SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Folato (ácido fólico)

Folato (ácido fólico)

Resumen:

Tanto el folato como el ácido fólico son formas de vitamina B solubles en agua. El folato se produce de forma natural en los alimentos, y el ácido fólico es la forma sintética de esta vitamina. El ácido fólico se tolera bien en las cantidades que se encuentran en los alimentos fortificados y suplementos. Entre las fuentes se cuentan los cereales, los productos horneados, los vegetales con hojas (espinacas, brócoli, lechuga), kimbombo, espárragos, frutas (bananos, melones, limones), legumbres, levadura, hongos, carne de órganos (hígado, riñón), jugo de naranja y jugo de tomate. El ácido fólico se usa a menudo en combinación con otras vitaminas B en formulaciones del complejo de vitamina B.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

SIDA, antienvejecimiento (prevención de señales de envejecimiento), úlceras aftosas, riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad celiaca, adenoma colorrectal, enfermedad crítica (administración de suplementos que se debe a la negativa de transfusión de sangre), enfermedad de Crohn, diabetes (tipo 2), fracturas (reducción de riesgo), gastritis (atrófica), daño genético (daño cromosómico inducido por rayos X), presión arterial alta, infertilidad, enfermedad inflamatoria intestinal, insomnio, enfermedad hepática, bajo peso al nacer, degeneración macular, mejoramiento de la memoria, osteoporosis, neuropatía periférica, síndrome de piernas inquietas, esquizofrenia, anemia drepanocítica, lesiones de médula espinal (mielopatía), trombosis, colitis ulcerosa, pérdida de peso.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Deficiencia de folato (A)

    Ocurre deficiencia de folato cuando el cuerpo no recibe la cantidad adecuada de ácido fólico a partir de la ingestión dietética. Se ha demostrado que el ácido fólico es eficaz en el tratamiento de las anemias megaloblástica y macrocítica por causa de deficiencia de folato.

  • Anemia megaloblástica - debido a la deficiencia de folato (A)

    La deficiencia de folato puede causar anemia megaloblástica (o macrocítica). En este tipo de anemia, los glóbulos rojos son más grandes de lo normal, y es mayor la proporción del tamaño del núcleo con respecto al citoplasma de la célula. Existen otras causas potenciales de anemia megaloblástica, incluidas la deficiencia de la vitamina B12 u otros trastornos metabólicos congénitos. Si la causa es la deficiencia de folato, entonces el tratamiento con folato es el enfoque adecuado. Los pacientes con anemia deben recibir la valoración de un médico para obtener un diagnóstico y atender la causa subyacente.

  • Prevención de las complicaciones del embarazo (A)

    Los estudios han demostrado que el consumo de folato durante el embarazo evita la deficiencia y la anemia en las mujeres embarazadas. Los bajos niveles de folato durante el embarazo pueden contribuir a los defectos de nacimiento y a la pérdida del embarazo. El consumo de una alta ingestión de folato en la dieta y mediante suplementos de ácido fólico por vía oral durante el embarazo reduce el riesgo de defectos congénitos del tubo neural o de paladar hendido en el infante.

  • Toxicidad por metotrexato (B)

    La suplementación de folato es de beneficio para pacientes que reciben tratamiento de largo plazo y en bajas dosis de metotrexato para la artritis reumatoide o soriasis. El desarrollo de deficiencia de folato está relacionado con un mayor riesgo de algunos efectos secundarios que incluyen molestias gastrointestinales, estomatitis, alopecia, pruebas de la función hepática anormal, mielosupresión, anemia megaloblástica y mayores niveles de homocisteína, los cuales se relacionan con la enfermedad cardiovascular. Quienes hayan experimentado efectos secundarios podrían necesitar la continuación del ácido fólico mientras dure la terapia de metotrexato. Los pacientes que reciben tratamiento de metotrexato para el cáncer deben evitar los suplementos de ácido fólico, a menos que los recomiende el oncólogo. Existe cierta evidencia de que los suplementos de ácido fólico reducen la eficacia del metotrexato en el tratamiento de leucemia linfoblástica aguda, y en teoría reducir su eficacia en el tratamiento de otros cánceres.

  • Enfermedad de Alzheimer (C)

    La evidencia preliminar señala que las concentraciones bajas de folato podrían estar vinculadas con la enfermedad de Alzheimer. Se necesitan ensayos clínicos bien diseñados de suplementación de folato antes de sacar una conclusión.

  • Envenenamiento con arsénico (enfermedad inducida por arsénico) (C)

    El folato puede disminuir las concentraciones de arsénico en la sangre y por tanto contribuir con la prevención de enfermedades inducidas por arsénico. Se requiere investigación adicional en esta área.

  • Cáncer (C)

    La evidencia preliminar respecto al uso del folato parece prometedora para reducir el riesgo de cáncer de seno, cervical y gastrointestinal. No obstante, la evidencia actual no es suficiente para recomendar la suplementación de folato para cualquier tipo de prevención de cáncer o tratamiento. Deben seguirse las recomendaciones de un proveedor médico calificado en esta área.

  • Síndrome de fatiga crónica (C)

    Algunos pacientes con síndrome de fatiga crónica también tienen niveles más bajos de ácido fólico. Las inyecciones diarias de una combinación de ácido fólico, extracto de hígado bovino y vitamina B12 durante 3 semanas no tuvieron beneficios para el síndrome de fatiga crónica según un estudio.

  • Depresión (C)

    Se ha encontrado deficiencia de ácido fólico entre personas que padecen de depresión y se ha asociado con una respuesta deficiente al tratamiento con antidepresivos. Se han usado suplementos de folato para mejorar la respuesta al tratamiento con antidepresivos. Las pocas investigaciones clínicas existentes indican que el ácido fólico no es eficaz para reemplazar una terapia convencional con antidepresivos. El tratamiento de la depresión debe estar a cargo de un proveedor médico calificado.

  • Deficiencia de folato en los alcohólicos (C)

    Se ha observado deficiencia de folato en alcohólicos. El alcohol interfiere con la absorción de folato y aumenta la excreción de folato por parte del riñón. Muchos alcohólicos consumen dietas de baja calidad que no les brindan la ingestión recomendada de folato. Aumentar la ingestión de folato en la dieta o de ácido fólico a través de alimentos fortificados o suplementos, podría ser de beneficio para la salud de los alcohólicos.

  • Pérdida de la audición (deterioro de la audición relacionado con la edad) (C)

    La suplementación con ácido fólico disminuyó el deterioro de la audición de frecuencias del habla relacionadas con la edad, para una población de un país que no utiliza fortificación de los alimentos con ácido fólico. Tal efecto requiere ser confirmado, especialmente en poblaciones de países que tienen programas de fortificación de alimentos con ácido fólico.

  • Alto nivel de azúcar en sangre / intolerancia a la glucosa (C)

    En un estudio en individuos con alto nivel de azúcar en la sangre, el ácido fólico en combinación con enalapril se hizo una mayor reducción de los niveles de glucosa en sangre en comparación con enalapril solo. Se requiere investigación adicional en esta área antes de hacer una recomendación.

  • Alta presión sanguínea asociadas con el embarazo (C)

    Un ensayo clínico no aleatorizado determinó que una terapia de combinación, incluyendo ácido fólico en las mujeres con presión arterial alta durante el embarazo ha permitido mantener el embarazo hasta el parto, y que había beneficios para la madre y el niño. Se necesitan ensayos clínicos bien diseñados para examinar el papel de la monoterapia con ácido fólico en esta condición.

  • Tolerancia al nitrato (C)

    El ácido fólico podría evitar la tolerancia al nitrato inducida por la nitroglicerina y tolerancia cruzada con el óxido nítrico endotelial, el cual tiene una función en el control de la presión arterial. Un médico calificado debe estar a cargo del tratamiento de estas afecciones.

  • Hiperplasia gingival inducida por la fenitoína (C)

    Se ha evidenciado anteriormente que aplicar ácido fólico en forma tópica podría inhibir la hiperplasia gingival (crecimiento del tejido de las encías) posterior a una terapia de fenitoína. No se ha demostrado que la suplementación de ácido fólico por vía oral sea de beneficio. Se necesitan investigaciones más a fondo en esta área.

  • Gingivitis relacionada con el embarazo (C)

    Con base en datos preliminares, la aplicación del ácido fólico de forma tópica puede mejorar la gingivitis en mujeres embarazadas. Se necesitan ensayos clínicos bien diseñados para confirmar estos resultados.

  • Apoplejía (C)

    Los resultados sobre el uso del folato en pacientes con apoplejía son contradictorios. Se requiere investigación adicional en esta área antes de ofrecer recomendaciones firmes.

  • Enfermedad vascular/ hiperhomocisteinemia (C)

    Los niveles elevados de homocisteína podrían ser un marcador de enfermedad vascular. Hay datos preliminares que indican que el ácido fólico reduce los niveles de homocisteína y así mismo el riesgo de enfermedad vascular (cardiaca, periférica o cerebral).Se necesitan ensayos aleatorios controlados de gran tamaño antes de llegar a una conclusión firme.

  • Vitiligo (C)

    Hay datos preliminares que indican que el ácido fólico y la vitamina B12 podrían mejorar los síntomas de vitiligo. Se necesitan investigaciones adicionales para confirmar estos resultados.

  • Síndrome de Down (D)

    Un estudio no reporta un efecto protector del ácido fólico en relación a las anomalías cardiacas de infantes con síndrome de Down.

  • Toxicidad por lometrexol (D)

    La suplementación con ácido fólico no parece reducir la toxicidad de la droga para el cáncer, lometrexol.

  • Síndrome X frágil (F)

    La suplementación con ácido fólico ha demostrado que no mejora los síntomas del síndrome X frágil.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Se deben evitar los suplementos de ácido fólico si se es hipersensible o alérgico a cualquiera de los ingredientes del producto.

Efectos secundarios y advertencias

El folato parece ser bien tolerado en las dosis recomendadas. Se han informado casos de estomatitis, alopecia, mielosupresión y agotamiento de cinc.

Una inyección intravenosa de ácido fólico, vitamina B6 y vitamina B12 seguida de una administración oral de ácido fólico más vitamina B6 y vitamina B12, tomada a diario después de un stenting coronario, podría realmente aumentar los índices de restenosis. Dado el potencial de perjuicio, no se recomienda esta combinación de vitaminas a pacientes que reciben cánulas coronarias.

Se han informado casos de eritema, urticaria, enrojecimiento de la piel, brote y picor.

Se han informado casos de náuseas, hinchazón, flatulencia, calambres, sabor amargo y diarrea.

El color de la orina puede volverse más intenso.

El ácido fólico puede ocultar los síntomas de anemias perniciosa, aplástica, o normocítica provocadas por la deficiencia de vitamina B12 y conducir a lesiones neurológicas.

Se han informado casos de irritabilidad, excitabilidad, malestar general, alteración en los patrones de sueño, sueños vívidos, hiperactividad, confusión, discernimiento afectado, mayor frecuencia de convulsiones y comportamiento sicótico. Las dosis muy altas pueden causar efectos secundarios de cuidado en el sistema nervioso central. Los suplementos de ácido fólico podrían aumentar las convulsiones en personas con trastornos convulsivos, particularmente con dosis bastante altas.

Se han informado casos de anafilaxis y broncoespasmo.

Embarazo y lactancia

Embarazo: Se recomienda que todas las mujeres en capacidad de quedar en embarazo consuman folato con el fin de aminorar el riesgo de que el feto desarrolle un defecto del tubo neural. La suplementación de ácido fólico en las dosis recomendadas se considera embarazo categoría A según la FDA y cuando se toma en dosis más altas que las recomendadas está clasificada como embarazo categoría C según la FDA.

Lactancia: El ácido fólico está presente en la leche materna y su consumo es probablemente seguro durante la lactancia bajo la supervisión de un proveedor médico calificado.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El uso excesivo de alcohol aumenta el requisito de ácido fólico.

El ácido aminosalicílico puede reducir la absorción de folato en la dieta, empeorando así la deficiencia de folato que se observa a menudo con la tuberculosis activa, o evitando que se reverse durante el tratamiento. La anemia megaloblástica es poco frecuente y por lo general se da cuando existen otros factores que contribuyen, como la concurrencia con malabsorción de vitamina B12. Se puede recomendar a los pacientes que reciben tratamiento para tuberculosis que tomen suplementos de ácido fólico si la ingestión de éste en la dieta es baja.

El uso crónico de grandes dosis de antiácidos puede reducir la absorción de ácido fólico, pero es probable que esto sólo tenga importancia si la ingestión de folato en la dieta es muy baja. Se recomienda mantener los niveles recomendados de ingestión diaria de ácido fólico en la dieta.

La terapia de antibióticos puede entorpecer la flora gastrointestinal normal, lo que interfiere con la absorción de ácido fólico. No se consideran necesarios los suplementos de ácido fólico.

La aspirina puede reducir los niveles de folato sérico, particularmente con grandes dosis crónicas. Se sugiere que el folato tan sólo se redistribuye en el cuerpo y que no se trata de una deficiencia de folato como tal; por tanto no se considera que la suplementación sea necesaria.

Los contraceptivos orales (pastillas anticonceptivas) pueden afectar el metabolismo del folato mediante el agotamiento del mismo, aunque es poco probable que los efectos provoquen anemia o cambios megaloblásticos.

La carbamazepina (Tegretol®) puede reducir los niveles de folato sérico, aunque no se ha informado de casos de anemia megaloblástica. Las mujeres embarazadas que tomen carbamazepina pueden estar particularmente en riesgo de menores niveles de folato.

El cloranfenicol puede convertirse en antagonista de algunos efectos del ácido fólico en la sangre (sistema hematopoyético).

La colestiramina reduce la absorción de ácido fólico. Puede reducir los niveles de folato séricos y en los glóbulos rojos en niños que toman grandes dosis por varios meses. Se recomienda mantener la ingestión de folato en la dieta.

El colestipol (Colestid®) puede interferir con la absorción de ácido fólico, y resultar en niveles reducidos de folato sérico. Se recomienda mantener la ingestión de folato en la dieta.

La cicloserina puede reducir los niveles de folato sérico; se conoce de la ocurrencia de pocos casos de anemia megaloblástica. Se recomienda mantener la ingestión de folato en la dieta.

La poca información existente indica que los diuréticos ("píldoras de agua") pueden incrementar la excreción de ácido fólico. Se encontraron niveles reducidos de folato en los glóbulos rojos en un grupo de personas que tomó diuréticos durante seis meses, lo que podría contribuir a mayores niveles de homocisteína, un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular. La necesidad de suplementación de ácido fólico durante una terapia de diuréticos exige mayor investigación antes de hacer una recomendación firme. Actualmente, se recomienda mantener la ingestión de folato en la dieta.

Pueden ocurrir niveles reducidos de folato sérico y en los glóbulos rojos en algunas mujeres que tomen estrógenos combinados (Premarin®), aunque no es probable en mujeres con una ingestión adecuada de folato en la dieta. Se recomiendan suplementos únicamente para aquellas mujeres con una ingestión inadecuada en la dieta u otras afecciones que contribuyan a la deficiencia de folato, y para aquellas que hayan tenido un diagnóstico, o estén en mayor riesgo de displasia cervical (debido a antecedentes familiares, por ejemplo).

La absorción óptima de ácido fólico en el intestino es con pH 5.5 a 6. Un pH mayor asociado con el uso de bloqueadores H2 (como la cimetidina (Tagamet®), famotidina (Pepcid®), nizatidina (Axid®) y ranitidina (Zantac®)), puede por lo tanto reducir la absorción de ácido fólico, pero esto es probable únicamente si la ingestión de folato en la dieta es muy baja. Otra clase de drogas bajo prescripción que puede afectar la absorción de ácido fólico es la de los inhibidores de la bomba de protones, los cuales se usan para enfermedades de reflujo y úlceras. Entre ellos están: esomeprazol (Nexium®), lansoprazol (Prevacid®), omeprazol (Prilosec®), pantoprazol (Protonix®) y rabeprazol (Aciphex®). Se recomienda mantener la ingestión de folato en la dieta.

Ocurre una reducción en los niveles de vitamina B12 y, en menor grado, de folato, en algunas personas con diabetes, lo que puede contribuir a la hiperhomocisteinemia, que se suma a su riesgo ya incrementado de enfermedad cardiovascular. Los niveles reducidos de folato que se observan en los diabéticos se han vinculado al uso de la metformina en algunos casos, posiblemente como resultado de la menor absorción de ácido fólico. Es poco probable que se presente deficiencia sintomática de folato con la metformina, sin embargo las personas con diabetes podrían necesitar suplementos de ácido fólico para reducir la hiperhomocisteinemia. El tratamiento de la diabetes debe estar a cargo de un proveedor calificado de la salud.

El metotrexato es antagonista del folato, lo cual evita la conversión de ácido fólico a su forma activa, y reduce los niveles de folato en el plasma y en los glóbulos rojos. Los suplementos de ácido fólico reducen los efectos secundarios, sin socavar la eficacia del metotrexato para tratar la artritis reumatoide o soriasis. Los pacientes con tratamiento de metotrexato para el cáncer deben evitar los suplementos de ácido fólico, a menos que lo recomiende el oncólogo. El ácido fólico podría interferir con los efectos contra el cáncer del metotrexato.

Se han observado niveles reducidos de folato sérico en las personas con esclerosis múltiple después de un tratamiento con succinato sódico de metilprednisolona (Solu-Medrol®). Se desconoce la importancia clínica que esto tenga.

El hábito crónico del tabaquismo se relaciona con un nivel de folato reducido.

Se ha notado que las enzimas que dependen del folato han sido inhibidas en experimentos de laboratorio por parte de algunas de estos tipos de drogas (ibuprofeno (Advil®, Motrin®, Nuprin®), naproxeno (Anaprox®, Aleve®), indometacina (Indocin®) y sulindac (Clinoril®). Se desconoce la importancia clínica que esto tenga.

Pueden observarse niveles reducidos de folato en algunas personas que toman extractos pancreáticos (como Pancrease®, Cotazym®, Viokase®, Creon®, Ultrase®) posiblemente debido a una mejor absorción. Se deben revisar los niveles de folato en los pacientes que tomen enzimas pancreáticas por periodos prolongados.

La pentamidina es un medicamento bajo prescripción que se usa para tratar la neumonía Pneumocystis carinii (PCP). Pueden encontrarse con poca frecuencia niveles reducidos de folato sérico y cambios megaloblásticos en la médula espinal con una terapia prolongada intravenosa de pentamidina (Pentacarinat®, Pentam 300®). Es poco común que los pacientes requieran de suplementos de ácido fólico.

El fenobarbital (Luminal®) y la primidona (Mysoline®) pueden reducir los niveles de folato sérico, con ocasiones provocando anemia megaloblástica (por lo general en personas con una ingestión baja de folato en la dieta), y posiblemente contribuyendo a efectos secundarios neurológicos, cambios mentales y atrofia cerebral. Las mujeres embarazadas que toman fenobarbital o primidona pueden estar particularmente en riesgo de tener bajos niveles de folato. El ácido fólico puede tener una actividad convulsiva directa en algunas personas, lo que reversa los efectos del fenobarbital o primidona y empeora el control de las convulsiones. El ácido fólico puede aumentar el metabolismo del fenobarbital. Se debe vigilar de cerca la actividad convulsiva.

La pirimetamina (Daraprim®) es un antagonista del folato que evita la conversión de ácido fólico a su forma activa. Los pacientes que toman pirimetamina deben evitar los suplementos de ácido fólico ya que éstos pueden antagonizar los efectos terapéuticos contra la toxoplasmosis y la neumonía Pneumocystis carinii. Los pacientes que toman dosis más bajas de pirimetamina por periodos prolongados deben mantener la ingestión de folato recomendada en la dieta y vigilar la deficiencia de folato. El ácido fólico no antagoniza los efectos de la pirimetamina en el tratamiento de malaria. El ácido folínico puede usarse como una alternativa al ácido fólico cuando se indique. La pirimetamina también reduce los niveles séricos de folato.

Un estudio encontró que la administración de ácido fólico a mujeres embarazadas podría no interferir con el efecto protector del combinado sulfadoxina/pirimetamina cuando se usa como tratamiento preventivo intermitente contra la malaria.

La sulfasalazina inhibe la absorción y el metabolismo del ácido fólico. Se recomienda a los pacientes que reciben terapia crónica de sulfasalazina que incrementen su ingestión de folato en la dieta, y que tomen un suplemento si tienen otra afección que también pudiera contribuir a la deficiencia.

El triamterene (Dyrenium®) es un antagonista del folato que evita la conversión del ácido fólico a su forma activa y que también reduce la absorción de folato. Se han visto reducciones en los niveles de folato sérico y en los glóbulos rojos, así como casos ocasionales de anemia megaloblástica, por lo general en personas con otras afecciones que contribuyan a la deficiencia de folato. Se debe recomendar a los pacientes con terapia crónica de triamterene que mantengan la ingestión de folato recomendada en la dieta, o que tomen un suplemento si lo recomienda el médico.

Existe una creencia general de que los suplementos de ácido fólico/ ácido folínico no interfieren con los efectos terapéuticos del trimetoprim. Sin embargo, esta opinión se ha puesto en duda, y pocas veces ha habido fallas con la terapia de trimetoprim al administrarse ácido folínico de forma concurrente.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

Pueden darse niveles reducidos de folato sérico y en los glóbulos rojos en mujeres que toman estrógenos combinados (Premarin®) o pastillas anticonceptivas, pero esto es poco probable en mujeres con una ingestión adecuada de folato en la dieta. En teoría, esta interacción puede ocurrir también con hierbas estrogénicas y suplementos.

Tomar ácido fólico junto con vitamina B12 puede aumentar el riesgo de deficiencia de vitamina B12. Se recomienda precaución al tomar ambas vitaminas simultáneamente.

Es poco probable que la dosis de ácido fólico en suplemento tenga un efecto adverso en el equilibrio de cinc en las personas con una ingestión adecuada de cinc en la dieta. Los datos sobre los efectos del ácido fólico en suplemento para la absorción de cinc en la dieta se contradicen.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Asignación diaria recomendada en EE.UU. (RDA) para adultos (vía oral): 400 microgramos diarios para hombres y mujeres de 14 años y mayores; 500 microgramos diarios para mujeres adultas lactantes; 600 microgramos diarios para mujeres adultas embarazadas, en la forma de equivalentes de folato en la dieta.

Nivel máximo de consumo tolerable por día (UL): El nivel máximo tolerable es el nivel diario límite de consumo que probablemente no representa un riesgo de efecto adverso. El nivel máximo de consumo tolerable es 800 microgramos diarios para hombres o mujeres de 14-18 años (incluidas las mujeres embarazadas y lactantes); y 1,000 microgramos diarios para hombres y mujeres de 19 años y mayores (incluidas las mujeres embarazadas y lactantes).

Tratamiento adjunto con antidepresivos convencionales: Se han usado dosis de 200 a 500 microgramos diarios para mejorar la respuesta al tratamiento con antidepresivos. Las pocas investigaciones clínicas existentes indican que el ácido fólico no es eficaz como reemplazo de la terapia con antidepresivos convencionales.

Deficiencia de folato a causa de medicamentos anticonvulsivos: Se han usado 15 miligramos (15,000 microgramos) diarios bajo la supervisión de un proveedor médico calificado.

Cáncer cervical: Se han usado entre 0.8 y 10 miligramos (800 a 10,000 microgramos) diarios, aunque se necesita más información antes de hacer una recomendación sólida.

Cáncer de colon: Se han usado dosis de 400 microgramos diarios para reducir el riesgo de ocurrencia de cáncer de colon. No se ha demostrado la eficacia de la suplementación.

Toxicidad por drogas: Para reducir los síntomas de toxicidad (náuseas y vómito) relacionados con la terapia de metotrexato para artritis reumatoide o soriasis, podría ser suficiente 1 miligramo diario (1,000 microgramos diarios) y hasta un máximo de 5 miligramos diarios (5,000 microgramos diarios).

Enfermedad renal de etapa terminal: Generalmente se han usado dosis entre 0.8 y 15 miligramos (800 a 15,000 microgramos) de ácido fólico diarios a pesar de que el grado de reducción de homocisteína es muy variable (entre 12-50%), y que no siempre se pueden alcanzar niveles normales de homocisteína (<12 micromoles porlitro). El ácido fólico en dosis de 2.5 a 5 miligramos (2,500 a 5,000 microgramos) tres veces a la semana también reduce los niveles de homocisteína en pacientes con enfermedad renal de etapa terminal que reciben tratamiento de diálisis. Las dosis superiores a 15 miligramos (15,000 microgramos) diarios no ofrecen beneficios adicionales. Las dosis de 30 a 60 miligramos (30,000 a 60,000 microgramos) parecen causar una repercusión en los niveles de homocisteína al suspender el tratamiento.

Deficiencia de folato: La dosis común es 250-1,000 microgramos diarios. Para deficiencia aguda de folato, como son los casos de anemia megaloblástica y trastornos de malabsorción, se usan a menudo 1-5 miligramos (1,000-5,000 microgramos) diarios, hasta que un profesional de la salud documente que las pruebas de sangre ya están corregidas.

Hiperhomocisteinemia: Se han usados dosis de 0.5 a 5 miligramos diarios (500 a 15,000 microgramos), no obstante la dosis de 0.8 a 1 miligramos diarios (800 a 1000 microgramos) parece brindar la reducción máxima de los niveles de homocisteína. Las dosis superiores a 1 miligramo diarios (1,000 microgramos) no parecen producir ningún beneficio adicional excepto en algunas personas con ciertas mutaciones genéticas que producen niveles de homocisteína de 20 micromoles por litro o más. Sin embargo, los datos iniciales indican que la fortificación de cereales y harina exigida por el gobierno de EE.UU. con 140 microgramos de ácido fólico por 100 gramos está reduciendo el nivel promedio de homocisteína en la población en general en una proporción cercana a 7%. El consumo de al menos 300 microgramos diarios de folato en la dieta parece estar relacionado con 20% menos de riesgo de apoplejía y 13% menos de riesgo de enfermedad cardiovascular al compararse con el consumo de menos de 136 microgramos de folato por día. Se han usado dosis de 10 miligramos (10,000 microgramos) diarios de ácido fólico para mejorar el estado de coagulación, estrés oxidativo y disfunción endotelial.

Anemia megaloblástica: En casos de anemia megaloblástica que resulta de la deficiencia de folato o trastorno de malabsorción como el esprue, se pueden usar dosis orales de 1 a 5 miligramos (1,000 a 5,000 microgramos) diarios hasta que un proveedor médico calificado documente la recuperación hematológica.

Defectos del tubo neural (prevención): Las mujeres en capacidad de quedar en embarazo deben tomar dosis de 400 microgramos diarios de ácido fólico ya sea que se obtengan de suplementos o de alimentos fortificados, y continuar la terapia durante el primer mes de embarazo. Aquellas que tengan antecedentes de embarazos anteriores complicados por defectos del tubo neural, por lo general deben tomar 4 miligramos(4,000 microgramos) diarios desde un mes antes y durante tres meses después de la concepción, con la orientación de un profesional calificado de la salud.

Cáncer de páncreas: El consumo superior a 280 microgramos diarios de folato en la dieta está relacionado con un menor riesgo de cáncer pancreático exocrino. Se necesitan investigaciones adicionales para confirmar estos resultados.

Hiperplasia gingival inducida por la fenitoína: La aplicación de ácido fólico de forma tópica parece inhibir la hiperplasia gingival resultante de la terapia con fenitoína. No obstante, la ingestión de ácido fólico por vía oral no parece ser de beneficio para esta indicación.

Gingivitis relacionada con el embarazo: La aplicación del ácido fólico de forma tópica puede mejorar la gingivitis durante el embarazo.

Prevención de incrementos en los niveles de homocisteína después de recibir anestesia con óxido nitroso: Se han usado dosis de 2.5 miligramos (2,500 microgramos) de folato en combinación con 25 miligramos(25,000 microgramos) de piridoxina y 500 microgramos de vitamina B12 a diario durante una semana antes de una cirugía, bajo la supervisión de un proveedor médico calificado.

Vitiligo: Se han tomado dosis de 5 miligramos (5,000 microgramos) dos veces al día para mejorar los síntomas del vitiligo.

Niños (menores de 18 años)

Asignación diaria recomendada en EE.UU. (RDA) o ingestión adecuada (AI) para niños (oral): Para infantes de 0-6 meses la ingestión adecuada es 65 microgramos diarios; para infantes de 7-12 meses la ingestión adecuada es 80 microgramos diarios; para niños de 1-3 años la RDA es 150 microgramos diarios; para niños de 4-8 años la RDA es 200 microgramos diarios; para niños de 9-13 años la RDA es 300 microgramos diarios, suministrados en la forma de folato en la dieta.

Nivel máximo de consumo tolerable por día (UL): El nivel máximo tolerable es el nivel diario límite de consumo que probablemente no represente un riego de efecto adverso. Para niños de 1-3 años el nivel máximo de consumo tolerable es 300 microgramos; para niños de 4-8 años es de 400 microgramos; para niños de 9-13 años es de 600 microgramos; para adolescentes de 14-18 años es de 800 microgramos.

Precaución: La inyección de ácido fólico contiene alcohol benzol (1.5%) como preservante y se debe tener cuidado al administrarse a neonatos. Las inyecciones de ácido fólico las debe administrar un proveedor médico calificado.

Referencias:

  • Aisen PS, Schneider LS, Sano M, et al. High-dose B vitamin supplementation and cognitive decline in Alzheimer disease: a randomized controlled trial. JAMA 2008 Oct 15;300(15):1774-83.
  • Albert CM, Cook NR, Gaziano JM, et al. Effect of folic acid and B vitamins on risk of cardiovascular events and total mortality among women at high risk for cardiovascular disease: a randomized trial. JAMA 2008 May 7;299(17):2027-36.
  • Antoniades C, Antonopoulos AS, Tousoulis D, et al. Homocysteine and coronary atherosclerosis: from folate fortification to the recent clinical trials. Eur Heart J 2009 Jan;30(1):6-15.
  • Figueiredo JC, Levine AJ, Grau MV, et al. Colorectal adenomas in a randomized folate trial: the role of baseline dietary and circulating folate levels. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev. 2008 Oct;17(10):2625-31.
  • Ford AH, Flicker L, Thomas J, et al. Vitamins B12, B6, and folic acid for onset of depressive symptoms in older men: results from a 2-year placebo-controlled randomized trial. J Clin Psychiatry 2008 Aug;69(8):1203-9.
  • Gibson A, Woodside JV, Young IS, et al. Alcohol increases homocysteine and reduces B vitamin concentration in healthy male volunteers--a randomized, crossover intervention study. QJM 2008 Nov;101(11):881-7.
  • Held C, Sumner G, Sheridan P, et al. Correlations between plasma homocysteine and folate concentrations and carotid atherosclerosis in high-risk individuals: baseline data from the Homocysteine and Atherosclerosis Reduction Trial (HART). Vasc Med 2008 Nov;13(4):245-53.
  • Malouf R, Grimley Evans J. Folic acid with or without vitamin B12 for the prevention and treatment of healthy elderly and demented people. Cochrane Database Syst Rev 2008 Oct 8;(4):CD004514.
  • Mao G, Hong X, Xing H, et al. Efficacy of folic acid and enalapril combined therapy on reduction of blood pressure and plasma glucose: a multicenter, randomized, double-blind, parallel-controlled, clinical trial. Nutrition 2008 Nov-Dec;24(11-12):1088-96.
  • McMahon JA, Green TJ, Skeaff CM, et al. A controlled trial of homocysteine lowering and cognitive performance. N Engl J Med 2006 Jun 29;354(26):2764-72.
  • Molloy AM, Kirke PN, Brody LC, et al. Effects of folate and vitamin B12 deficiencies during pregnancy on fetal, infant, and child development. Food Nutr Bull 2008 Jun;29(2 Suppl):S101-11; discussion S112-5.
  • Mosley BS, Cleves MA, Siega-Riz AM, et al. Neural tube defects and maternal folate intake among pregnancies conceived after folic acid fortification in the United States. Am J Epidemiol 2009 Jan 1;169(1):9-17.
  • Ortiz Z, Shea B, Suarez-Almazor ME, et al. The efficacy of folic acid and folinic acid in reducing methotrexate gastrointestinal toxicity in rheumatoid arthritis. A metaanalysis of randomized controlled trials. J Rheumatol 1998;25(1):36-43.
  • Potter K, Hankey GJ, Green DJ, et al. The effect of long-term homocysteine-lowering on carotid intima-media thickness and flow-mediated vasodilation in stroke patients: a randomized controlled trial and meta-analysis. BMC Cardiovasc Disord 2008 Sep 20;8:24.
  • Zesiewicz TA, Wecker L, Sullivan KL, et al. The controversy concerning plasma homocysteine in Parkinson disease patients treated with levodopa alone or with entacapone: effects of vitamin status. Clin Neuropharmacol 2006 May-Jun;29(3):106-11.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?