SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Agárico (Amanita muscaria)

Agárico (Amanita muscaria)

Resumen:

El agárico, o Amanita muscaria, es un hongo basidiomycota. Se presentan efectos alucinógenos luego del consumo del hongo. Cuando ha crecido por completo, el capuchón tiene usualmente 12 cm de diámetro (puede llegar hasta 30 cm) con un distintivo color rojo-sangre (de carmesí se degrada a amarillo al envejecer), esparcido con manchas (verrugas) removibles que varían entre blanco y amarillo. A menudo se le conoce como amanita muscaria (fly agaric) debido al uso europeo como insecticida y a su habilidad para atontar o matar moscas.

El agárico se ha utilizado tradicionalmente en rituales como alucinógeno. Su uso religioso y ceremonial se ha documentado en textos budistas, americanos indígenas, japoneses, siberianos, griegos antiguos, y proto-hindúes. Recolectar y consumir hongos y otras plantas que contienen sustancias psico-activas se ha vuelto muy popular entre algunas personas que experimentan con drogas.

El agárico se considera venenoso, aunque raramente fatal. Diversos estudios documentan la toxicidad y los efectos neurológicos al tomarlo por vía oral. No hay ensayos formales actualmente disponibles en relación con la toxicidad o los beneficios terapéuticos del agárico.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Antipirético (reductor de fiebre), alucinógeno, insecticida, transpiración, tuberculosis (intestinal).

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en individuos que presenten alergia o hipersensibilidad a las basidiomycotas.

Efectos secundarios y advertencias

En general, la amanita muscaria no se recomienda por los efectos adversos potenciales. Ingerir agárico podría causar alucinaciones visuales y auditivas que aparecen después de 60 minutos y alcanzan su máximo nivel dentro de un plazo de tres horas, con algunos efectos que duran hasta por diez horas. El efecto por volumen consumido es altamente variable y los individuos pueden reaccionar a la misma dosis de forma considerablemente diferente.

En una dosis moderada, es posible que el ácido agárico no tenga efecto sobre el sistema nervioso central, excepto para paralizar los nervios de las glándulas sudoríparas. En dosis más altas se han presentado disfunciones del sistema nervioso central. El agárico podría ocasionarle estados alternantes de depresión y estimulación al sistema nervioso central. Usualmente, los síntomas empiezan con adormecimiento seguido por un estado de confusión con ataxia (pérdida de coordinación), mareos, euforia parecida a la intoxicación con alcohol y podría proseguir incrementando la actividad, las ilusiones o, aún, la excitación maniática. Estos períodos de excitación pueden alternarse con otros de somnolencia, sueño profundo o estupor.

Cuando se provee en grandes cantidades, la amanita muscaria incrementa la presión arterial, primero, y luego la reduce. También se ha notado aumento en la frecuencia respiratoria seguido por una disminución de la misma. La piel podría estar caliente y sonrojada. La toxicidad de la amanita muscaria se caracteriza por náuseas, vómito fuerte y diarrea aguda. En dosis casi mortales, la amanita muscarina produce un aspecto hinchado, ira y demencia, caracterizadas por ataques de manía, seguidos por períodos de alucinación.

Teóricamente, el agárico transportado por aire podría causar sinusitis (inflamación de los senos nasales) u otras afecciones respiratorias.

Se han presentados daños al hígado, falla hepática y muerte en personas que han ingerido especies de hongos relacionadas, particularmente la amanita phalloides (capuchón mortal) o amanita virosa (agárico mortal). No hay reportes disponibles de daños hepáticos por la amanita muscarina.

Embarazo y lactancia

El agárico no se recomienda a mujeres embarazadas o lactantes debido a los efectos adversos potenciales.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Según los efectos adversos reportados del agárico, se pueden presentar interacciones significativas. Los pacientes que toman cualquier medicamento deben consultar a un profesional de la salud calificado, inclusive a un farmaceuta.

El agárico podría causar cambios en la presión arterial. Así, los pacientes que toman medicamentos que reducen la presión arterial deben consultar a un profesional de la salud calificado, inclusive a un farmaceuta.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

Según los efectos adversos reportados del agárico, pueden ocurrir interacciones significativas. Los pacientes que ingieren hierbas y suplementos deben consultar a un profesional de la salud calificado, inclusive a un farmaceuta.

El agárico contiene selenio en abundancia, y podría tener efectos acumulativos cuando se consume con otras hierbas y suplementos que contienen este elemento. Se recomienda precaución.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

La seguridad, la eficacia y la dosificación no se han estudiado sistemáticamente. Sin embargo, el uso en adultos no se recomienda debido a los efectos adversos.

Niños (menores de 18 años)

La seguridad, la eficacia y la dosificación no se han estudiado sistemáticamente. Sin embargo, el uso en niños no se recomienda debido a los efectos adversos.

Referencias:

  • Beavis AD. Properties of the inner membrane anion channel in intact mitochondria. J Bioenerg.Biomembr. 1992;24(1):77-90.
  • Benjamin DR. Mushroom poisoning in infants and children: the Amanita pantheria/muscaria group. Journal of Toxicology: Clinical Toxicology 1992;30(1):13-22.
  • Falandysz J. [Selenium in selected species of mushrooms from Poland]. Rocz.Panstw.Zakl.Hig. 2003;54(3):249-254.
  • Falandysz J, Jedrusiak A, Lipka K, et al. Mercury in wild mushrooms and underlying soil substrate from Koszalin, North-central Poland. Chemosphere 2004;54(4):461-466.
  • Falandysz J, Lipka K, Gucia M, Kawano, et al. Accumulation factors of mercury in mushrooms from Zaborski Landscape Park, Poland. Environ.Int. 2002;28(5):421-427.
  • Garcia N, Zazueta C, Pavon N, et al. Agaric acid induces mitochondrial permeability transition through its interaction with the adenine nucleotide translocase. Its dependence on membrane fluidity. Mitochondrion. 2005;5(4):272-281.
  • Hajicek-Dobberstein S. Soma siddhas and alchemical enlightenment: psychedelic mushrooms in Buddhist tradition. J Ethnopharmacol. 1995;48(2):99-118.
  • Hood RL, Beitz DC, Johnson DC. Inhibition by potential metabolic inhibitors of in vitro adipose tissue lipogenesis. Comp Biochem.Physiol B 1985;81(3):667-670.
  • Lacaz CdaS, Heins-Vaccari EM., De Melo NT, et al. Basidiomycosis: a review of the literature. Rev Inst.Med.Trop.Sao Paulo 1996;38(5):379-390.
  • Madsen S, Jenssen KM. [Poisoning with deadly agaric (Amanita virosa). Symptoms, diagnosis and treatment]. Tidsskr.Nor Laegeforen. 5-30-1990;110(14):1828-1829.
  • McCune SA, Foe LG, Kemp RG, et al. Aurintricarboxylic acid is a potent inhibitor of phosphofructokinase. Biochem.J 5-1-1989;259(3):925-927.
  • Michelot D, Melendez-Howell LM. Amanita muscaria: chemistry, biology, toxicology, and ethnomycology. Mycol.Res 2003;107(Pt 2):131-146.
  • Powers MF, Smith LL, Beavis AD. On the relationship between the mitochondrial inner membrane anion channel and the adenine nucleotide translocase. J Biol.Chem 4-8-1994;269(14):10614-10620.
  • Satora L, Pach D, Butryn B, et al. Fly agaric (Amanita muscaria) poisoning, case report and review. Toxicon 6-1-2005;45(7):941-943.
  • Xu ZX, Smart DA, Rooney SA. Glucocorticoid induction of fatty-acid synthase mediates the stimulatory effect of the hormone on choline-phosphate cytidylyltransferase activity in fetal rat lung. Biochim.Biophys Acta 5-1-1990;1044(1):70-76.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?