SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Boldo (Peumus boldus)

Boldo (Peumus boldus)

Resumen:

El boldo es un arbusto perenne que se encuentra en las regiones andinas de Chile y Perú; igualmente es originario de algunas partes de Marruecos. El boldo se empleó en la medicina tradicional chilena y peruana. Se ha reconocido como un remedio herbal en varias farmacopeas, principalmente para el tratamiento de dolencias hepáticas.

Se ha encontrado que la boldina, un componente alcaloide importante que se encuentra en las hojas y la corteza del árbol del boldo, posee actividad antioxidante y anti-inflamatoria. La Comisión Alemana E ha aprobado la hoja del boldo como tratamiento para la dispepsia leve (alteración del estómago) y para las dolencias espásticas gastrointestinales. Faltan estudios en humanos bien diseñados acerca de la eficacia del boldo.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Anti-helmíntico (expulsa gusanos), anticoagulante (adelgazante de sangre), anti-inflamatorio, antioxidante (barrido de radicales libres), antipirético (reductor de fiebre), antiséptico, estimulante de apetito, quimo-protector, colagogo (incremento del flujo biliar), colerético (estimula la formación de bilis), congestión, cistitis (infección de la vejiga), digestión, diurético, dispepsia (estómago alterado), dolor de oído, usos alimenticios, cálculos biliares, trastornos gastrointestinales, gonorrea (enfermedad de transmisión sexual), dolor de cabeza, trastornos hepáticos (hígado), hepatoprotección (protección del hígado), hipertensión (presión arterial alta), hipnótico, laxante, dolor menstrual, náuseas, bloqueo neuromuscular, dolor, radioprotección, reumatismo, sedante, protector solar, sífilis, inflamación del tracto urinario.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en individuos con alergia o hipersensibilidad conocidas al boldo (Peumus boldus) o a sus componentes. La ingestión de boldo también se ha asociado a un caso de reacción alérgica anafiláctica mediada por IgE.

Efectos secundarios y advertencias

El boldo se reconoce como generalmente seguro (lista GRAS) para usos alimenticios en los Estados Unidos. Sin embargo, existe información limitada relacionada con los efectos secundarios del boldo.

Debe usarse con cautela en pacientes que ingieren agentes anticoagulantes o anti-plaquetas (adelgazantes de la sangre). El boldo puede aumentar el riesgo de sangrado.

Debe usarse con cautela en pacientes que ingieren agentes hepatotóxicos (perjudiciales para el hígado). El boldo puede causar hepatotoxicidad y, en teoría, el uso concurrente de boldo con drogas hepatotóxicas puede aumentar el riesgo de daño hepático.

Debe usarse con cautela en pacientes que ingieren drogas diuréticas. Históricamente, el boldo se ha utilizado como diurético y por tanto puede causar un efecto aditivo cuando se usa con agentes diuréticos.

Debe usarse con cautela en pacientes con obstrucción del conducto biliar. Se cree que el boldo estimula el flujo biliar y, en teoría, puede exacerbar la obstrucción del conducto biliar.

Debe usarse con cautela en pacientes que ingieren alcohol. El boldo puede causar hepatotoxicidad (daño en el hígado) y, en teoría, el uso concurrente de boldo con alcohol puede aumentar el riesgo de daño hepático. Debe evitarse en pacientes con enfermedades hepáticas.

Embarazo y lactancia

El boldo no se recomienda a mujeres embarazadas o lactantes. Las ratas embarazadas que ingirieron 800 miligramos/kilogramo de extracto crudo de boldo y boldina por boca mostraron alteraciones anatómicas en los fetos. Sin embargo, la Comisión Alemana E no señala contraindicaciones para el uso de preparaciones de boldo libres de ascaridol durante el embarazo y la lactancia.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

El uso concomitante de boldo y drogas anticoagulantes o anti-plaquetas (adelgazantes de la sangre) pueden incrementar el riesgo de sangrado. Algunos ejemplos de drogas que pueden aumentar el riesgo de sangrado son aspirina, anticoagulantes como warfarina (Coumadin®) o heparina, drogas anti-plaquetas como clopidogrel (Plavix®), y drogas anti-inflamatorias no esteroides como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

El boldo puede tener efectos anti-inflamatorios, aunque esto no se ha estudiado bien en humanos. Se aconseja precaución cuando se usa boldo con otros agentes anti-inflamatorios.

Históricamente, el boldo se ha usado como diurético y por tanto puede causar un efecto aditivo cuando se usa con drogas diuréticas. El aceite de boldo también puede actuar como irritante.

El boldo puede causar hepatotoxicidad. En teoría, el uso concomitante de boldo con drogas hepatotóxicas (ej. ketoconazol, ritonavir, ácido valproico, etc.) puede incrementar el riesgo de daño hepático.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

El uso concomitante de boldo y hierbas y suplementos anticoagulantes/anti-plaquetas (adelgazantes de la sangre) puede incrementar el riesgo de sangrado. Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba, y otros pocos con ajo y palma enana americana. En teoría, numerosos agentes adicionales puede incrementar el riesgo de sangrado, aunque esto no se ha probado en la mayoría de los casos.

El boldo puede tener efectos anti-inflamatorios, aunque esto no se ha estudiado bien en humanos. El uso de otras hierbas o suplementos anti-inflamatorios puede tener efectos aditivos.

Históricamente, el boldo se ha usado como diurético y por tanto puede causar efectos aditivos cuando se usa con otras hierbas y suplementos diuréticos. El aceite de boldo también puede actuar como irritante.

El boldo puede causar hepatotoxicidad (daño hepático). En teoría, el uso concomitante de boldo con otras hierbas y suplementos hepatotóxicos (ej. chaparral, consuelda, aceite de poleo, etc.) puede incrementar el riesgo de daño hepático.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores):

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso de boldo en adultos. Una dosis común del extracto líquido, 1:1 en 45% de alcohol, es entre 0.1 y 0.3 mililitros tres veces al día. Tradicionalmente, se han usado entre 60 y 200 miligramos de hojas secas o como té tres veces al día. El té se prepara remojando 1 gramo de hojas secas en 150 mililitros de agua hirviendo entre cinco y 10 minutos; luego se cuela. La dosis diaria promedio de hoja de boldo para infusión es 3 gramos. Usualmente se administra una tintura de 1:10 en 60% de alcohol entre 0.5 y 2 mililitros tres veces al día.

Niños (menores de 18 años):

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso de boldo en niños.

Referencias:

  • Almeida ER, Melo AM, Xavier H. Toxicological evaluation of the hydro-alcohol extract of the dry leaves of Peumus boldus and boldine in rats. Phytother Res 2000;14(2):99-102.
  • Jang YY, Song JH, Shin YK, et al. Protective effect of boldine on oxidative mitochondrial damage in streptozotocin-induced diabetic rats. Pharmacol Res 2000;42(4):361-371.
  • Jimenez I, Garrido A, Bannach R, et al. Protective effects of boldine against free radical-induced erythrocyte lysis. Phytother Res 2000;14(5):339-343.
  • Kang JJ, Cheng YW. Effects of boldine on mouse diaphragm and sarcoplasmic reticulum vesicles isolated from skeletal muscle. Planta Med 1998;64(1):18-21.
  • Kang JJ, Cheng YW, Fu WM. Studies on neuromuscular blockade by boldine in the mouse phrenic nerve-diaphragm. Jpn J Pharmacol 1998;76(2):207-212.
  • Kubinova R, Machala M, Minksova K, et al. Chemoprotective activity of boldine: modulation of drug-metabolizing enzymes. Pharmazie 2001;56(3):242-243.
  • Lambert JP, Cormier A. Potential interaction between warfarin and boldo-fenugreek. Pharmacotherapy 2001;21(4):509-512.
  • Monzon S, Lezaun A, Saenz D, et al. Anaphylaxis to boldo infusion, a herbal remedy. Allergy 2004;59(9):1019-1020.
  • Piscaglia F, Leoni S, Venturi A, et al. Caution in the use of boldo in herbal laxatives: a case of hepatotoxicity. Scand J Gastroenterol 2005;40(2):236-239.
  • Rancan F, Rosan S, Boehm K, et al. Protection against UVB irradiation by natural filters extracted from lichens. J Photochem Photobiol B 2002;68(2-3):133-139.
  • Reiniger IW, de Oliveira JF, Caldeira-de-Araujo A, et al. Effect of Peumus boldus on the labeling of red blood cells and plasma proteins with technetium-99m. Appl Radiat Isot 1999;51(2):145-149.
  • Schmeda-Hirschmann G, Rodriguez JA, Theoduloz C, et al. Free-radical scavengers and antioxidants from Peumus boldus Mol. ("Boldo"). Free Radic Res 2003;37(4):447-452.
  • Silva E, Jopia M, Edwards AM, et al. Protective effect of Boldo and tea infusions on the visible light-mediated pro-oxidant effects of vitamin B2, riboflavin. Photochem Photobiol 2002;75(6):585-590.
  • Speisky H, Rocco C, Carrasco C, et al. Antioxidant screening of medicinal herbal teas. Phytother Res 2006;20(6):462-467.
  • Teng CM, Hsueh CM, Chang YL, et al. Antiplatelet effects of some aporphine and phenanthrene alkaloids in rabbits and man. J Pharm Pharmacol 1997;49(7):706-711.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?