno bipolar, así como en pacientes sin historial de trastorno bipolar.

Embarazo y lactancia

La SAMe penetra la placenta y debido a la falta de evidencia científica disponible, no se recomienda su uso durante el primer trimestre del embarazo o durante la lactancia. La SAMe se ha utilizado durante el tercer trimestre del embarazo para el tratamiento de la colestasis intrahepática, sin que se reporten efectos adversos en las mujeres embarazadas o en los recién nacidos. Un solo estudio incluía mujeres embarazadas en su segundo semestre y no reportó efectos adversos. Debe utilizarse con precaución en mujeres en su tercer trimestre de embarazo. Por último, la SAMe debe usarse únicamente si los beneficios de su uso claramente sobrepasan los riesgos.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

La SAMe puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se utilizan medicamentos que también disminuyen este nivel. Los pacientes que toman insulina o drogas para la diabetes por vía oral deben ser vigilados por un profesional de la salud o farmaceuta; puede ser necesario ajustar los medicamentos.

Debe usarse con precaución en pacientes que usan drogas antidepresivas tricíclicas tales como clomipramina. La combinación de la SAMe con drogas antidepresivas tricíclicas puede aumentar la probabilidad de ocurrencia de efectos adversos.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

La SAMe puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre, por lo que se recomienda precaución cuando se utilizan hierbas o suplementos que también pueden disminuir tales niveles. Puede ser necesario vigilar los niveles de glucosa en la sangre y ajustar las dosis de los medicamentos.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores):

Los ensayos clínicos han evaluado la suplementación oral (ingerida por la boca) e intravenosa (inyecciones) con preparados de SAMe, los cuales demuestran algunos beneficios para ciertas afecciones. La SAMe parece ser efectiva contra la osteoartritis; se han utilizado 600-1,200 miligramos ingeridas diariamente, de 1-3 dosis divididas, durante 10-84 días. Para el tratamiento de la colestasis, se han utilizado hasta 1,600 miligramos, ingeridos hasta un máximo de dos semanas. Para la depresión, la dosis utilizada con mayor frecuencia en los ensayos clínicos varía entre 800-1,600 miligramos al día, hasta un máximo de seis semanas. Para la fibromialgia, se han utilizado 400 miligramos, dos veces al día. Para la colestasis intrahepática durante el embarazo se han usado 500 miligramos, dos veces al día. Para la enfermedad general del hígado, se han utilizado 600-1,200 miligramos al día.

Como inyección intramuscular, la dosis de SAMe más común es 200-400 miligramos durante 2-4 semanas. Se han estudiado las inyecciones de la sal estable S-adenosil-L-metionina 1,4-butan disulfonato y de la sal estable disulfato-p-toluenosulfonato. Las inyecciones deben ser administradas únicamente bajo supervisión de un profesional de la salud o farmaceuta.

Niños (menores de 18 años):

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso de SAMe en niños.

Referencias:

  • Arnold O, Saletu B, Anderer P, et al. Double-blind, placebo-controlled pharmacodynamic studies with a nutraceutical and a pharmaceutical dose of ademetionine (SAMe) in elderly subjects, utilizing EEG mapping and psychometry. Eur.Neuropsychopharmacol. 2005;15(5):533-543.
  • Bottiglieri T, Laundy M, Martin R, et al. S-adenosylmethionine influences monoamine metabolism. Lancet 7-28-1984;2(8396):224.
  • Bradley JD, Flusser D, Katz BP, et al. A randomized, double blind, placebo controlled trial of intravenous loading with S-adenosylmethionine (SAM) followed by oral SAM therapy in patients with knee osteoarthritis. J Rheumatol. 1994;21(5):905-911.
  • Burrows RF, Clavisi O, Burrows E. Interventions for treating cholestasis in pregnancy (Cochrane Review). Cochrane Database.Syst Rev 2001;4:CD000493.
  • Kagan BL, Sultzer DL, Rosenlicht N, et al. Oral S-adenosylmethionine in depression: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Am J Psychiatry 1990;147(5):591-595.
  • Mato JM, Camara J, Fernandez de Paz, et al. S-adenosylmethionine in alcoholic liver cirrhosis: a randomized, placebo-controlled, double-blind, multicenter clinical trial. J Hepatol. 1999;30(6):1081-1089.
  • Monaco P, Pastore L, Rizzo S, et al. Safety and tolerability of ademetionine (ADE) SD4 in patients (PTS) with stroke: a pilot, randomized, double-blind placebo controlled study [abstract]. Cerebrovasc.Dis 1996;6 (Suppl 2):46-47.
  • Muscettola G, Galzenati M, Balbi A. SAMe versus placebo: a double blind comparison in major depressive disorders. Advances in Biochemical Psychopharmacology 1982;32:151-156.
  • Nicastri PL, Diaferia A, Tartagni M, et al. A randomised placebo-controlled trial of ursodeoxycholic acid and S- adenosylmethionine in the treatment of intrahepatic cholestasis of pregnancy. Br J Obstet.Gynaecol. 1998;105(11):1205-1207.
  • Ribalta J, Reyes H, Gonzalez MC, et al. S-adenosyl-L-methionine in the treatment of patients with intrahepatic cholestasis of pregnancy: a randomized, double-blind, placebo- controlled study with negative results. Hepatology 1991;13(6):1084-1089.
  • Roncaglia N, Locatelli A, Bellini P, et al. A randomized controlled trial of ursodeoxycholic acid and S-adenosyl-L-methionine in the treatment of gestational cholestasis. Am J Obstet Gynecol 2000;182(1 pt 2):S167.
  • Roncaglia N, Locatelli A, Arreghini A, et al. A randomised controlled trial of ursodeoxycholic acid and S-adenosyl-l-methionine in the treatment of gestational cholestasis. BJOG. 2004;111(1):17-21.
  • Tavoni A, Jeracitano G, Cirigliano G. Evaluation of S-adenosylmethionine in secondary fibromyalgia: a double- blind study. Clin Exp Rheumatol. 1998;16(1):106-107.
  • Tavoni A, Vitali C, Bombardieri S, et al. Evaluation of S-adenosylmethionine in primary fibromyalgia. A double- blind crossover study. Am J Med 11-20-1987;83(5A):107-110.
  • Volkmann H, Norregaard J, Jacobsen S, et al. Double-blind, placebo-controlled cross-over study of intravenous S- adenosyl-L-methionine in patients with fibromyalgia. Scand J Rheumatol. 1997;26(3):206-211.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?