SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Nuez de betel (Areca catechu L.)

Nuez de betel (Areca catechu L.)

Resumen:

El uso de la nuez de betel se refiere a la combinación de tres ingredientes: la nuez de la palma betel (Areca catechu), parte de la parra Piper betel y cal. Los casos de los que se tiene conocimiento han indicado que dosis pequeñas generalmente producen euforia e incrementan el fluido de energía mientras que a menudo las dosis mayores producen sedación. Aunque los tres ingredientes pueden contribuir a estos efectos, la mayoría de los expertos atribuyen los efectos psicoactivos a los alcaloides que se encuentran en la nuez de betel.

Se ha reportado que una cantidad importante de la población mundial usa la nuez de betel como droga recreacional debido a su actividad estimulante en el sistema nervioso central. Se encontró originalmente en la parte sur de Asia tropical y se ha introducido en las poblaciones de África del Este, Madagascar e Indias Occidentales. No existe suficiente evidencia que apoyen el uso clínico de la nuez de betel pero los elementos constituyentes han demostrado efectos farmacológicos. El elemento activo principal es el alcaloide arecolina el cual tiene una actividad colinérgica potente.

Los elementos constituyentes de la nuez de betel son potencialmente carcinógenos. El uso por un periodo prolongado se ha asociado con la fibrosis submucosa oral (heridas en la boca), lesiones orales precancerosas y carcinoma de células escamosas (cáncer). La masticación de betel incluye efectos agudos como empeoramiento del asma, presión arterial baja y latido cardiaco acelerado.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Alcoholismo, afrodisíaco, estimulante del apetito, supresor del apetito, asma, ceguera por intoxicación con metanol, tos, dermatitis (aplicado sobre la piel), digestivo, difteria, diurético, infección de oído, sed excesiva, flujo menstrual en exceso, desmayos, gas, glaucoma, impotencia, lombrices intestinales, dolor/inflamación en las coyunturas, lepra, estimulante respiratorio, dolor de muela, usos veterinarios (lombrices intestinales).

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Anemia (C)

    Las investigaciones previas de escasa calidad reportan que mascar la nuez de betel puede inducir a la anemia en las mujeres embarazadas. Las razones para esta conclusión no son claras y su uso no es seguro durante el embarazo.

  • Caries dentales (C)

    Debido a la toxicidad conocida de la nuez de betel y a la disponibilidad de otros productos higiénicos dentales probados, los riesgos de la nuez de betel pueden ser mayores que los potenciales beneficios.

  • Estimulante de la saliva (C)

    Mascar la nuez de betel puede incrementar la salivación. Sin embargo, no está claro si es útil para alguna afección de salud específica. Debido a la toxicidad conocida de la nuez de betel y a la disponibilidad de otros productos higiénicos dentales probados, los riesgos de la nuez de betel pueden ser mayores que los potenciales beneficios.

  • Esquizofrenia (C)

    Los estudios preliminares de escasa calidad realizados en humanos indican mejoramiento en los síntomas de la esquizofrenia cuando se masca la nuez de betel. Sin embargo, se han reportado temblor y rigidez como efectos secundarios. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Estimulante (C)

    El uso de la nuez de betel se refiere a la combinación de tres ingredientes: la palma de la nuez de betel (Areca catechu), parte de la parra Piper betel y cal. Se cree que pequeñas dosis pueden producir efectos estimulantes y eufóricos y mascar la nuez de betel es popular debido a estos efectos. El uso recurrente de la nuez de betel puede incrementar los riesgos de algunos cánceres y entre los efectos inmediatos podemos mencionar empeoramiento del asma, presión arterial alta o baja y ritmo cardiaco anormal. Basados en la conocida toxicidad de la nuez de betel los riesgos pueden ser mayores que los potenciales beneficios.

  • Recuperación de apoplejía (C)

    Varios estudios de escasa calidad reportan el uso de la nuez de betel por vía oral en pacientes en recuperación de una apoplejía. Debido a la toxicidad potencial de la nuez de betel, se necesita evidencia adicional antes de hacer una recomendación en esta área.

  • Colitis ulcerosa (C)

    Actualmente no existe suficiente evidencia para recomendar el uso de la nuez de betel para el tratamiento de la colitis ulcerosa. Basados en la conocida toxicidad de la nuez de betel los riesgos pueden ser mayores que los potenciales beneficios.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Se han reportado problemas respiratorios con el uso de la nuez de betel, aunque de acuerdo a la literatura científica disponible no se han notado reacciones alérgicas. Se recomienda precaución en las personas con alergias a otros miembros de la familia de las palmáceas.

Efectos secundarios y advertencias

La nuez de betel no se considera segura en humanos por vía oral. Esto se debe a los efectos tóxicos asociados con mascar o comer la nuez de betel por un periodo prolongado.

La nuez de betel y los químicos en la hoja del betel pueden causar cambios en la coloración de la piel, dilatación de las pupilas, visión borrosa, jadeo y dificultad para respirar e incremento en el ritmo respiratorio. Se han reportado temblores, movimientos lentos y rigidez en personas que toman medicamentos antisicóticos. El empeoramiento de los movimientos espasmódicos se ha presentado en pacientes con la enfermedad de Huntington. Se han reportado convulsiones con las dosis altas.

Se encuentran entre los síntomas de la toxicidad "colinérgica" a causa del betel la salivación, incremento en el lagrimeo, falta de control de la orina (incontinencia), sudoración, diarrea y fiebre. Otros problemas pueden ser confusión, problemas con el movimiento de los ojos, psicosis, amnesia, efectos estimulantes y sentimiento de euforia. Los usuarios del betel por un periodo prolongado pueden crear dependencia al mismo y la suspensión del uso puede causar signos de compulsión, como son la ansiedad y lapsos de memoria.

Mascar la nuez de betel puede causar náuseas, vómito, diarrea, cólicos estomacales, dolor en el pecho, presión arterial alta o baja. Se reportó un ataque al corazón de un hombre después de mascar la nuez de betel. No está claro si ésta fue la causa.

Se ha visto que mascar betel causa daño en las encías. La nuez puede causar manchas rojas en los dientes, la boca, los labios y en la materia fecal. Puede producir resequedad y ardor en la boca.

Los estudios en la población asiática han relacionado el pre-cáncer de la boca y del esófago con el uso del betel ("fibrosis submucosa oral"). Con el uso regular del betel puede existir un mayor riesgo de cáncer en el hígado, la boca, el estómago, la próstata, la cerviz y los pulmones.

Un componente químico en la nuez de betel altera los niveles de azúcar en la sangre en animales. Aunque no existen suficientes estudios en esta área, se recomienda precaución en personas con diabetes o intolerancia a la glucosa y en aquellas personas que toman drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Los niveles séricos de glucosa se deben supervisar con un proveedor médico y se puede necesitar ajustes en el medicamento. Las personas que mascan la nuez de betel tienen mayor riesgo de desarrollar la diabetes tipo 2. Los estudios en animales muestran diferentes efectos en la función de la tiroides e incremento en la temperatura de la piel. Otros problemas pueden ser el incremento en los niveles de calcio en la sangre y enfermedad del riñón ("síndrome leche-álcali") debido posiblemente a la pasta carbonatada de calcio que se usa algunas veces para preparar el betel de mascar.

Algunas nueces de betel se pueden contaminar con sustancias perjudiciales entre las que se incluyen la aflatoxina (una toxina producida por moho) o el plomo. También pueden causar síndrome metabólico, inmunosupresión y toxicidad hepática.

Embarazo y lactancia

La nuez de betel no se recomienda durante el embarazo y la lactancia debido al riesgo de defectos de nacimiento o aborto espontáneo.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Los efectos de las drogas anticolinérgicas se pueden reducir cuando se usan en combinación con la nuez de betel o con la arecolina que es su elemento constituyente. Cuando se usa con las drogas colinérgicas puede causar toxicidad (salivación, incremento del lagrimeo, incontinencia, sudoración, diarrea, vómito o fiebre. La nuez de betel puede reducir o incrementar el ritmo cardiaco y puede alterar los efectos de las drogas que reducen el ritmo cardiaco, como los betabloqueadores, los bloqueadores del canal de calcio o la digoxina.

La nuez de betel puede alterar los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda tener precaución cuando se usa con medicamentos que también pueden alterar los niveles de azúcar en la sangre. Los pacientes que toman drogas por vía oral para la diabetes o usan insulina se deben supervisar rigurosamente por un proveedor médico calificado. Se pueden necesitar ajustes en el medicamento.

La nuez de betel puede incrementar los efectos de los inhibidores de la monoamina oxidasa, de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, feniotazinas, drogas reductoras de colesterol, drogas estimulantes y para la tiroides. El betel puede incrementar o reducir los efectos de las soluciones oftálmicas antiglaucoma. No existen suficientes estudios confiables en estas áreas.

Otros medicamentos con los que la nuez de betel puede interactuar son: antibióticos, medicamentos que alteran la presión arterial, medicamentos antiinflamatorios o medicamentos para cáncer o inmunosupresión. Los pacientes que toman medicamentos antisicóticos deben tener precaución debido a que se han reportado efectos secundarios acentuados. Según la manera como el cuerpo procesa la nuez de betel, pueden ocurrir interacciones cuando se ingiere con antagonistas muscarínicos. Además, el uso recurrente de la nuez de betel y alcohol puede llevar a un riesgo acrecentado de cáncer oral.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

Tomar betel con otras hierbas colinérgicas puede causar intoxicación (salivación, lagrimeo, incontinencia urinaria, sudoración, diarrea, vómito, calor y enrojecimiento facial y fiebre) debido al químico arecolina. Algunos ejemplos de hierbas colinérgicas son eléboro americano, jaborandi, lobelia, pulsatilla y raíz de culebra. El betel con las posibles propiedades anticolinérgicas puede reducir los efectos de las hierbas belladona, henbane, hiosciamina y swertia, japonica makino.

El betel puede alterar los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda tener precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también pueden alterar el azúcar en la sangre. Los niveles de glucosa en la sangre pueden requerir de supervisión y se pueden necesitar ajustes en las dosis.

El betel puede inhibir la monoamina oxidasa y por consiguiente puede incrementar los efectos de las hierbas y suplementos que también inhiben la monoamina oxidasa. La nuez de betel también puede interactuar con agentes cardioactivos como espino o adelfa u otros agentes que afecten los niveles de la tiroides como el fuco.

El extracto de la nuez de betel puede reducir los niveles de colesterol en la sangre y puede incrementar los efectos de agentes que reducen los niveles de colesterol, como el aceite de pescado, el ajo, el guggul y la niacina.

El betel puede producir efectos estimulantes y eufóricos y aumentar los efectos de los estimulantes como la cafeína, el guaraná o el belcho (ma huang).

Se ha reportado que el betel drena una vitamina esencial (tiamina) y teóricamente puede causar daño neurológico como el síndrome de Wernicke-Korsakoff (confusión, escasa coordinación muscular, problemas del movimiento de los ojos y amnesia). Según estudios en humanos, masticar nuez de betel puede agravar los efectos de la deficiencia de vitamina D. Teóricamente, el uso prolongado y simultáneo de betel y alcohol puede producir un incremento en el riesgo de cáncer de boca.

Otras hierbas y suplementos con los que la nuez de betel puede interactuar son: antibacterianos, agentes que alteran la presión arterial, agentes antiinflamatorios o agentes para cáncer o inmunosupresión. Los pacientes que toman hierbas con efectos antisicóticos deben tener precaución debido a que se han reportado efectos secundarios acentuados. Según la manera como el cuerpo procesa la nuez de betel, también pueden ocurrir interacciones cuando se ingiere con hierbas que tienen antagonistas muscarínicos.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

La nuez de betel se puede mascar por sí sola pero generalmente se masca en combinación con otros ingredientes (llamados "quid" o mascada de tabaco), entre los que se incluyen hidróxido de calcio, agua, goma de mascar de catechu, cardamomo, clavos, semillas de anís, canela, tabaco, nuez moscada y metal dorado o plateado. Los ingredientes se pueden envolver en una hoja de betel y posteriormente la combinación de los ingredientes se chupa dentro de la boca. Se ha reportado que la ingestión de 8 a 30 gramos de la nuez de areca puede ser mortal.

Niños (menores de 18 años)

No se recomienda el betel en niños debido a los riesgos de intoxicación, entre los que se incluyen empeoramiento de los síntomas del asma, efectos en el corazón y cáncer.

Referencias:

  • Chitra S, Ashok L, Anand L, et al. Risk factors for esophageal cancer in Coimbatore, southern India: a hospital-based case-control study. Indian J Gastroenterol 2004;23(1):19-21.
  • Deng JF, Ger J, Tsai WJ, et al. Acute toxicities of betel nut: rare but probably overlooked events. J Toxicol Clin Toxicol 2001;39(4):355-360.
  • Huang Z, Xiao B, Wang X, et al. Betel nut indulgence as a cause of epilepsy. Seizure. 2003;12(6):406-408.
  • Jeng JH, Chang MC, Hahn LJ. Role of areca nut in betel quid-associated chemical carcinogenesis: current awareness and future perspectives. Oral Oncol 2001;37(6):477-492.
  • Kuruppuarachchi KA, Williams SS. Betel use and schizophrenia. Br.J.Psychiatry 2003;182:455.
  • Lee CN, Jayanthi V, McDonald B, et al. Betel nut and smoking. Are they both protective in ulcerative colitis? A pilot study. Arq Gastroenterol 1996;33(1):3-5.
  • Liao CT, Chen IH, Chang JT, et al. Lack of correlation of betel nut chewing, tobacco smoking, and alcohol consumption with telomerase activity and the severity of oral cancer. Chang Gung Med J 2003;26(9):637-645.
  • Mannan N, Boucher BJ, Evans SJ. Increased waist size and weight in relation to consumption of Areca catechu (betel-nut); a risk factor for increased glycaemia in Asians in east London. Br J Nutr 2000;83(3):267-273.
  • Shiu MN, Chen TH, Chang SH, et al. Risk factors for leukoplakia and malignant transformation to oral carcinoma: a leukoplakia cohort in Taiwan. Br J Cancer 2000;82(11):1871-1874.
  • Stoopler ET, Parisi E, Sollecito TP. Betel quid-induced oral lichen planus: a case report. Cutis 2003;71(4):307-311.
  • Sullivan RJ, Andres S, Otto C, et al. The effects of an indigenous muscarinic drug, Betel nut (Areca catechu), on the symptoms of schizophrenia: a longitudinal study in Palau, Micronesia. Am J Psychiatry 2007;164(4):670-673.
  • Tsai JF, Chuang LY, Jeng JE, et al. Betel quid chewing as a risk factor for hepatocellular carcinoma: a case-control study. Br J Cancer 3-2-2001;84(5):709-713.
  • Tung TH, Chiu YH, Chen LS, et al. A population-based study of the association between areca nut chewing and type 2 diabetes mellitus in men (Keelung Community-based Integrated Screening programme No. 2). Diabetologia 2004;47(10):1776-1781.
  • Wu IC, Lu CY, Kuo FC, et al. Interaction between cigarette, alcohol and betel nut use on esophageal cancer risk in Taiwan. Eur J Clin Invest 2006;36(4):236-241.
  • Yin XM, Peng JY, Gao YJ. [Clinical study on the relationship between tooth abrasion and the habits of chewing betel nut]. Hunan Yi Ke Da Xue Xue Bao 2003;28(2):171-173.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?