SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Frutos secos protegen corazón de diabéticos

Por -
Frutos secos protegen corazón de diabéticos
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

El corazón de las personas con diabetes podría tener como gran aliado para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca algo tan rico y popular como los frutos secos. Un puñado al día de almendras, nueces, anacardos, castañas, avellanas, cacahuetes, pacanas, piñones o pistachos ejercería un efecto cardioprotector, de acuerdo con investigadores de la Universidad de Toronto y el Hospital de St. Michael en Toronto, Canadá.

Los hallazgos publicados en la revista Nutrition, Metabolism & Cardiovascular Diseases, atribuyen a los ácidos grasos esenciales de los frutos secos el potencial para reducir el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria en las personas con diabetes tipo 2 e indican que su incorporación en la dieta ayuda a modificar el perfil metabólico y niveles de colesterol en los pacientes con la enfermedad.

Las personas que viven con diabetes tiene un riesgo mayor de enfermedades cardiovasculares y de accidentes cerebrovasculares en comparación con los individuos no diabéticos de la misma edad, sexo y origen étnico, toda vez que el exceso de azúcar en la sangre daña de forma progresiva los vasos sanguíneos, lesiona la pared de las arterias y favorece la acumulación de colesterol y con ello la arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias).

Los resultados de nuestro estudio indican que la incorporación de un ración diaria de frutos secos (aproximadamente 2 onzas / 50 gramos) en la dieta de las personas con diabetes, disminuye el riesgo de enfermedad coronaria, aseguró Cyril Kendall, uno de los investigadores.

Para llegar a dicha conclusión, los científicos compararon los efectos de tres dietas diferentes en 117 personas con diabetes (hombres y mujeres con una edad media de 62 años). Los participantes fueron asignados al azar a una de ellas durante tres meses. La primera incluía un suplemento 2 ½ onzas o ½ taza (75 gramos) de frutos secos; la segunda 1 ⅓ onzas o ¼ de taza (38 gramos) de nueces mixtas y media porción de panecillos; y la tercero dieta contenía tres piezas de magdalenas.

Además, se midió la concentración de ácidos grasos en fosfolípidos, triglicéridos, ácidos grasos libres y fracciones de ésteres de colesterol en ayunas durante las 12 semanas de la investigación

"Mientras que numerosos estudios han demostrado que los frutos secos pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades del corazón y diabetes en la población en general, ninguna investigación hasta la fecha se había enfocado en observar cómo alteran el perfil de ácidos grasos en las personas con diabetes y cómo esto se relaciona con la salud cardiovascular", destacó Cyril Kendall.

La temible diabetes

La diabetes se ha convertido en una epidemia que afecta a casi 350 millones de personas en todo el mundo según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se prevé que se convierta en la séptima causa de muerte en 2030 y el número de casos alcance los 552 millones, o un adulto de cada 10 en el mundo.

Según las estadísticas de la ADA, unos 22.3 millones de personas en los Estados Unidos (hombres, mujeres y niños) han sido diagnosticados con diabetes, es decir, casi el 7% de la población total y 5 millones más que en 2007. Se estima que 6 millones de personas tienen diabetes pero no lo saben y se prevé que unas 44 millones de personas desarrollen la enfermedad en los próximos 15 años.

Para la ADA, las complicaciones de la diabetes representan una carga del 5 al 10% del presupuesto de salud de un país. En el 2012, en los EE.UU. se gastaron 245 mil millones de dólares en costos médicos directos, lo que incluye la atención hospitalaria y de emergencias, las consultas médicas y los fármacos. De esa cantidad, 69 mil millones de dólares representan los costos indirectos, lo que incluye una menor productividad en el trabajo o productividad perdida, así como la muerte prematura.

La ADA indica que es la cuarta causa de muerte a nivel mundial y que las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 morirán de 5 a 10 años antes que las personas sin diabetes debido a enfermedades cardiovasculares.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?