SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Ashwagandha (Withania somnifera)

Ashwagandha (Withania somnifera)

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Actividad estimulante, adaptógeno, enfermedad de Alzheimer, anafilaxis, antibacteriano, anti-fúngico, antioxidante, antitumoral, ansiedad, afrodisíaco, asma, astringente, dolor de espalda, forúnculos, bronquitis, carbuncos, enfermedad cardiovascular, quimioterapia, mejoramiento cognitivo, beneficio del sistema nervioso central, prevención de toxicidad por ciclofosfamidas, hipersensibilidad de tipo tardío, depresión, emaciación, emenagogo (estimulante del flujo sanguíneo menstrual), trastornos endocrinos, desempeño atlético, fatiga, fibrosarcoma, genotoxicidad, tónico geriátrico, fiebre del heno, hemiplejia, hematopoyesis, hipo, VIH, inmuno-estimulante, infertilidad, insomnio, protección renal, daño oxidativo inducido por plomo, leucoderma, peroxidación lipídica, afecciones del hígado, conteos bajos de glóbulos blancos, protección del hígado, afecciones pulmonares, linfoma, mejoramiento de la memoria, trastornos menstruales, estabilización del estado de ánimo, agotamiento nervioso, enfermedades neurodegenerativas, trastornos neurológicos, efectos nootrópicos, radiosensibilización, rejuvenecedor, tiña, demencia senil, estrés, discinesia tardía, desarrollo testicular, tuberculosis, úlceras cutáneas, apoplejía, úlceras.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Diabetes (tipo 2) (C)

    Con base en la evidencia preliminar, la ashwagandha puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Se requiere evidencia adicional en esta área antes de ofrecer recomendaciones sobre el uso de la ashwagandha en el tratamiento de la diabetes.

  • Diurético (C)

    Se han reportado incrementos en los volúmenes de la orina con el uso de la ashwagandha. Se requiere evidencia adicional en esta área antes de ofrecer recomendaciones sobre el uso de la ashwagandha como diurético.

  • Colesterol alto (C)

    Se han reportado disminuciones en los niveles séricos de colesterol total, triglicéridos, lipoproteína de baja densidad (LDL) y lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL) con el uso de la ashwagandha. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer una recomendación definitiva.

  • Longevidad/anti-envejecimiento (C)

    El uso de la ashwagandha como agente contra el envejecimiento se basa en el uso tradicional de la medicina ayurvédica de la India para promover la salud física y mental, mejorar la resistencia a la enfermedad y promover la longevidad. Se carece de evidencia humana en esta área; la evidencia disponible es insuficiente para ofrecer recomendaciones.

  • Osteoartritis (C)

    Se ha indicado el uso de la ashwagandha para la osteoartritis con base en los reportes de sus propiedades anti-inflamatorias y anti-artríticas. Se requiere investigación de buen diseño en humanos para confirmar tales hallazgos.

  • Enfermedad de Parkinson (C)

    La evidencia disponible es insuficiente para recomendar el uso de la ashwagandha en el manejo de la enfermedad de Parkinson.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse su uso en personas con sensibilidad o alergias a los productos que contienen ashwagandha o a alguno de sus ingredientes. Una prueba clínica con el uso del ashwagandha reportó la aparición de dermatitis (brote alérgico en la piel) en tres de 42 pacientes.

Efectos secundarios y advertencias

Existen pocos reportes de efectos adversos relacionados con el uso de ashwagandha, aunque las pruebas clínicas en humanos son escasas y muchas no reportan las dosis o estandarizaciones/preparaciones que se utilizaron.

La ashwagandha puede causar sedación, depresión respiratoria con posible peligro de muerte, disminución de la presión arterial y ritmo cardiaco anormal. También puede causar diarrea. Además se han reportado casos de dolor abdominal y náuseas. En teoría, puede ocurrir irritación de la mucosa y de las membranas serosas, por lo que debe evitarse su uso en pacientes con enfermedad de úlcera péptica.

La ashwagandha puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre, de acuerdo con una investigación de limitado alcance en humanos (en pacientes con diabetes tipo 2) y por tanto, puede interactuar con los medicamentos para la diabetes, aunque se desconocen los mecanismos de interacción.

Se ha propuesto que la ashwagandha puede tener propiedades diuréticas, por lo que pueden ocurrir lesiones renales; también puede estimular el funcionamiento de la tiroides e incrementar los niveles de T4, lo que posiblemente pueda incrementar el riesgo de hipertiroidismo. Además, la ashwagandha posee propiedades androgénicas (similares a la testosterona), según lo demuestran evidencias en ratas con incremento en el peso testicular y espermatogénesis, así como disminución de los niveles séricos de la hormona folículo-estimulante y de testosterona.

La ashwagandha puede estimular la producción de glóbulos rojos y blancos de la sangre e incrementar el conteo plaquetario, aunque la evidencia en estas áreas es limitada y el mecanismo se desconoce. La ashwagandha es rica en hierro.

La ashwagandha puede poseer efectos inmunomodulatorios y anti-inflamatorios.

Embarazo y lactancia

No se recomienda el uso de la ashwagandha en mujeres embarazadas y lactantes debido a la falta de evidencia científica disponible. La ashwagandha puede causar abortos.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

En teoría, la ashwagandha puede aumentar los efectos de las anfetaminas.

La ashwagandha puede tener propiedades androgénicas (similares a la testosterona), de acuerdo con la evidencia en el incremento del peso testicular y espermatogénesis de ratas sometidas a estudio.

Los reportes indican que la ashwagandha incrementa de manera significativa el tiempo de coagulación, aunque no está claro el significado en humanos. En teoría, puede haber efectos acumulativos con los anticoagulantes.

Con base en investigación limitada en humanos (pacientes con diabetes tipo 2), la ashwagandha puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre y por lo tanto, interactuar con medicamentos para la diabetes, aunque se desconoce el mecanismo.

La ashwagandha puede disminuir la presión arterial tanto sistólica, como diastólica y por tanto, alterar los efectos de las drogas que disminuyen la presión arterial.

Se ha relacionado el uso de la ashwagandha con la inhibición de la colinesterasa, por lo que se recomienda precaución cuando se toma con medicamentos inhibidores de la colinesterasa, tales como donepezil (Aricept®), rivastigmina (Exelon®), galantamina (Reminyl®), tacrina (Cognex®), neostigmina (Prostigmin®), cloruro de edrofonio (Tensilon®) y bromuro de piridostigmina (aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de (FDA) EE.UU., para el uso después de exposición al gas somán que afecta los nervios).

El extracto de ashwagandha puede disminuir la leucopenia/inmunosupresión inducida por las ciclofosfamidas y la urotoxicidad. Se recomienda precaución cuando se toma junto con drogas ciclofosfamidas o inmunomoduladoras.

Aunque no se ha estudiado de manera adecuada en humanos, la ashwaganda puede incrementar la efectividad del paclitaxel en el cáncer de pulmón. La administración continua de la ashwagandha puede atenuar el desarrollo de tolerancia a los narcóticos. La ashwagandha también puede mejorar los síntomas de discinesia tardía causados por el haloperidol (Haldol®).

La ashwagandha puede causar sedación y depresión respiratoria con posible peligro de muerte e interactuar con los sedantes, hipnóticos y otros depresores del sistema nervioso central. La investigación preliminar ha reportado que la ashwagandha puede aumentar los efectos de los barbitúricos y el etanol.

La ashwagandha puede causar hipertiroidismo, de acuerdo con la información obtenida sobre la estimulación de la tiroides y el incremento de los niveles séricos de T4. Por lo tanto, puede interactuar con drogas para el hipertiroidismo o hipotiroidismo.

La ashwagandha puede interactuar con diuréticos o agentes quimioterapéuticos.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

La ashwagandha puede reducir los niveles de 5-HTP (5-hidroxitriptofán).

Aunque no se ha estudiado de manera adecuada en humanos, se ha reportado que la ashwagandha estimula el funcionamiento de la tiroides e incluso incrementa las concentraciones séricas de T4.

Se ha reportado que la ashwagandha incrementa de manera significativa el tiempo de coagulación de la sangre, aunque el significado en humanos aún no está claro. En teoría, puede aumentar los efectos de los agentes anticoagulantes y el riesgo de sangrado.

Con base en investigación humana de alcance limitado (en pacientes con diabetes tipo 2), la ashwagandha puede disminuir los niveles de azúcar en la sangre y por tanto, interactuar con agentes diabéticos, aunque se desconoce el mecanismo.

La ashwagandha puede disminuir la presión sistólica y diastólica de la sangre y por ello, incrementar los efectos de otros agentes hipotensivos (que disminuyen la presión de la sangre).

La ashwagandha es rica en hierro y también contiene arginina por lo que puede ocasionar efectos acumulativos a las dosis totales cuando se toma con suplementos de arginina.

La ashwagandha contiene ornitina por lo que puede tener efectos acumulativos en las dosis totales cuando se toma con ornitina.

La ashwagandha puede tener propiedades androgénicas (similares a la testosterona), de acuerdo con la evidencia en el incremento del peso testicular y espermatogénesis de ratas sometidas a estudio. La palma enana americana posee propiedades de 5-alfa reductasa similares a la finasterida (Proscar®) y puede antagonizar con los efectos androgénicos potenciales de la ashwagandha.

La ashwagandha puede causar sedación y depresión respiratoria con posible peligro de muerte, así como interactuar con sedantes, hipnóticos u otros depresores del sistema nervioso central.

La ashwagandha puede interactuar con diuréticos.

Dosificación:

Adultos (mayores de 18 años)

No existe una dosis comprobada para el uso de ashwagandha en adultos. Existen varios preparados disponibles en el comercio, dentro de los que se encuentran cápsulas, polvos, tés, tinturas, decocciones y fórmulas multi-herbales.

En forma de cápsulas, se han utilizado de 1-6 gramos diarios de la hierba entera. Como polvo, 3 gramos de polvo disueltos en leche hervida dos veces al día. Se ha utilizado un preparado de té hirviendo una parte de la raíz de la ashwagandha por 10 partes de agua, durante 15-30 minutos e ingiriéndolo dos veces al día en cantidades de 1/2 a 1 onza cada vez. También se han usado 1-6 gramos al día de un té preparado a partir de la hierba entera. Las dosis de tinturas o extractos fluidos utilizadas consisten en 2-4 mililitros, ingeridos en 3 tomas al día. Las tinturas pueden contener altas concentraciones de alcohol. En la forma de cocción en leche, se han utilizado 5 cucharaditas de la hierba seca sumergidas en una taza del líquido hirviendo y en tomas de 2-3 tazas al día, endulzadas con azúcar morena o miel. En su forma multi-herbal, se han utilizado 3-12 gramos, en combinación con otras hierbas.

No se recomienda el uso de la ashwagandha administrada vía inyección debido a la falta de información en humanos.

Niños (menores de 18 años)

En general, la evidencia disponible es insuficiente para recomendar el uso de la ashwagandha en niños. Sin embargo, una prueba clínica estudió el uso de dosis de 2 gramos al día disueltos en leche y tomados durante 60 días, en niños de 8-12 años, sin que hayan ocurrido reportes de toxicidad. En ayurveda, se considera que la ashwagandha puede administrarse a niños debilitados, aunque se carece de evidencia clínica.

Referencias:

  • Andallu B, Radhika B. Hypoglycemic, diuretic and hypocholesterolemic effect of winter cherry (Withania somnifera, Dunal) root. Indian J Exp Biol 2000;38(6):607-609.
  • Bucci LR. Selected herbals and human exercise performance. Am J Clin Nutr 2000;72(2 Suppl):624S-636S.
  • Kulkarni RR, Patki PS, Jog VP, et al. Treatment of osteoarthritis with a herbomineral formulation: a double- blind, placebo-controlled, cross-over study. J Ethnopharmacol 1991;33(1-2):91-95.
  • Kuppurajan K, Rajagopalan SS, Sitoraman R, et al. Effect of Ashwagandha (Withania somnifera Dunal) on the process of ageing on human volunteers. Journal of Research in Ayurveda and Siddha 1980;1(2):247-258.
  • Nagashayana N, Sankarankutty P, Nampoothiri MR, et al. Association of L-DOPA with recovery following Ayurveda medication in Parkinson's disease. J Neurol Sci 2000;176(2):124-127.
  • Spelman K, Burns J, Nichols D, et al. Modulation of cytokine expression by traditional medicines: a review of herbal immunomodulators. Altern Med Rev. 2006 Jun;11(2):128-50.
  • Upadhaya L, et al. Role of an indigenous drug Geriforte on blood levels of biogenic amines and its significance in the treatment of anxiety neurosis. Acta Nerv Super 1990;32(1):1-5.
  • Venkataraghavan S, Seshadri C, Sundaresan TP, et al. The comparative effect of milk fortified with Aswagandha, Aswagandha and Punarnava in children - a double-blind study. J Res Ayur Sid 1980;1:370-385.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?