SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Boro

Boro

Resumen:

El boro es un oligoelemento, que se encuentra en todas partes del ambiente global. Se ha sugerido para numerosos propósitos medicinales, pero falta evidencia concreta para proponerlo en algún uso específico. Los estudios preliminares reportan que el boro puede no ayudar en culturismo, en reducir síntomas de menopausia, o en tratar psoriasis.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Contra la inflamación, antiséptico, antiviral, curación de huesos, cáncer de seno, diabetes, erupción por pañal (evítese debido a casos reportados de muerte en recién nacidos por absorber el boro a través de la piel o tomado por vía oral), cáncer, enjuague para ojos, alto colesterol, hipersensibilidad a la temperatura, para alargar la vida, leucemia, onicomicosis (infección por hongos), dolor, cáncer de próstata, artritis reumatoide, deficiencia de vitamina D, y cicatrización de heridas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Regulación hormonal (C)

    El boro puede incrementar los niveles hormonales (estrógenos) en las mujeres lo cual lleva a una reducción de la incomodidad vaginal después de la menopausia. Se requiere más investigación en humanos antes de que pueda ofrecerse una conclusión definitiva.

  • Mejoría en la función cognitiva (C)

    Estudios preliminares en humanos reportan mejor rendimiento en tareas de coordinación de ojo con mano, atención, percepción, memoria a corto y largo plazo con suplementación de boro. Sin embargo, es necesario hacer más investigación antes de que pueda ofrecerse una conclusión definitiva.

  • Osteoartritis (C)

    En base a la investigación disponible de la población humana, en un ambiente rico en boro, las personas parecen tener menos trastornos en las articulaciones. También se ha propuesto que la deficiencia de boro puede contribuir al desarrollo de osteoartritis. Sin embargo, no hay una evidencia clara que indique que la suplementación de boro es beneficiosa como prevención o tratamiento de osteoartritis.

  • Osteoporosis (C)

    Los estudios preliminares en humanos y en animales reportan que el boro juega un papel en el metabolismo de minerales, con efectos en calcio, fósforo y vitamina D. Sin embargo, la investigación en densidad mineral de los huesos en mujeres que toman suplementos de boro no demuestra claramente beneficios en osteoporosis. Se necesitan estudios adicionales antes de que pueda ofrecerse una conclusión definitiva.

  • Vaginitis (C)

    El boro inorgánico (ácido bórico, bórax) se ha usado como antiséptico en base a sus propiedades propuestas contra bacterias y hongos. Se ha propuesto que el ácido bórico puede tener efectos contra la vaginitis vulval candidal y no candidal. Una cantidad limitada de investigación de baja calidad reporta que las cápsulas de ácido bórico utilizadas en la vagina pueden ser efectivas contra la vaginitis. Es necesario tener evidencia adicional antes de que puedan hacerse recomendaciones.

  • Ayuda en el culturismo (aumento de testosterona) (D)

    Hay evidencia preliminar negativa con respecto al uso de boro para mejorar el rendimiento en culturismo a través de un aumento en la testosterona. Aunque se sugiere que el boro aumenta los niveles de testosterona, en investigaciones tempranas en humanos, la masa muscular total no ha sido afectada por la suplementación de boro en culturistas. Se necesitan estudios adicionales antes de que pueda ofrecerse una conclusión definitiva.

  • Síntomas menopáusicos (D)

    Se ha propuesto que el boro afecta los niveles de estrógeno en mujeres que han pasado la menopausia. Sin embargo, estudios preliminares no han encontrado cambios en síntomas menopáusicos.

  • Prevención de coagulación sanguínea (efectos de coagulación) (D)

    Se ha propuesto que el boro puede afectar la actividad de ciertos factores de coagulación de la sangre. Los resultados de los estudios son conflictivos. No hay suficiente evidencia en esta área como para formar conclusiones definitivas.

  • Psoriasis (ungüento de ácido bórico) (D)

    Un estudio humano preliminar de un ungüento que contiene ácido bórico no reporta beneficios significativos en el tratamiento de psoriasis.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Los pacientes que tienen antecedentes de reacciones al boro, ácido bórico, bórax, citrato, aspartato o glicinato deben evitar el boro.

Efectos secundarios y advertencias

El boro es potencialmente tóxico, a pesar de que los humanos tienden a excretarlo rápidamente y por lo tanto usualmente no se acumula en altos niveles. En adultos, se cree que reacciones adversas asociadas a bajas dosis de boro por día son menos probables y hay pocos reportes de toxicidad. Las dosis altas pueden causar envenenamiento agudo. Hay casos fatales reportados en recién nacidos que han sido expuestos al boro por vía oral o a través de la piel. Históricamente, se usaba una solución de miel y bórax para limpiar los chupetes de recién nacidos, y un polvo tópico de ácido bórico se usaba para evitar la erupción por pañal. Sin embargo, estas prácticas fueron asociadas con varias muertes en recién nacidos.

La toxicidad por boro puede causar erupciones en la piel, náusea, vómito (puede ser de color azul verdoso), diarrea (puede ser de color azul verdoso), dolores abdominales y de cabeza. Baja presión arterial y cambios metabólicos en la sangre (acidosis) también han sido reportados. Agitación y fastidio, o la reacción opuesta (debilidad, agotamiento, depresión) pueden ocurrir. Se ha reportado fiebre, hipertermia, temblores y ataques. En base a estudios con animales, cantidades excesivas de consumo de boro han mostrado que causan toxicidad testicular, baja motilidad de esperma, y problemas de fertilidad. La pérdida de pelo se ha reportado en conexión con el envenenamiento por boro. La exposición crónica al boro puede causar deshidratación, ataques, una disminución de glóbulos rojos en la sangre, así como daño a los riñones e hígado.

Se ha propuesto que el boro aumenta los niveles de estrógeno y testosterona en la sangre, con resultados de investigación variados. El boro ha sido asociado con niveles bajos de calcitonina en la sangre, insulina, o fósforo, y con niveles elevados de vitamina D2, calcio, cobre, magnesio o tiroxina. La exposición al ácido bórico o polvo de óxido de boro pueden causar irritación en los ojos, resequedad en la boca o en la nariz, dolor de garganta y ocasionar tos.

Embarazo y lactancia

No hay suficiente evidencia científica para recomendar el uso seguro del boro durante el embarazo o lactancia. Hay rastros de boro que se distribuyen en la leche humana. Las cantidades excesivas de boro que se ingiere por vía oral pueden causar toxicidad en la fertilidad masculina.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El magnesio puede interferir con los efectos del boro en el cuerpo. Fuentes de magnesio pueden ser los antiácidos que contiene óxido de magnesio o sulfato de magnesio (leche de magnesia, Maalox®).

En teoría, el uso de boro con drogas activas en estrógeno como las pastillas anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal pueden aumentar los efectos del estrógeno. El uso de boro con drogas activas en testosterona, como Testoderm® puede aumentar los efectos de la testosterona.

La suplementación con boro puede disminuir los niveles de insulina en la sangre; también puede alterar los niveles hormonales de la tiroides.

Pueden interactuar con el boro los medicamentos para el tratamiento del Alzheimer, los analgésicos (alivian el dolor), andrógenos, antiinflamatorios, antilipémicos (reducen el colesterol), agentes antineoplásicos, agentes antivirales, agentes para la artritis, agonistas de dopamina, antagonistas de dopamina, las drogas que dañan el hígado, los agentes de osteoporosis y las drogas que el riñón elimina.

Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos

Los suplementos de boro pueden resultar en aumentos en los niveles de calcio en la sangre y pueden agregarse a los efectos de los suplementos de calcio o de vitamina D. El boro puede interactuar con hierbas o suplementos que tienen efectos similares a los antiácidos.

La suplementación con boro puede disminuir los niveles de fósforo en la sangre.

En teoría, el uso del boro con hierbas o suplementos con estrógeno activo puede llevar a efectos aumentados del estrógeno.

La suplementación con boro puede disminuir los niveles de insulina en la sangre; también puede alterar los niveles hormonales de la tiroides.

Pueden interactuar con el boro los agentes para el tratamiento del Alzheimer, analgésicos (alivian el dolor), andrógenos, antiinflamatorios, antilipémicos (reducen el colesterol), antineoplásicos, antivirales, agentes para la artritis, agonistas de dopamina, antagonistas de dopamina, las hierbas o suplementos que dañan el hígado, los agentes para la osteoporosis, los fitoestrógenos y las hierbas y suplementos que los riñones eliminan.

Dosificación:

Adultos (18 años o mayores)

El consumo de boro promedio reportado en la dieta americana es de 1.7 miligramos al día para hombres, 0.96 miligramos al día para mujeres y 1.29 -1.47 miligramos al día para los vegetarianos. Dentro de los alimentos que tienen alto contenido de boro están la mantequilla de maní, el vino, las uvas, los frijoles y los duraznos. Se ha estudiado la ingesta de 2.5 a 6 miligramos por vía oral.

Para la soriasis, se ha estudiado el ácido bórico al 1.5% con ungüento de óxido de zinc al 3% aplicado en la piel, según sea necesario. También se han estudiado las cápsulas de ácido bórico en polvo administradas vaginalmente a diario. Aún no se han establecido con claridad la seguridad y efectividad de este tratamiento.

Niños (menores de 18 años)

No hay información científica suficiente para recomendar el uso seguro de boro en niños. Existen reportes de muerte en recién nacidos después de usar boro (tomado por vía oral o aplicado en la piel).

Referencias:

  • Benevolenskaia LI, Toroptsova NV, Nikitinskaia OA, et al. [Vitrum osteomag in prevention of osteoporosis in postmenopausal women: results of the comparative open multicenter trial] Ter Arkh. 2004;76(11):88-93.
  • Biquet I, Collette J, Dauphin JF, et al. Prevention of postmenopausal bone loss by administration of boron. Osteoporos Int 1996;6 Suppl 1:249.
  • Devarian TA, Volpe SL. The physiological effects of dietary boron. Crit Rev Food Sci Nutr. 2003;43(2):219-231.
  • Guaschino S, De Seta F, Sartore A, et al. Efficacy of maintenance therapy with topical boric acid in comparison with oral itraconazole in the treatment of recurrent vulvovaginal candidiasis. Am J Obstet Gynecol 2001;184(4):598-602.
  • Hunt CD, Herbel JL, Nielsen FH. Metabolic responses of postmenopausal women to supplemental dietary boron and aluminum during usual and low magnesium intake: boron, calcium, and magnesium absorption and retention and blood mineral concentrations. Am J Clin Nutr 1997;65(3):803-813.
  • Murmu N, Ghosh P, Gomes A, et al. Antineoplastic effect of new boron compounds against leukemic cell lines and cells from leukemic patients. J Exp.Clin.Cancer Res 2002;21(3):351-356.
  • Nielsen FH, Penland JG. Boron supplementation of peri-menopausal women affects boron metabolism and indices associated with macromineral metabolism, hormonal status and immune function. J Trace Elements Experimental Med 1999;12(3):251-261.
  • Nielsen FH, Hunt CD, Mullen LM, et al. Effect of dietary boron on mineral, estrogen, and testosterone metabolism in postmenopausal women. FASEB J 1987;1(5):394-397.
  • Nzietchueng RM, Dousset B, Franck P, et al. Mechanisms implicated in the effects of boron on wound healing. J Trace Elem Med Biol 2002;16(4):239-244.
  • Penland JG. Dietary boron, brain function, and cognitive performance. Environ Health Perspect 1994;102 Suppl 7:65-72.
  • Travers RL, Rennie GC, Newnham RE. Boron and arthritis: the results of a double-blind pilot study. J Nutritional Med 1990;1:127-132.
  • Usuda K, Kono K, Yoshida Y. Serum boron concentration from inhabitants of an urban area in Japan. Reference value and interval for the health screening of boron exposure. Biol Trace Elem Res 1997;56(2):167-178.
  • Van Slyke KK, Michel VP, Rein MF. The boric acid powder treatment of vulvovaginal candidiasis. J Am Coll.Health Assoc 1981;30(3):107-109.
  • Van Slyke KK, Michel VP, Rein MF. Treatment of vulvovaginal candidiasis with boric acid powder. Am J Obstet Gynecol. 9-15-1981;141(2):145-148.
  • Volpe SL, Taper LJ, Meacham S. The relationship between boron and magnesium status and bone mineral density in the human: a review. Magnes Res 1993;6(3):291-296.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?