SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Eufrasia (Euphrasia officinalis)

Eufrasia (Euphrasia officinalis)

Resumen:

Euphrasia es el nombre de género de la eufrasia, derivado de la palabra griega "euphrosyne", una de las tres Gracias que se distinguía por la alegría y el regocijo. La eufrasia data desde los tiempos de Teofrastos (filósofo y biólogo griego, alumno de Platón y Aristóteles) y Dioscórides (filósofo griego que vivió alrededor del año 64 D.C., quien fue el autor de un inventario farmacológico de plantas), quienes prescribían infusiones de esta planta para aplicarla de manera tópica en el tratamiento de las infecciones oculares. Durante la edad media, los practicantes de la medicina prescribían la eufrasia de manera extensa como un medicamento ocular que curaba "todos los demonios de los ojos".

En Europa, la hierba de la eufrasia (Euphrasia officinalis) se ha utilizado por siglos como enjuague, compresa o baño contra las infecciones oculares y otras irritaciones de los ojos (un uso que se refleja en muchos de los nombres folclóricos que se dan a esta hierba). La eufrasia administrada por vía oral se ha utilizado para tratar la inflamación de las membranas mucosas nasales y la sinusitis.

La eufrasia tienen alto contenido de glucósidos iridoides tales como la aucubina. Varias pruebas clínicas reportan que este ingrediente posee propiedades hepatoprotectoras (protección del hígado) y actividad antimicrobiana. También existe evidencia clínica limitada que evalúa la efectividad de la eufrasia en el tratamiento de la conjuntivitis, pero no se ha evaluado su uso para otras indicaciones.

Existe poca información sobre la seguridad y toxicidad de la eufrasia. Una de las preocupaciones en relación al uso oftálmico (para los ojos) de la eufrasia es el riesgo potencial de contaminación. La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE.UU. no ha emitido una evaluación de la eufrasia y por lo tanto, no la incluye dentro de la clasificación de generalmente reconocida como segura (GRAS).

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Alergias, antibacteriano, antihelmíntico (expulsor de lombrices), antiviral, estimulante del apetito, asma, astringente, blefaritis (inflamación del párpado), bronquitis (crónica), cáncer, cataratas, catarro (inflamación de las membranas mucosas) de los ojos, resfriado común, congestión, tos, ayuda digestiva, dolor de oído, epilepsia, expectorante, agente saborizante, estimulante de la secreción del ácido gástrico, fiebre de heno, dolor de cabeza, ronquera, ictericia, enfermedad del hígado, sarampión, pérdida de memoria, problemas del oído medio, compresión ocular (ojos), fatiga ocular (ojos), inflamación ocular (aguda, sub-aguda, de los vasos sanguíneos del ojo, párpados), enjuague ocular, oftalmia (infección ocular), infecciones respiratorias, rinitis (inflamación de la mucosa nasal), sinusitis, afecciones cutáneas, estornudos (crónicos), irritación de la garganta, orzuelos, molestias visuales.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Anti-inflamatorio (C)

    Varios de los glucósidos iridoides aislados a partir de la eufrasia, especialmente la aucubina, poseen propiedades anti-inflamatorias comparables a las de la indometacina (una droga anti-inflamatoria no esteroide). Aunque la evidencia preliminar es promisoria, actualmente no existe suficiente información para hacer recomendaciones a favor o en contra de la eufrasia como agente anti-inflamatorio.

  • Conjuntivitis (C)

    La eufrasia se ha utilizado en la forma de soluciones oftálmicas durante siglos, para el tratamiento de múltiples afecciones oculares. Actualmente, la evidencia científica es insuficiente para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la eufrasia contra la conjuntivitis.

  • Hepatoprotección (C)

    La aucubina, un ingrediente de la eufrasia puede ayudar a la protección del hígado. Sin embargo, la evidencia actual es insuficiente para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la eufrasia como agente hepatoprotector.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse su uso en personas con alergias conocidas o hipersensibilidad a la eufrasia. La hipersensibilidad a los miembros de la familia de las escrofulariáceas puede ocasionar reacciones de sensibilidad cruzada.

Efectos secundarios y advertencias

La investigación sistemática de la seguridad y tolerabilidad clínicas de la eufrasia es limitada. Se indica que tanto los niños como los adultos han tolerado bien el uso oftalmológico de la eufrasia para la conjuntivitis, en el corto plazo. Sin embargo, existe riesgo potencial de contaminación de preparados oftálmicos de eufrasia. La tintura de eufrasia se ha relacionado con casos de prurito (picor severo), enrojecimiento e hinchazón de los ojos, cambios en la visión y fotofobia (intolerancia o miedo a la luz). Otros efectos adversos reportados fueron dolor dental, confusión, dolor de cabeza, estornudos, bostezos, insomnio, incremento en la presión ocular, ojos lagrimosos, tos, disnea (dificultad para respirar), congestión nasal, irritación de la garganta, náuseas, estreñimiento, expectoración, poliuria (orina excesiva) y diaforesis (sudoración excesiva).

La eufrasia es generalmente segura cuando se usa en la cantidades que comúnmente se encuentran en los alimentos o cuando se usa como agente saborizante.

La eufrasia es probablemente riesgosa cuando se hacen "preparados caseros" para el tratamiento de enfermedades oftálmicas, debido a la posibilidad de contaminación microbiana. También cuando se le usa en dosis mayores o por períodos de tiempo mayores a los estudiados, cuando se usa durante el embarazo o la lactancia o en pacientes pediátricos.

Aunque no se ha estudiado de manera adecuada en humanos, la eufrasia puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución en pacientes diabéticos o con hipoglucemia y en aquellos que toman drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Puede ser necesario que un profesional de la salud o farmaceuta vigile los niveles de glucosa séricos y haga ajustes a los medicamentos.

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso de la eufrasia en mujeres embarazadas o lactantes debido a la insuficiente evidencia científica.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

La eufrasia puede interferir con la manera como el cuerpo procesa ciertas drogas usando el sistema enzimático del hígado "citocromo P450". Como resultado de ello, estas drogas pueden alterarse en la sangre y causar efectos acumulativos o reacciones adversas potencialmente graves. Los pacientes que tomen cualquier clase de medicamento deben verificar el inserto en el empaque y consultar con un profesional de la salud o farmaceuta acerca de las posibles interacciones.

La eufrasia puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se usan medicamentos que también pueden disminuir esos niveles. Los pacientes que toman insulina o drogas para la diabetes por vía oral deben ser vigilados estrictamente por parte de un proveedor de la salud o farmaceuta. Puede ser necesario hacer ajustes a los medicamentos.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

La eufrasia puede interferir con la manera como el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos utilizando el sistema enzimático del hígado "citocromo P450". Como resultado de ello, los niveles de otras hierbas o suplementos también pueden elevarse demasiado en la sangre. También puede alterar los efectos que otras hierbas o suplementos puedan tener en el sistema P450.

En teoría, la eufrasia puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución cuando se usan hierbas o suplementos que también puedan alterar esos niveles. Puede ser necesario vigilar los niveles de glucosa en la sangre y hacer ajustes a las dosis de los medicamentos.

Dosificación:

Adultos (mayores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso de la eufrasia. Tradicionalmente, se utilizan 2-4 gramos de la hierba seca, tres veces al día, para el tratamiento de múltiples afecciones. Para el tratamiento de la conjuntivitis, se han estudiado dosis de una gota de eufrasia 1-5 veces al día, durante 3-17 días.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso de la eufrasia en niños. Sin embargo, existen reportes de uso en niños que toleraron una dosis de 4-5 píldoras homeopáticas de 30 C de eufrasia al día, durante tres días, para la prevención de la conjuntivitis viral.

Referencias:

  • Bartholomaeus A, Ahokas J. Inhibtion of P-450 by aucubin: is the biological activity of aucubin due to its glutaraldehyde-like aglycone? Toxicol Lett 1995;80(1-3):75-83.
  • Bermejo BP, Diaz Lanza AM, Silvan Sen AM, et al. Effects of some iridoids from plant origin on arachidonic acid metabolism in cellular systems. Planta Med 2000;66(4):324-328.
  • Chang I, Yamaura Y. Aucubin: a new antidote for poisonous amanita mushrooms. Phytother Res 1993;7:53-56.
  • Chang I. Antiviral activity of Aucubin against Hepatitis B virus replication. Phytother Res 1997;11(3):189-192.
  • Chang IM. Liver-protective activities of aucubin derived from traditional oriental medicine. Res Commun Mol Pathol Pharmacol 1998;102(2):189-204.
  • Ersoz T, Berkman MZ, Tasdemir D, et al. An iridoid glucoside from Euphrasia pectinata. J Nat Prod 2000;63(10):1449-1450.
  • Hattori M, Kawata Y, Inoue K, et al. Transformation of aucubin to new pyridine monoterpene alkaloids, aucubinines A and B, by human intestinal bacteria. Phytother Res 1990;4(2):66-70.
  • Lee DH, Cho IG, Park MS, et al. Studies on the possible mechanisms of protective activity against alpha- amanitin poisoning by aucubin. Arch Pharm Res 2001;24(1):55-63.
  • Mokkapatti R. An experimental double-blind study to evaluate the use of Euphrasia in preventing conjunctivitis. Brit Homoeopath J 1992;1(81):22-24.
  • Porchezhian E, Ansari SH, Shreedharan NK. Antihyperglycemic activity of Euphrasia officinale leaves. Fitoterapia 2000;71(5):522-526.
  • Recio MC, Giner RM, Manez S, et al. Structural considerations on the iridoids as anti-inflammatory agents. Planta Med 1994;60(3):232-234.
  • Salama O, Sticher O. Iridoid glucosides from Euphrasia rostkoviana. Part 4. Glycosides from Euphrasia species. Planta Med 1983;47:90-94.
  • Stoss M, Michels C, Peter E, et al. Prospective cohort trial of Euphrasia single-dose eye drops in conjunctivitis. J Altern Complement Med 2000;6(6):499-508.
  • Suh NJ, Shim CK, Lee MH, et al. Pharmacokinetic study of an iridoid glucoside: aucubin. Pharm Res 1991;8(8):1059-1063.
  • Ulubelen A, Topcu G, Eris C, et al. Terpenoids from Salvia sclarea. Phytochemistry 1994;36(4):971-974.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?