SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Coenzima Q10

Coenzima Q10

Resumen:

El cuerpo humano produce la coenzima Q10 (CoQ10) que se necesita para el funcionamiento básico de las células. Se ha reportado que los niveles de CoQ10 disminuyen con la edad y son bajos en pacientes con enfermedades crónicas como afecciones cardiacas, distrofias musculares, enfermedad de Parkinson, cáncer, diabetes y VIH/SIDA. Algunas drogas prescritas médicamente también pueden bajar los niveles de CoQ10.

Los niveles de CoQ10 en el cuerpo se pueden incrementar con la ingestión de suplementos, aunque no está claro que el reemplazo de "CoQ10 bajas" es beneficioso. La CoQ10 se ha usado, recomendado y estudiado para tratar varias afecciones, aunque aún permanece en polémica como tratamiento en diferentes áreas.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Ritmos cardiacos anormales, esclerosis lateral amiotrófica, anemia, antioxidante, parálisis de Bell, dificultades para respirar, ataxia cerebelosa, enfermedad crónica de obstrucción pulmonar, desempeño cognitivo, sordera, fibromialgia, gingivitis, caída del cabello (y caída del cabello por quimioterapia), hepatitis B, colesterol alto, enfermedad del sistema inmunológico, infertilidad, insomnio, isquemia, inflamación de las piernas (edema), longevidad, enfermedad hepática o agrandamiento del hígado, enfermedad del pulmón, síndrome de MELAS (miopatía mitocondriaca, encefalopatía, lactacidosis, apoplejía), esclerosis múltiple, desgaste muscular, trastornos neurodegenerativos, nutrición, obesidad, síndrome Papillon-Lefevre, rendimiento físico,trastornos siquiátricos, disminución de los efectos secundarios de la droga fenotiazina, disminución de los efectos secundarios de los antidepresivos tricíclicos, trastornos del habla (síndrome de Landau-Kleffner), úlcera estomacal.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Deficiencia de la coenzima Q10 (A)

    La coenzima Q10 normalmente se produce en el cuerpo humano, aunque pueden ocurrir deficiencias en pacientes con impedimentos para la biosíntesis de la CoQ10, a consecuencia de trastornos metabólicos severos o trastornos mitocondriales, a la insuficiente ingesta de la CoQ10 en la dieta o debido a la fuerte utilización de la CoQ10 que hace el cuerpo. Dependiendo de la causa de la deficiencia de la CoQ10, se necesita suplementar o incrementar su ingesta, por lo que las vitaminas y minerales necesarios para la producción de la CoQ10 pueden ser efectivos.

  • Presión arterial alta (hipertensión) (B)

    Las investigaciones preliminares indican que la CoQ10 produce pequeñas reducciones en la presión arterial (sistólica y posiblemente diastólica). Se han encontrado bajos niveles de la CoQ10 en personas con hipertensión, aunque no está claro si la "deficiencia" de la CoQ10 es una causa de la presión arterial alta. Se necesitan investigaciones bien diseñadas a largo plazo para fortalecer esta recomendación.

  • Enfermedad de Alzheimer (C)

    Las evidencias preliminares indican que los suplementos de CoQ10 pueden reducir pero no curar la demencia en personas con la enfermedad de Alzheimer. Se necesitan estudios adicionales bien diseñados para confirmar estos resultados antes de hacer una recomendación.

  • Angina (dolor de pecho a causa de coágulos en las arterias del corazón) (C)

    Pequeños estudios preliminares en humanos indican que la CoQ10 puede reducir la angina y mejora la tolerancia al ejercicio en personas con coágulos en las arterias del corazón. Se necesitan mayores estudios antes de hacer una recomendación firme.

  • Terapia adjunta a la estatina (C)

    La coenzima Q10 puede reducir algunos de los efectos adversos relacionados con la terapia de estatina para el colesterol alto, tales como el funcionamiento cardiaco reducido. Se requiere investigación adicional para ofrecer recomendaciones.

  • Toxicidad en el corazón por quimioterapia con antraciclina (C)

    La quimioterapia con drogas antraciclinas como el doxorubicin (Adriamycin®) se usa comúnmente para tratar diferentes tipos de cáncer como el de seno o linfoma. Las lesiones al corazón (cardiomiopatía) son la mayor preocupación con el uso de antraciclinas, para lo cual se ha indicado que la CoQ19 protege el corazón. Sin embargo, los estudios en esta área son pequeños y de escasa calidad y los efectos de la CoQ10 no son claros.

  • Degeneración macular relacionada con la edad (C)

    Los estudios preliminares indican que la acetil-L-carnitina, los ácidos grasos n-3 y la coenzima Q10 (Phototrop®) pueden ayudar contra la degeneración macular relacionada con la edad. Se requiere mayor investigación utilizando la coenzima Q10 individualmente, antes de ofrecer recomendaciones.

  • Asma (C)

    La CoQ10 puede beneficiar a los pacientes cuando se añade a otras terapias contra el asma. Se requiere investigación adicional; el asma debe recibir tratamiento por parte de un proveedor de cuidados de salud debidamente calificado.

  • Cáncer de seno (C)

    No se ha probado la reducción del cáncer con la suplementación de CoQ10 y no se ha comparado con otras formas de tratamiento del cáncer de seno.

  • Cáncer (C)

    Se requiere investigación adicional a fin de determinar si la CoQ10 puede ayudar cuando se añade a otras terapias contra el cáncer. El cáncer debe recibir tratamiento por parte de un proveedor de cuidados de salud debidamente calificado.

  • Cardiomiopatía (dilatada, hipertrófica) (C)

    La evidencia de las investigaciones sobre el uso de la CoQ10 en pacientes con cardiomiopatía dilatada o hipertrófica es contradictoria. Se necesita mayor investigación en esta área antes de hacer una recomendación.

  • Rendimiento atlético (C)

    Los resultados son variables; algunas investigaciones indican beneficios y otras no muestran ningún efecto. La mayoría de los ensayos no se han diseñado adecuadamente. Se necesitan mayores investigaciones antes de llegar a una conclusión firme.

  • Ataxia de Friedreich (C)

    Las investigaciones preliminares reportan evidencia prometedora en el uso de CoQ10 en el tratamiento de la ataxia de Friedreich. Se necesita evidencia futura adicional antes de llegar a una conclusión firme.

  • Síndrome de fatiga crónica (C)

    La investigación preliminar señala que la CoQ10 puede mejorar los síntomas del síndrome de fatiga crónica. Se requiere investigación adicional de calidad antes de ofrecer recomendaciones en esta área.

  • Enfermedad de las encías (periodontitis) (C)

    Los estudios preliminares en humanos indican posibles beneficios de la CoQ10 tomada por vía oral o colocada sobre la piel o encías en el tratamiento de periodontitis. Se necesitan mayores investigaciones antes de llegar a una conclusión firme.

  • Dependencia de la cocaína (C)

    Se ha estudiado una combinación de la coenzima Q10 y L-carnitina para reducir el uso de la cocaína, pero la evidencia preliminar no es concluyente.

  • Ataque cardiaco (infarto agudo del miocardio) (C)

    Existen estudios preliminares en humanos sobre la administración de CoQ10 a los pacientes entre los tres días siguientes al ataque cardiaco. Se necesitan mejores investigaciones antes de llegar a una conclusión firme.

  • Cardiopatía coronaria (C)

    No existe suficiente evidencia científica para ofrecer recomendaciones a favor o en contra del uso de la CoQ10 en pacientes con cardiopatías coronarias

  • Afecciones cardiacas (prolapso de la válvula mitral en niños) (C)

    Existen datos que apoyan el uso de la CoQ10 en niños con prolapso de la válvula mitral. Se necesitan ensayos clínicos bien diseñados antes de emitir una recomendación.

  • Insuficiencia cardiaca (C)

    La evidencia en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca con CoQ10 es controvertida y permanece sin claridad. Se han estudiado diferentes niveles de gravedad (New York Heart Association, clases de la I a la IV). Se necesitan mayores investigaciones en esta área, estudios de los efectos en la calidad de vida, hospitalización e índices de muertes antes de hacer alguna recomendación.

  • Protección del corazón durante la cirugía (C)

    Varios estudios indican que la función del corazón puede mejorar con la administración de la CoQ10 antes o durante las cirugías mayores tales como injerto de derivación (bypass) de la arteria coronaria (CABG) o sustitución de válvulas. Se necesitan mejores estudios antes de hacer una recomendación.

  • VIH/SIDA (C)

    Existe una evidencia limitada que demuestra que los niveles naturales de CoQ10 pueden estar bajos en personas con VIH/SIDA. Faltan investigaciones confiables que muestren algún efecto de los suplementos de CoQ10 en el tratamiento de esta enfermedad.

  • Aumento en el conteo de esperma (espermatozoides idiopáticos) (C)

    Existe evidencia que apoya el uso de la CoQ10 en el tratamiento del aumento del conteo y motilidad de esperma. Se necesitan mejores estudios antes de emitir una recomendación.

  • Hipertrigliceridemia (C)

    La evidencia preliminar de la CoQ10 en relación con los niveles altos de triglicéridos en la sangre no es clara.

  • Insuficiencia renal (C)

    Existen datos iniciales que apoyan el uso de la CoQ10 en el tratamiento de la insuficiencia renal. Se necesita más investigación antes de emitir una recomendación.

  • Migraña (C)

    Existe cierta evidencia que apoya el uso del tratamiento con CoQ10 para la prevención o tratamiento de migrañas. Sin embargo, se necesita más estudios y mejor diseñados para confirmar estos hallazgos.

  • Enfermedades mitocondriales y síndrome de Kearns-Sayre (C)

    A menudo se recomienda la CoQ10 en pacientes con enfermedades mitocondriales, entre las que se incluyen miopatías, encefalomiopatías y síndrome de Kearns-Sayre. La CoQ10 puede ayudar a mejorar el funcionamiento de niños con diabetes y sordera por herencia materna. Se necesitan mejores estudios antes de hacer una recomendación.

  • Distrofias musculares (C)

    Estudios preliminares en pacientes con distrofia muscular que toman suplementos de CoQ10 describen mejoramiento en la capacidad de ejercicio, función cardiaca y sobre todo en la calidad de vida. Se necesitan investigaciones adicionales en esta área.

  • Síndrome mielodisplásico (C)

    Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones debido a que la evidencia preliminar es incierta.

  • Enfermedad de Parkinson (C)

    Existe evidencia prometedora en humanos en cuanto al uso de la CoQ10 para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Se necesitan ensayos mejor diseñados para confirmar estos resultados.

  • Coadyuvante a la recuperación posquirúrgica (C)

    En pacientes con melanoma fases I y II con lesiones extirpadas quirúrgicamente, la CoQ10 puede disminuir la tasa de recurrencia. Aunque estos resultados son promisorios, se requiere investigación adicional para confirmar los resultados.

  • Cáncer de próstata (C)

    Un estudio utilizando una combinación de CoQ10 con otros productos no demostró resultados significativos en los niveles del antígeno prostático específico de pacientes con cáncer de próstata. Aunque los niveles del antígeno prostático específico pueden ser un indicador de cáncer, no es claro si la CoQ10 tendría algún efecto en el tratamiento de cáncer o prevención. Se necesitan más estudios.

  • Tinitos (zumbidos en los oídos) (C)

    Se requiere investigación adicional en pacientes con tinitos que tienen bajos niveles de la CoQ10, antes de ofrecer recomendaciones firmes.

  • Diabetes (D)

    La evidencia preliminar indica que la CoQ10 no afecta los niveles de azúcar en la sangre en pacientes con diabetes tipo 1 ó 2 y no altera la necesidad de medicamentos para la diabetes.

  • Enfermedad de Huntington (D)

    La evidencia de estudios que usaron la CoQ10 en el tratamiento de la enfermedad de Huntington es negativa.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

En teoría, pueden ocurrir reacciones alérgicas con los suplementos que contienen CoQ10. Se han reportado brotes y picores.

Efectos secundarios y advertencias

Existen pocos reportes de efectos secundarios serios con el uso de CoQ10. Los efectos secundarios son típicamente leves y cortos los cuales paran sin necesidad de tratamiento. Las reacciones pueden incluir náusea, vomito, malestar estomacal, acidez, diarrea, pérdida del apetito, picor en la piel, brote, insomnio, dolor de cabeza, mareo, picor, irritabilidad, incremento de sensibilidad a la luz en los ojos, fatiga, síntomas similares a los experimentados con la gripe.

La CoQ10 puede bajar los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda precaución en los pacientes con diabetes y en aquellos que toman drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Se puede necesitar la supervisión de los niveles séricos de glucosa por medio de un proveedor médico y ajustes en el medicamento.

Se reportó en una persona que toma CoQ10 un bajo recuento de plaquetas en la sangre. Sin embargo, otros factores (infección viral, otros medicamentos) pueden ser responsables. La disminución de plaquetas puede incrementar el riesgo de ardor o hemorragia, aunque faltan reportes de hemorragias con el uso de CoQ10. Se recomienda precaución en personas que sufren de trastornos en el sangrado o que toman drogas que incrementan el riesgo de hemorragia. Se pueden necesitar ajustes en el medicamento.

La CoQ10 puede reducir la presión arterial y se recomienda precaución en pacientes con la presión arterial baja o que toman medicamentos para la presión arterial. Raramente se ha reportado elevamiento de las enzimas del hígado y se recomienda precaución en las personas con enfermedades hepáticas o que toman medicamentos que pueden causar daño al hígado. La CoQ10 puede reducir los niveles de colesterol o triglicéridos en la sangre. Basados en un estudio se pueden alterar los niveles de la hormona den la tiroides.

En un estudio se ha reportado daño de los órganos debido a la falta de oxígeno/flujo sanguíneo durante el ejercicio intenso en pacientes con enfermedades cardiacas, aunque la participación de CoQ10 no es clara. A menudo se recomienda evitar los ejercicios enérgicos en personas que usan suplementos de CoQ10.

Embarazo y lactancia

No existe suficiente evidencia científica que apoye el uso seguro de CoQ10 durante el embarazo o la lactancia. Pueden ocurrir efectos sobre el esperma.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

En teoría y según un reporte de caso en humanos, la CoQ10 puede reducir la efectividad de la warfarina (Coumadin®) y puede limitar o prevenir la coagulación efectiva ("adelgazamiento" de la sangre) basados en un reporte de un caso en humanos. La CoQ10 puede bajar la presión arterial y puede causar efectos adicionales de otras drogas que bajan la presión arterial. En teoría, la CoQ10 puede alterar los niveles de las hormonas en la tiroides y los efectos de las drogas para la tiroides como la levotiroxina (Synthroid®), aunque esto no se ha probado en humanos. La CoQ10 también puede interactuar con los medicamentos antirretrovirales o antivirales.

Basados en teoría y en investigaciones en humanos, varias drogas pueden reducir los niveles naturales de CoQ10 en el cuerpo. No se ha mostrado la existencia de beneficios con los suplementos de CoQ10 en personas que usan estos agentes. Entre los ejemplos se incluyen: drogas para la diabetes, antidepresivos tricíclicos,antisicóticos, betabloqueadores, inhibidores reductasa HMG-CoA ("estatinas"), drogas para la enfermedad de Alzheimer, drogas para el corazón, drogas para cáncer, drogas que alteran el sistema inmunológico y drogas diuréticas ("píldoras de agua").

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

La CoQ10 puede reducir la presión arterial y puede causar efectos adicionales cuando se toma con otras hierbas o suplementos que también bajan la presión arterial. Las hierbas diuréticas pueden reducir la presión arterial y por consiguiente interactúan con la CoQ10. La CoQ10 también puede interactuar con hierbas y suplementos que tienen efectos antivirales. En teoría, la CoQ10 puede afectar los niveles hormonales de la tiroides y los efectos que las hierbas y suplementos ocasionan sobre esta glándula.

Aunque no se ha estudiado adecuadamente en humanos, es posible que algunas hierbas y suplementos para disminuir el colesterol o alterar los niveles de azúcar en la sangre también puedan disminuir el nivel de la CoQ10 en el cuerpo.

El arroz de levadura roja puede reducir los niveles de CoQ10 en la sangre. La CoQ10 puede sumarse a los efectos o efectos secundarios de L-carnitina, y también puede interactuar con las vitaminas A, C o E. En teoría, la CoQ10 también puede reducir la eficacia de la warfarina u otros agentes adelgazantes de la sangre, como el ajo (Allium sativum), Ginkgo biloba, o palma enana americana (Serenoa repens).

Las hierbas o suplementos utilizados para tratamientos contra la enfermedad de Alzheimer, enfermedades de corazón, diabetes, cáncer, afecciones virales y otros que alteren el sistema inmunológico pueden interactuar con la CoQ10.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

Se han tomado diariamente 50-1,200 miligramos de CoQ10 en dosis divididas de forma oral.

Para la enfermedad de las encías, se han aplicado 85 miligramos de CoQ10 por mililitro de suspensión de aceite de soya a la superficie de áreas afectadas, una vez a la semana usando una jeringa plástica.

La mayoría de los estudios han usado CoQ10 oral para la protección del corazón durante la cirugía de bypass. Un estudio usó 5 miligramos de CoQ10 de manera intravenosa, por kilo de peso corporal, administrado dos horas antes de la cirugía. La seguridad de este tratamiento no es clara. Cualquier terapia que se use cerca al momento de la cirugía se debe analizar con el cirujano y un farmaceuta antes de administrarla.

Niños (menores de 18 años)

No existe suficiente información científica para recomendar la seguridad del uso de la CoQ10 en los niños. Antes de considerar su uso se debe consultar con un proveedor médico calificado.

Referencias:

  • Berman M, Erman A, Ben Gal T, et al. Coenzyme Q10 in patients with end-stage heart failure awaiting cardiac transplantation: a randomized, placebo-controlled study. Clin Cardiol 2004;27(5):295-299.
  • Burke BE, Neuenschwander R, Olson RD. Randomized, double-blind, placebo-controlled trial of coenzyme Q10 in isolated systolic hypertension. South Med J 2001;94(11):1112-1117.
  • Damian MS, Ellenberg D, Gildemeister R, et al. Coenzyme Q10 combined with mild hypothermia after cardiac arrest: a preliminary study. Circulation 2004 Nov 9;110(19):3011-6.
  • Hershey AD, Powers SW, Vockell AL, et al. Coenzyme Q10 deficiency and response to supplementation in pediatric and adolescent migraine. Headache 2007 Jan;47(1):73-80.
  • Hodgson JM, Watts GF, Playford DA, et al. Coenzyme Q(10) improves blood pressure and glycaemic control: a controlled trial in subjects with type 2 diabetes. Eur J Clin Nutr 2002;56(11):1137-1142.
  • Khan M, Gross J, Haupt H, et al. A pilot clinical trial of the effects of coenzyme Q10 on chronic tinnitus aurium. Otolaryngol Head Neck Surg 2007 Jan;136(1):72-7.
  • Langsjoen H, Langsjoen P, Langsjoen P, et al. Usefulness of coenzyme Q10 in clinical cardiology: a long-term study. Mol Aspects Med 1994;15 Suppl:s165-s175.
  • Miyake Y, Shouzu A, Nishikawa M, et al. Effect of treatment with 3-hydroxy-3-methylglutaryl coenzyme A reductase inhibitors on serum coenzyme Q10 in diabetic patients. Arzneimittelforschung 1999;49(4):324-329.
  • Morisco C, Trimarco B, Condorelli M. Effect of coenzyme Q10 therapy in patients with congestive heart failure: a long-term multicenter randomized study. Clin Investig 1993;71(8 Suppl):S134-S136.
  • Reid MS, Casadonte P, Baker S, et al. A placebo-controlled screening trial of olanzapine, valproate, and coenzyme Q10/L-carnitine for the treatment of cocaine dependence. Addiction 2005 Mar;100 Suppl 1:43-57.
  • Rosenfeldt FL, Haas SJ, Krum H, et al. Coenzyme Q10 in the treatment of hypertension: a meta-analysis of the clinical trials. J Hum Hypertens 2007 Apr;21(4):297-306.
  • Sandor PS, Di Clemente L, Coppola G, et al. Efficacy of coenzyme Q10 in migraine prophylaxis: a randomized controlled trial. Neurology 2-22-2005;64(4):713-715.
  • Shults CW, Oakes D, Kieburtz K, et al. Effects of coenzyme Q10 in early Parkinson disease: evidence of slowing of the functional decline. Arch Neurol 2002;59(10):1541-1550.
  • Singh RB, Wander GS, Rastogi A, et al. Randomized, double-blind placebo-controlled trial of coenzyme Q10 in patients with acute myocardial infarction. Cardiovasc Drugs Ther 1998;12(4):347-353.
  • The NINDS NET-PD Investigators. A randomized clinical trial of coenzyme Q10 and GPI-1485 in early Parkinson disease. Neurology 2007 Jan 2;68(1):20-8.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?