Editar mi perfil

Espirulina

Resumen:

El término espirulina se refiere a un gran número de cianobacterias o algas verdeazules. Tanto la Spirulina spp. como la no-Spirulina spp. están clasificadas como cianobacterias, e incluyen: Aphanizomenon spp., Microcystis spp., Nostoc spp., y Spirulina spp. La mayoría de los productos comerciales contienen Aphanizomenon flos-aquae, Spirulina maxima, y/o Spirulina platensis. Estas algas se encuentran en las aguas tibias y alcalinas alrededor del mundo, especialmente las de México y África Central. La Spirulina spp. se cultiva con mayor frecuencia en condiciones controladas y está menos sujeta a contaminación que las especies no espirulínicas que son cultivadas naturalmente.

La espirulina es una fuente rica en nutrientes que contiene hasta un 70% de proteínas, vitaminas del complejo B, ficocianina, clorofila, betacaroteno, vitamina E y numerosos minerales. De hecho, la espirulina contiene más betacaroteno que las zanahorias. La espirulina se ha usado desde tiempos inmemoriales como fuente de nutrientes y se dice que posee una variedad de usos medicinales entre los que se incluyen antioxidante, antiviral, antineoplástico, coadyuvante en la pérdida de peso y agente reductor de lípidos. Los datos preliminares de estudios en animales demuestran que es segura y efectiva para el tratamiento de algunas afecciones, aunque se carece de evidencia en seres humanos. Con base en las investigaciones disponibles, no se puede hacer una recomendación a favor o en contra del uso de la espirulina para ninguna indicación.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Anafilaxis (reacción alérgica grave), anemia, antibacterial, antifungus, antiinflamatorio, antioxidante, antiviral, ansiedad, artritis, arterosclerosis (endurecimiento de las arterias), trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD), trastornos autoinmunológicos, salud intestinal, daño cerebral, prevención del cáncer, tratamiento del cáncer, cirrosis, colitis, citomegalovirus infeccioso, depresión, digestión, cardiotoxicidad por doxorubicín, propulsor energético, fatiga, hígado grasoso, fibromialgia, infección por H. pylori, pérdida de cabello, cardiopatía, virus del herpes simplex-1 (HSV-1), hipertensión, VIH, estimulador del sistema inmunológico, enfermedad infecciosa, influenza, deficiencia de hierro, lesiones isquémicas (lesión por repercusión isquémica), enfermedad del riñón, daño de órgano inducido por plomo, leucemia, protección del hígado, sarampión, mejora de la memoria, estimulante del ánimo, paperas, daño nervioso, trastornos ginecológicos y obstétricos, enfermedad de Parkinson, neumonía, síndrome premenstrual, daño inducido por radiación, enfermedad por radiación, daño inducido por radiación, trastornos cutáneos, exceso de acidez estomacal, estrés, úlceras, deficiencia de vitaminas y nutrientes, verrugas, cicatrización de heridas, candidiasis.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Rinitis alérgica (alergias nasales) (C)

    Las propiedades antiinflamatorias de la espirulina pueden mejorar ciertos aspectos de las alergias nasales. Sin embargo, se necesitan más estudios de mejor calidad para confirmar estos hallazgos.

  • Envenenamiento por arsénico (C)

    El extracto de espirulina más el cinc puede ser útil para el tratamiento del envenenamiento por arsénico. Se necesita investigación adicional para confirmar estos hallazgos.

  • Diabetes (C)

    Los reportes preliminares de un estudio en individuos con diabetes mellitus tipo 2 muestran que la espirulina puede reducir los niveles de azúcar en la sangre en ayunas, después de dos meses de tratamiento. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Trastorno de los ojos (blefarospasmo) (C)

    La súper alga verdeazul puede disminuir los espasmos de los párpados, pero se requiere investigación adicional de mejor calidad para hacer una recomendación.

  • Colesterol alto (C)

    Se ha encontrado en estudios en animales que la espirulina redujo los niveles de colesterol y triglicéridos. Los reportes preliminares de estudios de poca calidad realizados en humanos sugieren un efecto similar. Se necesita de mayor investigación antes de llegar a una conclusión firme.

  • Desnutrición (C)

    Se ha estudiado la espirulina como un suplemento alimenticio en la desnutrición infantil, pero los resultados han sido contradictorios. Se necesita más investigación en esta área.

  • Leucoplaquia oral (lesiones precancerosas en la boca) (C)

    Las investigaciones preliminares no han demostrado claramente los beneficios de la espirulina en el tratamiento de la leucoplaquia oral.

  • Pérdida de peso (C)

    La espirulina es una terapia popular para la pérdida de peso y algunas veces es comercializada como un supresor del apetito "enriquecido con vitaminas". Sin embargo, hay poca información científica disponible sobre el efecto de la espirulina en la pérdida de peso en seres humanos.

  • Síndrome de fatiga crónica (D)

    La evidencia actual es inadecuada para recomendar el uso de la espirulina para el síndrome de fatiga crónica.

  • Hepatitis viral crónica (D)

    Un estudio preliminar del tratamiento de la hepatitis viral crónica con espirulina muestra resultados negativos.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse el uso en individuos con alergias reconocidas a la espirulina, a las especies de algas verdeazules o a cualquiera de sus componentes.

Efectos secundarios y advertencias

Se han reportado pocos efectos secundarios con el uso de la espirulina. Los efectos adversos más frecuentemente reportados son dolor de cabeza, dolor muscular, enrojecimiento de la cara, sudoración y dificultad para concentrarse. Estos efectos se han observado en personas que toman 1 gramo de espirulina a diario, por vía oral. También se han reportado reacciones cutáneas.

Las algas verdeazules, especialmente aquellos tipos que son usualmente cultivados bajo condiciones no controladas (Anabaena spp., Aphanizomenon spp., y Microcystis spp.), pudieran estar contaminados con metales pesados. Se han reportado daño del hígado, diarrea y vómito.

El aminoácido fenilalanina del alga verdeazul pudiera causar una reacción adversa en personas con la afección genética fenilquetonuria (PKU), por lo que debe usarse con precaución.

Embarazo y lactancia

No hay información suficiente que permita recomendar el uso seguro de la espirulina durante el embarazo o la lactancia. Se ha reportado que ratones bajo dietas que contienen hasta 30% de espirulina, no muestran efectos dañinos ni en la madre, ni en las crías. Sin embargo, no hay estudios disponibles sobre su uso seguro durante el embarazo o la lactancia.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

La espirulina puede interactuar con ciertas drogas ingeridas para trastornos del sistema inmunológico, presión arterial alta (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina), inflamación, diabetes, colesterol alto, afecciones neurológicas y virus, así como adelgazantes de la sangre y antihistamínicos.

La espirulina también puede interactuar con drogas ingeridas para la pérdida de peso, cáncer, trastornos del corazón y osteoporosis. Hay una posible interacción cuando se toma espirulina con drogas que sean potencialmente tóxicas para los riñones.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

Se han reportado pequeños incrementos en los niveles de calcio, aunque no es claro si esto se debe a los efectos de la espirulina considerada individualmente. El uso en conjunto de la espirulina y suplementos de calcio podría fomentar un incremento en los niveles de calcio.

La espirulina puede incrementar los niveles de proteína, hierro,ácido graso gamalinolénico, carotenoides, vitamina B1, vitamina B2, vitamina B12 y vitamina E.

La espirulina puede interactuar con ciertos suplementos alimenticios ingeridos para los trastornos del sistema inmunológico, presión arterial alta, cáncer, pérdida de peso, trastornos del corazón, inflamación, diabetes, colesterol alto, afecciones neurológicas, coágulos de sangre y virus. Debe usarse con precaución con antihistamínicos o cualquier hierba o suplemento que sea potencialmente tóxico para los riñones.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Tradicionalmente, la espirulina se ha administrado por vía oral de dos a tres veces al día con las comidas, en dosis de 1 a 1.4 gramos para la diabetes mellitus (tipo 2), el colesterol alto o la leucoplaquia oral (lesiones precancerosas en la boca). Para pérdida de peso, se ha estudiado el tratamiento con tabletas de 200 miligramos de espirulina por vía oral tres veces al día, tomadas diariamente justo antes de comer. Se han usado dos gramos de espirulina para alergias nasales. Para el envenenamiento por arsénico, dosis de 250 miligramos de extracto de espirulina más 2 miligramos de cinc dos veces al día, pueden ser útiles.

Niños (menores de 18 años)

No hay suficiente información científica disponible para recomendar el uso seguro de la espirulina en niños.

Referencias:

 

  • Baicus C, Baicus A. Spirulina did not ameliorate idiopathic chronic fatigue in four N-of-1 randomized controlled trials. Phytother Res 2007 Jun;21(6):570-3.
  • Hernandez-Corona A, Nieves I, Meckes M, et al. Antiviral activity of Spirulina maxima against herpes simplex virus type 2. Antiviral Res 2002;56(3):279-285.
  • Iwasa M, Yamamoto M, Tanaka Y, et al. Spirulina-associated hepatotoxicity. Am J Gastroenterol 2002;97(12):3212-3213.
  • Jensen GS, Ginsberg DI, Drapeau C. Blue-green algae as an immuno-enhancer and biomodulator. J Amer Nutraceut Assoc 2001;3(4):24-30.
  • Mani UV, Desai S, Iyer U. Studies on the long-term effect of spirulina supplementation on serum lipid profile and glycated proteins in NIDDM patients. J Nutraceut 2000;2(3):25-32.
  • Mathew B, Sankaranarayanan R, Nair PP, et al. Evaluation of chemoprevention of oral cancer with Spirulina fusiformis. Nutr Cancer 1995;24(2):197-202.
  • Misbahuddin M, Islam AZ, Khandker S, et al. Efficacy of spirulina extract plus zinc in patients of chronic arsenic poisoning: a randomized placebo-controlled study. Clin Toxicol (Phila) 2006;44(2):135-41.
  • Romay C, Armesto J, Remirez D, et al. Antioxidant and anti-inflammatory properties of C-phycocyanin from blue- green algae. Inflamm Res 1998;47(1):36-41.
  • Samuels R, Mani UV, Iyer UM, et al. Hypocholesterolemic effect of spirulina in patients with hyperlipidemic nephrotic syndrome. J Med Food 2002;5(2):91-96.
  • Shih SR, Tsai KN, Li YS, et al. Inhibition of enterovirus 71-induced apoptosis by allophycocyanin isolated from a blue-green alga Spirulina platensis. J Med Virol 2003;70(1):119-125.
  • Watanabe F, Takenaka S, Kittaka-Katsura H, et al. Characterization and bioavailability of vitamin B12-compounds from edible algae. J Nutr Sci Vitaminol (Tokyo) 2002;48(5):325-331.
  • Yang HN, Lee EH, Kim HM. Spirulina platensis inhibits anaphylactic reaction. Life Sci 1997;61(13):1237-1244.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo