SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Quitosán (Biopolímero de quitina desacetilado)

Quitosán (Biopolímero de quitina desacetilado)

Resumen:

El quitosán proviene de la quitina, la cual es parte de la estructura externa de insectos, arañas y crustáceos, similar a una concha/caparazón.

El quitosán se vende en Estados Unidos y otros países en forma de fibra alimenticia para reducir la absorción de grasa. Sin embargo, la evidencia científica indica solamente un efecto menor en la absorción de grasa.

El quitosán puede ser efectivo para disminuir los niveles de colesterol o lípidos en la sangre. Aún no se determina si el uso de quitosán es igual o mejor que otros tratamientos para el colesterol alto. Los resultados de estudios indican que el quitosán puede ayudar a mejorar los niveles de colesterol cuando se combina con una dieta baja en calorías.

Cierta evidencia indica que el quitosán puede ser útil en pacientes que reciben hemodiálisis para insuficiencia renal y para el manejo de placa dental. Se requiere evidencia adicional para confirmar estos resultados.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Antiácido, antimicrobiano, supresor del apetito, artritis, trastornos de coagulación sanguínea, cáncer, clamidia, diabetes mellitus, enfermedad del corazón, presión arterial alta, VIH, funcionamiento inmunológico, infecciones, leucemia, regeneración nerviosa, resistencia física, sueño.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Colesterol alto (B)

    Los estudios indican que el quitosán puede ayudar a mejorar los niveles de colesterol cuando se combina con una dieta baja en calorías.

  • Obesidad/pérdida de peso (B)

    Aunque algunos estudios indican que el quitosán es una terapia efectiva para perder peso, otros lo han encontrado inefectivo. Se requiere evidencia adicional.

  • Placa dental (C)

    La evidencia indica que el quitosán tiene propiedades antibacterianas y puede reducir la placa dental. Se requiere evidencia adicional.

  • Insuficiencia renal (C)

    Evidencia limitada indica que el quitosán puede ser útil durante la hemodiálisis de largo plazo. Se requieren estudios adicionales para determinar su eficacia y seguridad.

  • Cicatrización de heridas (C)

    La evidencia es limitada sobre los efectos del quitosán en la cicatrización de heridas. Se requieren estudios de mejor calidad.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en personas con alergias o hipersensibilidad conocida al quitosán, sus componentes, la quitina o a los crustáceos. Las personas con alergia a los mariscos pueden ser alérgicas al quitosán.

Efectos secundarios y advertencias

El quitosán puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre, por lo que se recomienda precaución en pacientes con diabetes o hipoglucemia y en aquellos que toman drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Podría ser necesario que un proveedor de la salud supervise los niveles de glucosa sérica y ajuste las dosis de los medicamentos.

El quitosán puede aumentar el riesgo de sangrado, por lo que se recomienda precaución en pacientes con trastornos de sangrado o que toman medicamentos, hierbas o suplementos que puedan incrementar tal riesgo. Podría ser necesario ajustar las dosis de los medicamentos.

El quitosán puede causar molestia estomacal, estreñimiento, gases, diarrea, náuseas y sequedad de la garganta. El quitosán también puede interferir con la absorción de grasa del intestino, causando que se excrete excesiva cantidad de grasa en las heces fecales, y puede reducir la absorción de vitaminas A, D, E y K, solubles en grasa. Además, el quitosán también puede causar dolor de cabeza, hinchazón de talones y muñecas y comezón en la piel.

Embarazo y lactancia

No se recomienda utilizar el quitosán en mujeres embarazadas o lactantes debido a la falta de evidencia científica disponible. El quitosán puede reducir la absorción de calcio y vitamina D.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El quitosán puede aumentar el riesgo de sangrado, por lo que se recomienda precaución en pacientes con trastornos de sangrado o que ingieren drogas que puedan incrementar tal riesgo. Dentro de los ejemplos se incluyen aspirina, anticoagulantes ("adelgazantes de la sangre") tales como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas antiplaquetas tales como clopidogrel (Plavix®) y drogas anti-inflamatorias no esteroides tales como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

El quitosán puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre, por lo que se recomienda precaución en personas que usan medicamentos que puedan disminuir tales niveles. Los pacientes que toman drogas para la diabetes por boca o inyectadas, deben recibir vigilancia estricta por parte de un profesional de la salud; puede ser necesario ajustar las dosis de los medicamentos.

El quitosán puede tener efectos aditivos cuando se usa con drogas para disminuir el colesterol, contra la obesidad o antibióticos; también puede hacer más lenta la absorción de los anticonceptivos orales.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

El quitosán puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre, por lo que se recomienda precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también pueden disminuir estos niveles. Puede ser necesario vigilar los niveles de glucosa en la sangre y ajustar las dosis de los medicamentos.

El quitosán puede aumentar el riesgo de sangrado, por lo que se recomienda precaución en pacientes que toman hierbas o suplementos que pueden aumentar el riesgo de sangrado.

El quitosán puede tener efectos acumulativos cuando se usa con hierbas o suplementos que disminuyen el colesterol, que tienen actividad contra la obesidad o con antibióticos.

El uso de quitosán puede disminuir la absorción de calcio, magnesio, selenio, ácidos grasos esenciales, vitaminas A, D, E y K que son solubles en grasa, y también puede disminuir la absorción de los anticonceptivos orales. Por último, el uso de quitosán con vitamina C puede disminuir la absorción de grasa.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Dentro de las dosis de quitosán se cuentan: 1 a 6 gramos diarios hasta por 8 semanas, y 450 miligramos tres veces diarias hasta por 12 semanas. Se ha aplicado quitosán a la piel por periodos de 3 a 6 meses.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como efectiva o segura para el uso de quitosán en niños.

Referencias:

 

  • Aiedeh K, Gianasi E, Orienti I, Zecchi V. Chitosan microcapsules as controlled release systems for insulin. J Microencapsul. 1997;14(5):567-576.
  • Aspden TJ, Mason JD, Jones NS, et al. Chitosan as a nasal delivery system: the effect of chitosan solutions on in vitro and in vivo mucociliary transport rates in human turbinates and volunteers. J Pharm Sci 1997;86(4):509-513.
  • Bokura H, Kobayashi S. Chitosan decreases total cholesterol in women: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Eur J Clin Nutr. 2003;57(5):721-725.
  • Ernst E, Pitter MH. Chitosan as a treatment for body weight reduction? A meta-analysis. Perfusion 1998;11(11):461-465.
  • Gades MD, Stern JS. Chitosan supplementation does not affect fat absorption in healthy males fed a high-fat diet, a pilot study. Int J Obes Relat Metab Disord. 2002;26(1):119-122.
  • Girola M, De Bernardi M, Contos S, et al. Dose effect in lipid-lowering activity of a new dietary integrator (chitosan, Garcinia cambogia extract, and chrome). Acta Toxicol Ther 1996;17:25-40.
  • Guerciolini R, Radu-Radulescu L, Boldrin M, et al. Comparative evaluation of fecal fat excretion induced by orlistat and chitosan. Obes Res. 2001;9(6):364-367.
  • Illum L, Jabbal-Gill I, Hinchcliffe M, et al. Chitosan as a novel nasal delivery system for vaccines. Adv Drug Deliv Rev 9-23-2001;51(1-3):81-96.
  • Jing SB, Li L, Ji D, et al. Effect of chitosan on renal function in patients with chronic renal failure. J Pharm Pharmacol 1997;49(7):721-723.
  • Koide SS. Chitin-chitosan: properties, benefits and risks. Nutrition Research 1998;8(6):1091-1101.
  • Mhurchu CN, Poppitt SD, McGill AT, et al. The effect of the dietary supplement, Chitosan, on body weight: a randomised controlled trial in 250 overweight and obese adults. Int J Obes Relat Metab Disord. 2004;28(9):1149-1156.
  • Sawayanagi Y, Nambu N, Nagai T. Use of chitosan for sustained-release preparations of water-soluble drugs. Chem Pharm Bull (Tokyo) 1982;30(11):4213-4215.
  • Thanou M, Verhoef JC, Junginger HE. Oral drug absorption enhancement by chitosan and its derivatives. Adv Drug Deliv Rev. 11-5-2001;52(2):117-126.
  • Uchegbu IF, Schatzlein AG, Tetley L, et al. Polymeric chitosan-based vesicles for drug delivery. J Pharm Pharmacol 1998;50(5):453-458.
  • Veneroni G, Veneroni F, Contos S, et al. Effect of new chitosan dietary integrator and hypocaloric diet on hyperlipidemia and overweight in obese patients. Acta Toxicol Ther 1996;17:53-70.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?