SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Apio (Apium graveolens)

Apio (Apium graveolens)

Resumen:

El apio silvestre puede encontrarse a través de Europa, el Mediterráneo y partes de Asia. Sus hojas, tallos, raíces y semillas son comestibles. En la cocina occidental, los tallos de su primo domesticado se usan comúnmente para cocinar y pueden comerse crudos -solos- o en ensaladas; o como un ingrediente cocinado en varias recetas. La semilla de apio también se ha empleado como diurético (incrementa el flujo de orina) y para tratar la gota (inflamación del pie). Sin embargo, no hay suficiente evidencia en humanos para sustentar el uso del apio para ninguna indicación.

La alergia al apio es ampliamente común ya que contiene un alergeno similar al del polen del abedul. El apio crudo o cocinado puede causar reacciones que varían desde dermatitis de contacto hasta choques anafilácticos.

Los griegos y egipcios de la antigüedad cultivaron el apio, el cual probablemente se usó en un principio como medicamento. Algunas tumbas egipcias también contienen hojas y flores de apio.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Antioxidante, artritis, cáncer, enfermedades inflamatorias de las articulaciones (artritis reumatoide, osteoartritis), larvicida (insecticida), tónico.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Repelente contra mosquitos (C)

    El extracto de apio puede actuar como un repelente efectivo de mosquitos. Aunque la evidencia preliminar es promisoria, se necesita investigación adicional en esta área.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en individuos con alergia o hipersensibilidad conocidas al apio (Apium graveolens) o a sus componentes. La alergia al apio es ampliamente común, especialmente entre quienes tienen sensibilidad a los alergenos relacionados con el polen de abedul. El apio crudo, el apio cocinado y el jugo de apio pueden causar reacciones alérgicas, las cuales varían desde dermatitis de contacto hasta choques anafilácticos. Además, la ingesta de apio o el contacto con él y la subsiguiente exposición a la radiación ultravioleta pueden producir fitofotodermatitis. Entre los síntomas de la alergia al apio están edema laríngeo, anafilaxis dependiente del apio inducida por ejercicio y choques anafilácticos.

Efectos secundarios y advertencias

El apio es probablemente seguro cuando individuos no alérgicos lo usan en cantidades alimenticias.

La alergia al apio es ampliamente común, especialmente entre quienes tienen sensibilidad a los alergenos relacionados con el polen de abedul. Debe evitarse en pacientes que comen altas cantidades de alimentos o hierbas que contienen soraleno, como las limas, los limones, el perejil, los higos, la pastinaca, las zanahorias, ciertas naranjas, algunas prados naturales y eneldo.

Debe usarse con precaución en pacientes con trastornos de secreción biliar.

Las pacientes embarazadas deben evitar la ingestión alta de apio.

Embarazo y lactancia

El apio no se recomienda a las mujeres embarazadas o lactantes debido a la falta de evidencia científica disponible. La ingesta alta de apio podría aumentar el riesgo de sensibilización contra los alergenos alimenticios.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Los pacientes hipersensibles al apio que ingieren apio y ciertos agentes, tales como inhibidores de la enzima de conversión (inhibidores ECA), alcohol, aspirina o beta-bloqueadores, podrían aumentar la probabilidad de desarrollar choques anafilácticos inducidos por alimentos.

El apio podría aumentar el riesgo de sangrado cuando se ingiere con medicamentos que incrementan este riesgo. Algunos ejemplos de ellos son aspirina, anticoagulantes (adelgazantes de sangre) como la warfarina (Coumadin®) o heparina, medicamentos anti-plaquetas como clopidogrel (Plavix®), y drogas anti-inflamatorias no esteroidales como ibuprofeno (Motrin®, Advil®) o naproxeno (Naprosyn®, Aleve®).

Aunque no ha sido bien estudiado en humanos, el apio podría disminuir la presión arterial. Se recomienda precaución en pacientes que toman medicamentos para la presión arterial debido a posibles efectos acumulativos.

Aunque no se ha estudiado bien en humanos, el apio pudiera alterar los niveles de colesterol. Se aconseja precaución en pacientes que toman medicamentos para el colesterol debido a posibles efectos acumulativos.

El apio podría tener actividad antiespasmódica. Se recomienda tener precaución con pacientes que toman medicamentos para las convulsiones debido a posibles efectos acumulativos.

El apio podría interferir con la manera como el cuerpo procesa ciertos medicamentos usando el sistema enzimático "citocromo P450" del hígado. Como resultado, los niveles de estos medicamentos en la sangre podrían aumentarse y causar efectos mayores o reacciones adversas potencialmente graves. Los pacientes que usan cualquier medicamento deben revisar las instrucciones insertas en el paquete y hablar con un profesional de la salud calificado, incluso con un farmaceuta, acerca de posibles interacciones.

El apio podría tener propiedades diuréticas (incrementa el flujo de orina). Debido a posibles efectos acumulativos, se aconseja tener precaución con pacientes que toman otros diuréticos.

Aunque no se ha estudiado bien en humanos, el apio pudiera intensificar el estado de adormecimiento causado por algunos medicamentos. Ejemplos de ellos son las benzodiazepinas (tranquilizantes) como lorazepam (Ativan®) o diazepam (Valium®); barbitúricos como fenobarbital; narcóticos como codeína; algunos antidepresivos; alcohol. Se aconseja precaución al momento de conducir o de operar maquinaria.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

El apio podría aumentar el riesgo de sangrado cuando se toma con hierbas y suplementos que se cree incrementan este riesgo. Se han reportado múltiples casos de sangrado con el uso de Ginkgo biloba, y otros menos numerosos con ajo y palma enana americana.

Aunque no se ha estudiado bien en humanos, el apio podría disminuir la presión arterial. Debido a posibles efectos acumulativos, se aconseja precaución con pacientes que toman otras hierbas o suplementos que alteran la presión arterial.

El apio pudiera alterar los niveles de colesterol. Debido a posibles efectos acumulativos, se aconseja precaución con pacientes que toman hierbas o suplementos que afectan el colesterol, tales como el arroz de levadura roja.

El apio pudiera tener actividad antiespasmódica. Debido a posibles efectos acumulativos, se recomienda cautela con pacientes que toman otras hierbas y suplementos de este tipo.

El apio podría interferir con la manera como el cuerpo procesa ciertas hierbas o suplementos usando el sistema enzimático "citocromo P450" del hígado. Como resultado, los niveles de otras hierbas o suplementos en la sangre pudieran volverse demasiado altos. También podría alterar los efectos que otras hierbas o suplementos posiblemente tengan en el sistema P450.

El apio pudiera tener propiedades diuréticas (aumenta el flujo de orina). Debido a posibles efectos acumulativos, se recomienda precaución en pacientes que ingieren otras hierbas o suplementos diuréticos.

El apio pudiera intensificar el estado de adormecimiento causado por algunas hierbas o suplementos. Se aconseja tener cautela si se conduce un vehículo u opera maquinaria.

En teoría, los pacientes hipersensibles al apio que ingieren apio y corteza de sauce pudieran aumentar la posibilidad de desarrollar choques anafilácticos inducidos por alimentos.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

No se ha comprobado una dosis efectiva de apio para adultos. Es probablemente seguro en cantidades alimenticias.

Niños (menores de 18 años)

No se ha comprobado una dosis efectiva de apio para niños. Es probablemente seguro en cantidades alimenticias.

Referencias:

  • Asero R, Mistrello G, Roncarolo D, et al. Immunological cross-reactivity between lipid transfer proteins from botanically unrelated plant-derived foods: a clinical study. Allergy 2002;57(10):900-906.
  • Ballmer-Weber BK, Hoffmann A, Wuthrich B, et al. Influence of food processing on the allergenicity of celery: DBPCFC with celery spice and cooked celery in patients with celery allergy. Allergy 2002;57(3):228-235.
  • Bant A, Kruszewski J, Droszcz W, et al. [Hypersensitivity to poppy seeds]. Wiad.Lek. 2005;58(7-8):447-450.
  • Chu YF, Sun J, Wu X, et al. Antioxidant and antiproliferative activities of common vegetables. J Agric.Food Chem 11-6-2002;50(23):6910-6916.
  • Darsow U, Laifaoui J, Kerschenlohr K, et al. The prevalence of positive reactions in the atopy patch test with aeroallergens and food allergens in subjects with atopic eczema: a European multicenter study. Allergy 2004;59(12):1318-1325.
  • DeLeo VA. Photocontact dermatitis. Dermatol Ther 2004;17(4):279-288.
  • Erdmann SM, Sachs B, Schmidt A, et al. In vitro analysis of birch-pollen-associated food allergy by use of recombinant allergens in the basophil activation test. Int Arch Allergy Immunol 2005;136(3):230-238.
  • Jahn-Schmid B, Radakovics A, Luttkopf D, et al. Bet v 1142-156 is the dominant T-cell epitope of the major birch pollen allergen and important for cross-reactivity with Bet v 1-related food allergens. J Allergy Clin Immunol 2005;116(1):213-219.
  • Jeanmougin M, Varroud-Vial C, Dubertret L. [Phototoxic side-effect following celery ingestion during puvatherapy]. Ann.Dermatol Venereol 2005;132(6-7 Pt 1):566-567.
  • Kurzen M, Bayerl C, Goerdt S. [Occupational allergy to mugwort]. J Dtsch.Dermatol Ges 2003;1(4):285-290.
  • Moneret-Vautrin DA, Morisset M, Lemerdy P, et al. Food allergy and IgE sensitization caused by spices: CICBAA data (based on 589 cases of food allergy). Allerg.Immunol (Paris) 2002;34(4):135-140.
  • Moreno-Ancillo A, Gil-Adrados AC, Dominguez-Noche C, et al. Occupational asthma due to carrot in a cook. Allergol.Immunopathol.(Madr.) 2005;33(5):288-290.
  • Sausenthaler S, Koletzko S, Schaaf B, et al. Maternal diet during pregnancy in relation to eczema and allergic sensitization in the offspring at 2 y of age. Am J Clin Nutr 2007;85(2):530-537.
  • Tuetun B, Choochote W, Kanjanapothi D, et al. Repellent properties of celery, Apium graveolens L., compared with commercial repellents, against mosquitoes under laboratory and field conditions. Trop.Med Int Health 2005;10(11):1190-1198.
  • Wang L, Sterling B, Don P. Berloque dermatitis induced by "Florida water". Cutis 2002;70(1):29-30.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?