SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Creatina

Creatina

Resumen:

La creatina se descompone de forma natural en el cuerpo humano a partir de los aminoácidos sobre todo en el riñón y el hígado, y se transporta a la sangre para que los músculos la usen. Aproximadamente 95% de la creatina total del cuerpo se encuentra en el músculo esquelético.

La creatina se descubrió en los años de 1800 como un componente orgánico de la carne. En la década de los años de 1970, un grupo de científicos soviéticos reportó que los suplementos de la creatina por vía oral podían mejorar el rendimiento atlético durante actividades deportivas intensas y cortas, como son las carreras de velocidad. La creatina alcanzó popularidad en la década de los años noventa como una forma natural de aumentar el rendimiento atlético e incrementar la masa corporal magra. Se reportó que el contenido de la creatina total del músculo esquelético aumenta con la suplementación de la creatina por vía oral, aunque la respuesta es variable. Los factores que pueden incidir en esta variación son los siguientes: ingestión de carbohidratos, actividades físicas, nivel de entrenamiento y tipo de fibra muscular. El descubrimiento de que los carbohidratos mejoran la absorción de creatina muscular aumentó el mercado de bebidas deportivas que contienen varios ingredientes de creatina.

El uso de la creatina es particularmente popular entre los atletas adolescentes, quienes se cree consumen dosis que no son consistentes con las evidencias científicas y que exceden con frecuencia las dosis de carga y de mantenimiento recomendadas.

Los reportes que se han publicado indican que aproximadamente 25% de los jugadores profesionales de béisbol y hasta un máximo de 50% de los jugadores profesionales de fútbol americano consumen suplementos de creatina. Según una encuesta realizada entre atletas de secundaria, el uso de creatina es común entre jugadores de fútbol americano, luchadores, jugadores de hockey, gimnastas y jugadores de lacrós. En 1998, el mercado de la creatina en Estados Unidos se estimó en 200 millones de dólares. En 2000, la National Collegiate Athletic Association de Estados Unidos prohibió que las universidades distribuyeran creatina a sus jugadores.

La creatinina que se excreta en la orina se deriva de la creatina que se almacena en los músculos.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Deficiencia de arginina glicina amidinotransferasa (AGAT), enfermedad de Alzheimer, antiarrítmico, anticonvulsivo, antiinflamatorio, antioxidante, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno bipolar, daño cerebral, cáncer de seno, cáncer cervical, aceleración del reloj circadiano, cáncer de colon, diabetes, complicaciones diabéticas, atrofia del músculo en desuso, fibromialgia, desarrollo, herpes, enfermedad de Huntington, hiperhomocisteinemia (nivel anormalmente grande de homocisteína en la sangre), enfermedades mitocondriales, trastornos del estado de ánimo, neuroprotección, suplemento nutricional, trastornos oftalmológicos (atrofia girata), osteoartritis, enfermedad de Parkinson, artritis reumática, ataques (causados por falta de oxígeno en el cerebro), disfunción sexual, desgastamiento de regiones cerebrales.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Mayor masa muscular / fuerza (A)

    Varios estudios de alta calidad indican que el uso de la creatina aumenta la masa muscular. Sin embargo, algunas investigaciones de menor calidad han reportado resultados contradictorios. En general, la evidencia disponible indica que la creatina incrementa la masa corporal magra, la fuerza y el trabajo total. Las investigaciones futuras deben tomar en consideración el efecto de los diferentes niveles de acondicionamiento físico individuales de las personas bajo estudio.

  • Insuficiencia cardiaca congestiva (crónica) (B)

    Los pacientes con insuficiencia cardiaca crónica tienen niveles bajos de creatina en sus corazones. Varias investigaciones reportan que los suplementos de creatina pueden mejorar la fuerza muscular del corazón, el peso corporal y la resistencia en pacientes con insuficiencia cardiaca. Se requieren estudios que comparen la creatina con drogas que se usan en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca antes de hacer una recomendación. La insuficiencia cardiaca debe tratarla un profesional de la salud.

  • Adjunto en cirugía (enfermedad coronaria) (C)

    Investigaciones preliminares sugieren un beneficio potencial de los suplementos de creatina en pacientes sometidos a cirugía de arterias coronarias. Algunas evidencias indican que el músculo del corazón puede recuperarse mejor y más rápidamente después de una cirugía de corazón abierto si se usa creatina intravenosa durante la operación. Se necesitan estudios más extensos y de buen diseño antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Apnea (prematuros) (C)

    Investigaciones preliminares de creatina en animales y humanos han encontrado resultados contradictorios en pacientes con trastornos respiratorios en niños, lo cual se conoce como apnea en prematuros. Se requieren estudios de buen diseño para comprender mejor esta relación.

  • Densidad ósea (C)

    Investigaciones preliminares que examinaron el efecto de la creatina en el envejecimiento indican que ella puede aumentar la densidad ósea cuando se combina con entrenamiento de resistencia. Se necesitan más investigaciones en las que se compare la creatina sola con placebo.

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (C)

    No es claro si la creatina puede ayudar en el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Los resultados de las investigaciones son contradictorios. Se requieren más ensayos clínicos antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Depresión (C)

    Investigaciones preliminares sugieren un beneficio potencial de los suplementos de creatina para la depresión. La creatina podría provocar un cambio maníaco en pacientes con depresión bipolar. Se necesitan estudios mayores y de buen diseño.

  • Diálisis (C)

    Investigaciones preliminares sugieren que la creatina no disminuye los niveles de homocisteína en pacientes crónicos de hemodiálisis. Sin embargo, estos pacientes también utilizaban la vitamina B12 y el folato. Los calambres musculares también son complicaciones comunes de la hemodiálisis. La creatina puede ser de beneficio para este efecto secundario. Sin embargo, se necesitan estudios en los que la creatina sola se compare con placebo.

  • Mayor rendimiento atlético y resistencia (C)

    Se ha indicado que la creatina puede ayudar a mejorar el rendimiento atlético o la resistencia al aumentar el tiempo para alcanzar el grado de fatiga (posiblemente al acortar los períodos de recuperación muscular). Se ha estudiado en ciclistas, mujeres, atletas de resistencia de alta intensidad, remadores, corredores, velocistas (general), nadadores y en personas de edad avanzada. Sin embargo, los resultados de las investigaciones que evalúan esta afirmación son heterogéneos.

  • Deficiencia de guanidinoacetato metiltransferasa (C)

    Algunas personas nacen con trastornos genéticos, en los cuales existe una deficiencia de la enzima guanidinoacetato metiltransferasa (GAMT, en inglés). La ausencia de esta enzima provoca graves atrasos en el desarrollo y trastornos anormales de movimientos. La afección se diagnostica por la ausencia de creatina en el cerebro. Sin embargo, existe evidencia limitada del efecto de la suplementación de creatina en este trastorno. Se necesitan estudios de alta calidad.

  • Colesterol alto (C)

    Las investigaciones preliminares no encontraron beneficios de la creatina en el tratamiento del colesterol alto. Se necesitan estudios adicionales antes de llegar a una conclusión.

  • Enfermedad de Huntington (C)

    No hay suficiente información científica para hacer una recomendación firme acerca del uso de la creatina en la enfermedad de Huntington. Se necesitan estudios de alta calidad para aclarar esta relación.

  • Hiperornitinemia (altos niveles de ornitín en la sangre) (C)

    El ornitín normalmente se forma en el hígado. Algunas personas nacen con algún trastorno genético que impide descomponer el ornitín de forma adecuada, lo cual hace que los niveles de sangre sean muy altos. Altas cantidades de ornitín pueden provocar ceguera, debilidad muscular y una reducción en el almacenamiento de la creatina en los músculos y en el cerebro. Aunque únicamente existen investigaciones limitadas en esta área, las evidencias anteriores indican que los suplementos diarios de creatina a largo plazo pueden ayudar a remplazar la creatina faltante y disminuir así la pérdida de la visión.

  • Enfermedad cardiaca isquémica (C)

    Investigaciones preliminares de alta calidad indican un beneficio potencial de creatina en personas con enfermedad cardiaca isquémica. Se necesitan más ensayos clínicos antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Enfermedad de McArdle (C)

    En la enfermedad de McArdle, hay una deficiencia en los compuestos de la energía que se almacenan en los músculos. Esto provoca fatiga muscular, intolerancia al ejercicio y dolor durante la práctica del mismo. La creatina se ha propuesto como una posible terapia para esta afección. Sin embargo, las investigaciones son limitadas y los resultados de los estudios existentes discrepan entre sí. Por tanto, sigue siendo difuso si la creatina ofrece algún tipo de beneficio a los pacientes que padecen la enfermedad de McArdle.

  • Memoria (C)

    Estudios preliminares muestran que la creatina mejora la cognición en ciertas poblaciones como los vegetarianos y las personas de edad avanzada. Se requiere mayor investigación antes de poder hacer una recomendación.

  • Esclerosis múltiple (C)

    Investigaciones preliminares indican que la suplementación de creatina no mejora la producción de trabajo en personas con esclerosis múltiple. Sin embargo, se requieren estudios mayores y de buen diseño antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Distrofia muscular (C)

    Se cree que la pérdida de creatina provoca debilidad muscular y una degradación en los pacientes con distrofia muscular de Duchenne. Las investigaciones con creatina han arrojado resultados contradictorios para esta afección. Se necesitan investigaciones adicionales antes de ofrecer recomendaciones.

  • Infarto del miocardio (ataque cardiaco) (C)

    Existen evidencias anteriores de que la administración de creatina por vía intravenosa luego de un ataque cardiaco puede ser benéfica para el funcionamiento del músculo del corazón y puede evitar arritmias ventriculares. Se necesitan estudios adicionales antes de hacer una recomendación. Se ha reportado que el uso de fosfato de creatina puede tener efectos favorables en el deterioro mental en el "síndrome cardio-cerebral" posterior a ataques cardiacos en ancianos. Se requiere más investigación.

  • Trastornos neuromusculares (trastornos generales mitocondriales) (C)

    Varios estudios indican que la creatina puede ayudar en el tratamiento de varias enfermedades neuromusculares y puede retardar la aparición de los síntomas cuando se usa con tratamientos estándar. Sin embargo, la ingestión de creatina no parece tener efectos significativos en el almacenamiento de creatina en los músculos o una mayor capacidad para realizar ejercicios de alta intensidad en personas con esclerosis múltiple. Tampoco parece ser efectiva para personas con tetraplegia. Aunque los estudios anteriores son alentadores, las recientes investigaciones no reportan efectos benéficos de supervivencia o en el avance de la enfermedad. Se necesitan estudios adicionales para proveer respuestas más claras.

  • Lesiones de espina dorsal (C)

    No es claro si la creatina es útil en pacientes con lesiones de espina dorsal. Los resultados de estudios preliminares son contradictorios. Se requieren estudios adicionales antes de poder hacer una recomendación firme.

  • Esclerosis lateral amiotrófica (D)

    En general, la evidencia indica que la suplementación de creatina no ofrece beneficios a las personas con esclerosis lateral amiotrófica.

  • Recuperación quirúrgica (D)

    Los estudios preliminares indican que la creatina no tiene efecto en la fuerza o composición corporal de las personas sometidas a cirugía de tejido blando. Es posible que los suplementos de creatina no sean efectivos para esta afección y no se pueden recomendar sin que haya evidencia de estudios adicionales.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

La creatina se ha asociado con síntomas asmáticos. Las personas deben evitar la creatina si tienen algún tipo de alergia conocida a este suplemento. Los signos de alergia pueden incluir salpullido, picazón o respiración entrecortada.

Efectos secundarios y advertencias

Existen limitados estudios sistemáticos sobre la seguridad, farmacología o toxicología de la creatina. Un proveedor médico es quien debe monitorear a las personas que consumen creatina, incluidos los atletas. A los usuarios de creatina se les aconseja informar de este hábito al médico o a otro profesional de la salud debidamente calificado.

Algunas personas pueden experimentar síntomas gastrointestinales, incluidos la falta de apetito, malestar estomacal, diarrea o náuseas.

La creatina puede provocar calambres musculares o ruptura muscular, lo que puede producir desgarres o dolencias musculares. Se han reportado desgarres y esguinces debido al incremento entusiasta de rutinas de ejercicio una vez se inicia la creatina. También puede ocurrir aumento de peso y una mayor masa corporal. También puede ocurrir intolerancia al calor, fiebre, deshidratación, una reducción en el volumen de la sangre o desequilibrios en los electrolitos (y sus consecuentes ataques).

Hoy en día existe una menor preocupación que en el pasado sobre las posibles lesiones renales a consecuencia de la creatina, aunque existen reportes de algunas lesiones renales como la nefritis intersticial. Los pacientes con enfermedades renales deben evitar el uso de este suplemento. De igual forma, la función del riñón puede alterarse y a los pacientes con enfermedades renales subyacentes se les recomienda tomar precauciones.

En teoría, la creatina, puede alterar las actividades de la insulina. Se deben tomar precauciones en pacientes con diabetes o leucemia y en aquellos pacientes que consumen drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Un proveedor médico es quien debe monitorear los niveles séricos de glucosa y podría ser necesario ajustar el medicamento.

Se ha reportado que la administración de grandes cantidades de creatina a largo plazo.aumenta la producción del formaldehído, lo cual en términos potenciales puede provocar efectos secundarios no deseados.

La creatina puede aumentar el riesgo del síndrome de compartimiento de la parte inferior de la pierna, una afección que se caracteriza por dolor en la parte inferior de la pierna asociado con inflamación e isquemia (una disminución en el flujo sanguíneo), lo cual es una potencial emergencia quirúrgica.

Hay reportes de otros efectos secundarios que incluyen sed, dolor suave de cabeza, ansiedad, irritabilidad, agresión, nerviosismo, somnolencia, depresión, ritmo cardiaco anormal, desvanecimientos o mareos, coágulos de sangre en las piernas (trombosis venosa profunda), convulsiones o extremidades inflamadas.

Embarazo y lactancia

La creatina no se puede recomendar durante el embarazo y la lactancia materna debido a la ausencia de información científica.

Aparentemente, la leche de vaca pasteurizada contiene niveles más altos de creatina que la leche materna humana. El significado clínico de esto no es claro.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

En teoría, la creatina puede alterar las actividades de la insulina, particularmente si se administra con carbohidratos. Se deben tomar precauciones si se usa con medicamentos que también pueden alterar el nivel de azúcar en la sangre. Un proveedor médico calificado debe monitorear de cerca a los pacientes que consumen drogas para la diabetes, ya sea por vía oral o insulina. Podría ser necesario ajustar el medicamento.

En teoría, la creatina puede interactuar cuando se toma en combinación con acetaminofén/cafeína/depresores del sistema nervioso central; aspirina, cafeína, depresores del sistema nervioso central, o cafeína/ergotamina. También puede interactuar con estimulantes como la cafeína.

El uso de creatina con probenecid puede aumentar los niveles de creatina en el cuerpo, lo que produce un mayor número de efectos secundarios.

Se debe evitar el uso de creatina con diuréticos como hidroclorotiazidas o furosemida (Lasix®) debido a los riesgos de deshidratación o alteración en los electrólitos. La posibilidad de una lesión renal puede ser mayor si la creatina se usa con drogas que pueden provocar lesiones renales, como trimetoprima, cimetidina (Tagamet®), las drogas antiinflamatorias como ibuprofeno (Advil®, Motrin®), ciclosporina (Neoral®, Sandimmune®), amicacina, gentamicina o tobramicina.

Es posible que la creatina aumente los efectos de reducción del colesterol de otras drogas que se usan de forma común para disminuir el nivel del colesterol como la lovastatina (Mevacor®).

La combinación de creatina y drogas antiinflamatorias no esteroides es más efectiva para reducir la inflamación que cualquier otro agente que se use de forma aislada.

La creatina y la nifedipina, si se usan juntas, pueden aumentar la función cardiaca, aunque las investigaciones en esta área son prematuras.

En teoría, la creatina también puede interactuar con los antibióticos aminoglucósidos, el nitrato de galio, el lansoprazol, el bicarbonato de sodio, los tacrolimos y el valacyclovir.

Los suplementos de creatina pueden acentuar las actividades y los efectos secundarios de algunas drogas para el cáncer.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

La creatina puede aumentar el riesgo de efectos adversos, incluida la apoplejía, si se usa con cafeína y belcho. Además, la cafeína puede reducir los efectos benéficos de la creatina durante el ejercicio intermitente intenso.

En teoría, la creatina puede alterar las actividades de la insulina. Se deben tomar precauciones si se usa con hierbas o suplementos que pueden, además, alterar el nivel de azúcar en la sangre. Podría ser necesario controlar los niveles de glucosa en la sangre y ajustar la dosis.

La creatina puede reducir la efectividad de las vitaminas A, D, E y K.

La creatina puede afectar la función del hígado y se debe usar con precaución con hierbas y suplementos hepatotóxicos (que lesionan el hígado) o nefrotóxicos (agentes causantes de lesiones renales).

Se debe evitar el uso de la creatina con diuréticos por los riesgos de desequilibrios en los electrolitos.

Es posible que la creatina aumente los efectos de reducción del colesterol de hierbas y suplementos que disminuyen el nivel de colesterol como la levadura roja (Monascus purpureus).

En teoría, la creatina puede interactuar con estimulantes como la cafeína, la cual está presente en el té negro, té verde o la efedra.

La creatina puede interactuar con el ácido alfa-lipoico, la arginina, el hidroximetilbutirato, el magnesio el piruvato y con hierbas y suplementos que el hígado o los riñones descomponen. La creatina también puede interactuar con suplementos antiinflamatorios y antineoplásicos.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Se ha usado o estudiado una amplia gama de dosis por vía oral. Se han estudiado dosis de 400 miligramos por kilogramo de peso o hasta 25 gramos diarios, para múltiples indicaciones. Los expertos a menudo recomiendan mantener una buena hidratación durante el uso de la creatina.

Para aumentar la capacidad de trabajo anaeróbico, los estudios han utilizado una dosis de 5 gramos cuatro veces al día durante 5 días. Para mejorar la fuerza y la resistencia atléticas, los estudios han empleado una dosis de 20 gramos por día entre 4 y 7 días. Se han usado dosis diarias de mantenimiento entre 2 y 5 gramos o 0.3 miligramos por kilogramos de peso corporal.

En estudios realizados en seres humanos se han usado muchos regímenes de dosis para administración intravenosa o intramuscular. La dosis por vía intravenosa se debe administrar únicamente bajo estricta supervisión médica.

Niños (menores de 18 años)

La dosificación en niños debe ser bajo supervisión médica por sus potenciales efectos secundarios. Se ha utilizado una dosis diaria de 5 gramos en niños con distrofia muscular, y un rango de dosis (de 400 miligramos a 2 gramos por kilogramos de peso corporal) en niños con deficiencia de guanidinoacetato metiltransferasa. Se ha empleado una dosis de 100 miligramos por kilogramo de peso corporal por una semana para tratar neuropatía sensorial motora en niños.

Referencias:

  • Branch JD. Effect of creatine supplementation on body composition and performance: a meta-analysis. Int J Sport Nutr Exerc Metab 2003;13(2):198-226.
  • Cramer JT, Stout JR, Culbertson JY, et al. Effects of creatine supplementation and three days of resistance training on muscle strength, power output, and neuromuscular function. J Strength Cond Res 2007 Aug;21(3):668-77.
  • Escolar DM, Buyse G, Henricson E, et al. CINRG Group. CINRG randomized controlled trial of creatine and glutamine in Duchenne muscular dystrophy.Ann Neurol 2005 Jul;58(1):151-5.
  • Faager G, Söderlund K, Sköld CM, et al. Creatine supplementation and physical training in patients with COPD: a double blind, placebo-controlled study. Int J Chron Obstruct Pulmon Dis 2006;1(4):445-53.
  • Groeneveld JG, Veldink JH, van der Tweel I, et al. A randomized sequential trial of creatine in amyotrophic lateral sclerosis. Ann Neurol 2003;53(4):437-445.
  • Javierre C, Barbany JR, Bonjorn VM, et al. Creatine supplementation and performance in 6 consecutive 60 meter sprints.J Physiol Biochem. 2004 Dec;60(4):265-71.
  • Kendall RW, Jacquemin G, Frost R, et al. Creatine supplementation for weak muscles in persons with chronic tetraplegia: a randomized double-blind placebo-controlled crossover trial. J Spinal Cord Med 2005;28(3):208-13.
  • McMorris T, Mielcarz G, Harris RC, et al. Creatine supplementation and cognitive performance in elderly individuals. Neuropsychol Dev Cogn B Aging Neuropsychol Cogn 2007 Sep;14(5):517-28.
  • NINDS NET-PD Investigators. A randomized, double-blind, futility clinical trial of creatine and minocycline in early Parkinson disease. Neurology. 2006 Mar 14;66(5):664-71.
  • Pluim BM, Ferrauti A, Broekhof F, et al. The effects of creatine supplementation on selected factors of tennis specific training. Br J Sports Med 2006 Jun;40(6):507-11; discussion 511-2.
  • Roitman S, Green T, Osher Y, et al. Creatine monohydrate in resistant depression: a preliminary study. Bipolar Disord 2007 Nov;9(7):754-8.
  • Roy BD, de Beer J, Harvey D, et al. Creatine monohydrate supplementation does not improve functional recovery after total knee arthroplasty. Arch Phys Med Rehabil 2005 Jul;86(7):1293-8.
  • Schneider-Gold C, Beck M, Wessig C, et al. Creatine monohydrate in DM2/PROMM: a double-blind placebo-controlled clinical study. Proximal myotonic myopathy. Neurology 2-11-2003;60(3):500-502.
  • Skare OC, Skadberg, Wisnes AR. Creatine supplementation improves sprint performance in male sprinters. Scand.J Med Sci.Sports 2001;11(2):96-102.
  • Vorgerd M, Zange J, Kley R, et al. Effect of high-dose creatine therapy on symptoms of exercise intolerance in McArdle disease: Double-blind, placebo-controlled crossover study. Arch Neurol 2002;59(1):97-101.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?