SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Abuta (Cissampelos pareira)

Abuta (Cissampelos pareira)

Resumen:

La abuta crece en la cuenca amazónica y otras áreas tropicales húmedas del mundo. Se le conoce como "hierba de las comadronas" en Suramérica y se le usa para tratar gran variedad de padecimientos femeninos. En algunas partes del mundo se utiliza la abuta para reducir la fiebre, la inflamación y el dolor. En Estados Unidos se le utiliza principalmente para afecciones menores del sistema reproductor tales como calambres menstruales.

La abuta puede funcionar como un emenagogo (estimulante del flujo menstrual). Sin embargo, no existen ensayos clínicos en humanos para determinar la seguridad y efectividad de la planta de abuta en el ciclo menstrual. Se requiere investigación adicional antes de ofrecer recomendaciones.

Los usos documentados en la medicina tradicional indican que se le ha utilizado como diurético (incremento del flujo de orina), expectorante (expulsión de la flema), emenagogo y antipirético (reducción de la fiebre). También se le ha utilizado para la prevención de abortos, aliviar el sangrado menstrual abundante y detener las hemorragias uterinas (sangrado). También se ha utilizado la corteza de abuta pulverizada contra las afecciones menstruales.

Usos:

Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.

Acné, anemia, antiplasmodial, afrodisíaco, asma, furúnculos, bronquitis, quemaduras, tónico cerebral, escalofríos, cólera, resfriados, cólicos, estreñimiento, convulsiones, tos, cistitis (inflamación de la vejiga), delirio, analgesia dental (dolor dental), diabetes, diarrea, digestión, diurético, mordeduras de perros, hidropesía (edema), disentería (diarrea severa), dispepsia (molestia estomacal), erisipelas (infección bacteriana en la piel), expectorante (expulsión de la flema), infecciones oculares, fertilidad (femenina), fiebre, hematuria (sangre en la orina), hemorragia (sangrado), hipercolesterolemia (colesterol alto), hipertensión (presión arterial alta), insecticida, picor, ictericia, cálculos renales, leucorrea (flujo vaginal), malaria, molestia menstrual, nefritis, palpitaciones, trabajo de parto (alumbramiento), purgante, dolores prenatales y postnatales, rabia, reumatismo, mordeduras de serpientes, llagas, estimulante, estimulante del flujo menstrual, dolor de estómago, tónico, dolor dental, tifoidea, enfermedades venéreas, heridas.

Evidencia:

Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.

 

Seguridad:

Los profesionales de la salud que tienen instrucción formal practican muchas técnicas complementarias, de acuerdo con los estándares de organizaciones nacionales. No obstante, este no es el caso universal; es posible que se presenten efectos adversos. Debido a la limitada investigación existente, en algunos casos solamente hay poca información disponible sobre la seguridad del tratamiento.

Alergias

Los individuos con alergias reconocidas o hipersensibilidad a la abuta o a cualquier componente de la fórmula no deben tomarla.

Efectos secundarios y advertencias

Actualmente, no existe evidencia científica suficiente acerca de la seguridad de la abuta. No se recomienda su uso en mujeres embarazadas debido a los posibles efectos de inducción de abortos, aunque esta área es objeto de controversia.

Es de advertir que muchas plantas relacionadas con la abuta lucen iguales a ella; algunos productos de la abuta puede estar contaminados con estas plantas.

Embarazo y lactancia

No se recomienda la abuta para mujeres embarazadas o lactantes; se considera que la abuta puede provocar abortos, aunque esta área es objeto de controversia.

Las posibles interacciones:

Interacciones con drogas

Actualmente, la evidencia científica que describe las interacciones de las drogas y la abuta es insuficiente.

Interacciones con hierbas y suplementos alimenticios

Actualmente, la evidencia científica que describe las interacciones de las hierbas y suplementos dietéticos y la abuta es insuficiente.

Dosificación:

Adultos (18 años y mayores)

No existe una dosis comprobada como segura o efectiva para el uso de la abuta. Se han utilizado 1-2 gramos de corteza de abuta pulverizada en tabletas o cápsulas dos veces al día. También se ha utilizado una tintura de 4:1 de abuta, en dosis de 2-4 mililitros al día.

Niños (menores de 18 años)

La evidencia científica disponible es insuficiente para recomendar el uso de la abuta en niños.

Referencias:

 

  • Ahmad R, Cava MP. Grisabine and grisabutine, new bisbenzylisoquinoline alkaloids from Abuta grisebachii. J Org Chem 6-24-1977;42(13):2271-2273.
  • Amresh Reddy GD, Rao CV, Shirwaikar A. Ethnomedical value of Cissampelos pareira extract in experimentally induced diarrhoea. Acta Pharm 2004;54(1):27-35.
  • Anwer F, Popli SP, Srivastava RM, et al. Studies in medicinal plants. 3. Protoberberine alkaloids from the roots of Cissampelos pareira Linn. Experientia 10-15-1968;24(10):999.
  • Basu DK. Studies on curariform activity of hayatinin methochloride, an alkaloid of Cissampelos pareira. Jpn J Pharmacol 1970;20(2):246-252.
  • Bhatnagar AK, Popli SP. Chemical examination of the roots of Cissampelos pareira Linn. V. Structure and stereochemistry of hayatidin. Experientia 4-15-1967;23(4):242-243.
  • Cava MP, Saa JM, Lakshmikantham MV, et al. Panurensine and norpanurensine, new bisbenzylisoquinoline alkaloids from Abuta panurensis. J Org Chem 9-5-1975;40(18):2647-2649.
  • Ciccia G, Coussio J, Mongelli E. Insecticidal activity against Aedes aegypti larvae of some medicinal South American plants. J Ethnopharmacol 2000;72(1-2):185-189.
  • Fischer DC, Amorim Gualda NC, Bachiega D, et al. In vitro screening for antiplasmodial activity of isoquinoline alkaloids from Brazilian plant species. Acta Trop 2004;92(3):261-266.
  • Galeffi C, Scarpetti P, Marini-Bettolo GB. New curare alkaloids. II. New bisbenzylisoquinoline alkaloids from Abuta grisebachii (Menispermaceae). Farmaco [Sci] 1977;32(12):853-865.
  • Kupchan SM, Patel AC, Fujita E. Tumor inhibitors. VI. Cissampareine, new cytotoxic alkaloid from Cissampelos pareira. Cytotoxicity of bisbenzylisoquinoline alkaloids. J Pharm Sci 1965;54(4):580-583.
  • Morita H, Matsumoto K, Takeya K, et al. Structures and solid state tautomeric forms of two novel antileukemic tropoloisoquinoline alkaloids, pareirubrines A and B, from Cissampelos pareira. Chem Pharm Bull (Tokyo) 1993;41(8):1418-1422.
  • Ramirez I, Carabot A, Melendez P, et al. Cissampeloflavone, a chalcone-flavone dimer from Cissampelos pareira. Phytochemistry 2003;64(2):645-647.
  • Steele JC, Simmonds MS, Veitch NC, et al. Evaluation of the anti-plasmodial activity of bisbenzylisoquinoline alkaloids from Abuta grandifolia. Planta Med 1999;65(5):413-416.
  • Sur RN, Pradhan SN. Studies on cissampelos alkaloids. I. Action of hayatin derivatives on the central nervous system of cats and dogs. Arch Int Pharmacodyn Ther 11-1-1964;152:106-114.

Natural Standard Bottom Line Monograph, Copyright © 2010 (www.naturalstandard.com). Se prohíbe su distribución comercial. Esta monografía tiene la intención de servir para fines informativos únicamente, por lo cual no se debe interpretar como un consejo médico específico. Usted deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de tomar decisiones respecto a terapias y/o afecciones de salud.

No obstante se han estudiado de forma científica ciertas técnicas complementarias y alternas, para la mayoría de las terapias hay limitación o controversia sobre los datos de alta calidad respecto a la seguridad, eficacia y mecanismo de acción. Se recomienda, al máximo posible, que los practicantes cuenten con licencias expedidas por una organización profesional reconocida que se adhiera a normas claramente publicadas. Además, antes de iniciar una nueva técnica o contratar a un practicante, se recomienda que los pacientes consulten con su(s) proveedor(es) médico(s) principal(es). Se deben considerar atentamente los beneficios y riesgos potenciales (incluye los costos financieros) así como las alternativas. La siguiente monografía está diseñada para ofrecer una historia y un resumen de la investigación con orientación clínica, y la misma ni defiende ni se opone al uso de una terapia en particular.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Medicina Natural a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?