Editar mi perfil

Cereza (Prunus africana, Prunus emarginata, Prunus serotina)

Resumen:

Las cerezas se han usado como alimento y como medicina. La cereza africana (Prunus africana) se ha utilizado para tratar el agrandamiento de la próstata y otros trastornos. Las cerezas contienen polifenoles, los cuales pueden tener propiedades antioxidantes, anticancerígenas y anti-inflamatorias. Sin embargo, la evidencia científica que sustenta estos usos es limitada.

Estudios preliminares indican que la cereza puede ser capaz de aliviar daños musculares causados por el ejercicio, pero se necesitan estudios más extensos antes de poder ofrecer recomendaciones firmes.

Parece que las cerezas son altamente alergénicas. Existen muchos reportes de sensibilidad a las cerezas y de reacción cruzada con otras plantas. Las personas alérgicas al polen de abedul también pueden ser sensibles a las cerezas.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Daño nervioso relacionado con envejecimiento, anti-inflamatorio, antioxidante, cáncer de vejiga, problemas respiratorios, cáncer, resfriados, cáncer de colon, enfermedades degenerativas, fiebre, saborizante, gota, trastornos ginecológicos, enfermedad cardiaca, desnutrición, agrandamiento de la próstata, dolor de garganta.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Tensión/dolor muscular (prevención de daño muscular causado por ejercicio) (B)

    Estudios preliminares indican que el jugo de cereza puede evitar el daño muscular causado por el ejercicio. Se necesita más evidencia.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en individuos con alergia o sensibilidad conocidas a la cereza, el polen de abedul, manzanas, uvas, ciruelas, duraznos, albaricoques, soya, maní o frijol mungo. Las reacciones alérgicas pueden variar desde salpullido hasta anafilaxis.

Efectos secundarios y advertencias

Las cerezas pueden alterar la absorción de drogas, hierbas o suplementos orales, y pueden estimular el funcionamiento gastrointestinal en pacientes sometidos a cirugía de úlcera péptica. Consumir semillas de cerezas u otras partes de la planta de cereza puede causar dolor y problemas gastrointestinales.

Embarazo y lactancia

Debido a la falta de evidencia científica disponible, no se recomiendan las cerezas a mujeres embarazadas o lactantes.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El consumo de cerezas puede alterar la absorción de drogas ingeridas por vía oral. Las cerezas pueden sumarse a los efectos aditivos de drogas anti-inflamatorias, anticancerígenas y gastrointestinales.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

El consumo de cerezas puede alterar la absorción de hierbas y suplementos que se ingieren por vía oral. Las cerezas pueden sumarse a los efectos de hierbas y suplementos anti-inflamatorios, anticancerígenos, gastrointestinales y antioxidantes.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

No existe una dosis comprobada como efectiva para el uso de la cereza. Se han utilizado doce onzas fluidas de una mezcla de jugo de cerezas agrias dos veces al día durante ocho días.

Niños (menores de 18 años)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso de la cereza en niños.

Referencias:

  • Alexander P, Walters A, Verghese G. Cherry pip bezoars causing acute small intestinal obstruction presenting as diabetic ketoacidosis. Indian J Gastroenterol. 2005;24(6):273-274.
  • Connolly DA, McHugh MP, Padilla-Zakour OI, et al. Efficacy of a tart cherry juice blend in preventing the symptoms of muscle damage. Br J Sports Med. 2006;40(8):679-683.
  • Fuchs HC, Bohle B, Dall'Antonia Y, et al. Natural and recombinant molecules of the cherry allergen Pru av 2 show diverse structural and B cell characteristics but similar T cell reactivity. Clin Exp Allergy. 2006;36(3):359-368.
  • Jacob RA, Spinozzi GM, Simon VA, et al. Consumption of cherries lowers plasma urate in healthy women. J Nutr. 2003;133(6):1826-1829.
  • Jahn-Schmid B, Radakovics A, Luttkopf D, et al. Bet v 1142-156 is the dominant T-cell epitope of the major birch pollen allergen and important for cross-reactivity with Bet v 1-related food allergens. J Allergy Clin Immunol. 2005;116(1):213-219.
  • Kang SY, Seeram NP, Nair MG, et al. Tart cherry anthocyanins inhibit tumor development in Apc(Min) mice and reduce proliferation of human colon cancer cells. Cancer Lett. 2003;194(1):13-19.
  • Kelley DS, Rasooly R, Jacob RA, et al. Consumption of Bing sweet cherries lowers circulating concentrations of inflammation markers in healthy men and women. J Nutr. 2006;136(4):981-986.
  • Mittermair RP, Gruber H, Kafka-Ritsch R. Cherry pit ingestion leading to diagnosis of colon carcinoma. Am J Surg. 2004;188(2):185.
  • Pastorello EA, Farioli L, Pravettoni V, et al. Identification of grape and wine allergens as an endochitinase 4, a lipid-transfer protein, and a thaumatin. J Allergy Clin Immunol. 2003;111(2):350-359.
  • Reddy MK, Alexander-Lindo RL, Nair MG. Relative inhibition of lipid peroxidation, cyclooxygenase enzymes, and human tumor cell proliferation by natural food colors. J Agric Food Chem. 11-16-2005;53(23):9268-9273.
  • Reuter A, Lidholm J, Andersson K, et al. A critical assessment of allergen component-based in vitro diagnosis in cherry allergy across Europe. Clin Exp Allergy 2006;36(6):815-823.
  • Schehl B, Lachenmeier D, Senn T, et al. Effect of the stone content on the quality of plum and cherry spirits produced from mash fermentations with commercial and laboratory yeast strains. J Agric Food Chem. 2005;53(21):8230-8238.
  • Scheurer S, Lauer I, Foetisch K, et al. Strong allergenicity of Pru av 3, the lipid transfer protein from cherry, is related to high stability against thermal processing and digestion. J Allergy Clin Immunol. 2004;114(4):900-907.
  • Stewart KM. The African cherry (Prunus africana): can lessons be learned from an over-exploited medicinal tree? J Ethnopharmacol. 2003;89(1):3-13.
  • Yamaguchi K, Liggett JL, Kim NC, et al. Anti-proliferative effect of horehound leaf and wild cherry bark extracts on human colorectal cancer cells. Oncol Rep. 2006;15(1):275-281.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo