SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Achicoria (Cichorium intybus)

Achicoria (Cichorium intybus)

Resumen:

La achicoria es originaria de Europa y regiones templadas de Asia, y ha sido adoptada en los Estados Unidos. Se ha cultivado desde hace 5,000 años por los egipcios como una planta medicinal. Tradicionalmente, el jugo de achicoria se ha usado como parte de un remedio para los dolores de cabeza. Los romanos la usaban como vegetal o en las ensaladas. La raíz se molía y usaba como un sustituto del café libre de cafeína.

La achicoria aún es un vegetal importante para las ensaladas en Europa, especialmente en Francia, Bélgica y Holanda. En los Estados Unidos, la achicoria también se cultiva como hoja para ensalada. Estudios preliminares han estudiado la achicoria para hepatitis crónica; sin embargo, en este momento no existen ensayos humanos de alta calidad que sustenten la achicoria para ninguna indicación.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Abortifaciente (induce el aborto), antibacteriano, anti-inflamatorio, antimalárico, antioxidante, estimulante del flujo biliar, cáncer de seno, cáncer, cáncer de colon, estreñimiento, diabetes, diurético, dispepsia (estómago alterado), emenagogo (induce la menstruación), aditivo alimenticio, trastornos de vesícula biliar, trastornos gastrointestinales, dolores de cabeza, hipercalcemia (niveles de calcio anormalmente altos en la sangre), hiperlipidemia (colesterol alto), hipertrigliceridemia (exceso de compuestos ácidos grasos en la sangre), inflamación (ojos), laxante, protección del hígado, obesidad, osteoporosis, sedante, estimulante, hinchazón, taquicardia (latido rápido del corazón), tónico, pérdida de peso.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

  • Hepatitis crónica (C)

    La evidencia existente es insuficiente para hacer recomendaciones a favor o en contra del uso de la achicoria para la hepatitis crónica.

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Debe evitarse en individuos con alergia o hipersensibilidad conocida a la achicoria o a los miembros de las familias de las Asteráceas o Compuestas, como por ejemplo la ambrosía, los crisantemos, la flor de caléndula y las margaritas. La achicoria podría producir una reacción cruzada con el polen de abedul y causar síndrome de alergia asociada al polen de abedul. Se ha reportado asma ocupacional en una plantación de achicoria.

Efectos secundarios y advertencias

La literatura científica disponible y los reportes anecdóticos documentan el uso de la achicoria a lo largo de la historia y se han notado pocos efectos adversos. Parece ser que la achicoria se tolera bien, en general, pero se han reportado brotes en la piel y dermatitis de contacto con su uso. Igualmente se reportan pérdida de peso, pérdida del apetito y encefalomielitis miálgica (síndrome de fatiga crónica) asociada con la achicoria. La achicoria es probablemente segura cuando se consume como aditivo alimenticio.

Se han reportado brote en la piel y dermatitis de contacto asociados con el uso de la achicoria. Los lactones sesquiterpénicos de la planta podrían ser los alergenos. Los derivados del ácido cafeico de la Cichorium intybus también han mostrado actividad vaso-relajante.

El uso de la achicoria debe ser monitoreado en pacientes con cálculos en la vesícula biliar debido a que tiene efectos estimulantes de la bilis. Los fructo-oligosacáridos pueden producir flatulencia (gases), eructos, dolores abdominales, sonidos abdominales y distensión abdominal, los cuales ocurren de manera común, pero son moderados.

Embarazo y lactancia

La achicoria no se recomienda a mujeres embarazadas o lactantes debido a la falta de evidencia científica disponible. Cuando se consume oralmente durante el embarazo, la achicoria podría inducir la menstruación o un aborto espontáneo.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

La achicoria podría interactuar con medicamentos que son metabolizados por el citocromo P450. Como resultado, los niveles de estos medicamentos en la sangre pudieran reducirse y disminuir los efectos buscados. Los pacientes que toman cualquier medicamento deben revisar las instrucciones del paquete y hablar con un profesional de la salud calificado, incluso con un farmaceuta, acerca de posibles interacciones.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

El extracto de achicoria (inulina) podría aumentar de forma marginal la absorción del calcio presente en la alimentación.

En teoría, la achicoria podría interactuar con hierbas y suplementos metabolizados por el citocromo P450. Como resultado, los niveles de hierbas o suplementos en la sangre pudieran tornarse muy altos. También pudiera alterar los efectos que otras hierbas o suplementos posiblemente tengan en el sistema P450.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

No se ha comprobado una dosis segura o efectiva de achicoria para adultos. Las dosis comunes que se han usado tradicionalmente varían entre 4 y 14 gramos para tratar el estreñimiento y la hipertrigliceridemia, y para un efecto probiótico. Se han ingerido dosis altas de hasta 30 gramos diarios por vía oral para mejorar la función intestinal. También se ha empleado el té de achicoria remojando entre 2 y 4 gramos de la raíz en 150 mililitros de agua hirviendo por 10 minutos y colándolos posteriormente. Una dosis común de achicoria consiste entre 3 y 6 gramos diarios de la raíz.

Niños (menores de 18 años)

No se ha comprobado una dosis segura o efectiva de achicoria para niños.

Referencias:

 

  • Abrams SA, Griffin IJ, Hawthorne KM, et al. A combination of prebiotic short- and long-chain inulin-type fructans enhances calcium absorption and bone mineralization in young adolescents. Am J Clin Nutr 2005;82(2):471-476.
  • Ahmed B, Al Howiriny TA, Siddiqui AB. Antihepatotoxic activity of seeds of Cichorium intybus. J Ethnopharmacol 2003;87(2-3):237-240.
  • Bischoff TA, Kelley CJ, Karchesy Y, et al. Antimalarial activity of lactucin and lactucopicrin: sesquiterpene lactones isolated from Cichorium intybus L. J Ethnopharmacol 2004;95(2-3):455-457.
  • Bornet FR, Brouns F, Tashiro Y, et al. Nutritional aspects of short-chain fructooligosaccharides: natural occurrence, chemistry, physiology and health implications. Dig Liver Dis 2002;34 Suppl 2:S111-S120.
  • Cadot P, Kochuyt AM, van Ree R, et al. Oral allergy syndrome to chicory associated with birch pollen allergy. Int Arch Allergy Immunol 2003;131(1):19-24.
  • Cavin C, Delannoy M, Malnoe A, et al. Inhibition of the expression and activity of cyclooxygenase-2 by chicory extract. Biochem Biophys Res Commun 2005;327(3):742-749.
  • Debarbieux-Deleporte M, Delbreil B, Collin T, et al. InsP(3)-mediated calcium release induced by heterologous expression of total chicory Leaf RNA. Biol Cell 2002;94(7-8):545-552.
  • Delzenne NM, Cani PD, Daubioul C, et al. Impact of inulin and oligofructose on gastrointestinal peptides. Br J Nutr 2005;93 Suppl 1:S157-S161.
  • Esiyok D, Otles S, Akcicek E. Herbs as a food source in Turkey. Asian Pac J Cancer Prev 2004;5(3):334-339.
  • Grieshop CM, Flickinger EA, Bruce KJ, et al. Gastrointestinal and immunological responses of senior dogs to chicory and mannan-oligosaccharides. Arch Anim Nutr 2004;58(6):483-493.
  • Hazra B, Sarkar R, Bhattacharyya S, et al. Tumour inhibitory activity of chicory root extract against Ehrlich ascites carcinoma in mice. Fitoterapia 2002;73(7-8):730-733.
  • Johannsen FR. Toxicological profile of carboxymethyl inulin. Food Chem Toxicol 2003;41(1):49-59.
  • Petrovic J, Stanojkovic A, Comic L, et al. Antibacterial activity of Cichorium intybus. Fitoterapia 2004;75(7-8):737-739.
  • Pool-Zobel BL. Inulin-type fructans and reduction in colon cancer risk: review of experimental and human data. Br J Nutr 2005;93 Suppl 1:S73-S90.
  • Sakurai N, Iizuka T, Nakayama S, et al. [Vasorelaxant activity of caffeic acid derivatives from Cichorium intybus and Equisetum arvense]. Yakugaku Zasshi 2003;123(7):593-598.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?