Editar mi perfil

Los medicamentos recetados pueden fomentar el exceso de peso

Por Lisa Esposito, Reportero de Healthday -

Esto incluye fármacos para la diabetes, los trastornos del estado de ánimo y otras afecciones crónicas

VIERNES, 2 de marzo (HealthDay News) -- Los medicamentos que millones de estadounidenses toman para los trastornos del estado de ánimo, la hipertensión, la diabetes y otras afecciones crónicas pueden conllevar un malsano efecto secundario: el aumento de peso.

Aunque existen opciones para algunos tipos de fármacos, ajustar los medicamentos no es un asunto tan sencillo como cambiarlos, explicó Ryan Roux, director de farmacia del Hospital Distrital del Condado de Harris, en Houston.

A finales de los 90, el Dr. Lawrence Cheskin llevó a cabo una investigación inicial sobre los medicamentos recetados y la obesidad.

"Algunos medicamentos hacen una diferencia temprana y notable, provocando que los pacientes tengan muchísima hambre, mientras que con otros los cambios son más sutiles. Uno los toma por unos cuantos meses y aumenta diez libras", señaló Cheskin, quien es ahora director del Centro de Gestión del Peso Johns Hopkins, en Baltimore.

Para ayudar a aumentar la concienciación, Roux y su grupo de farmaceutas reunieron una lista de medicamentos que "aumentan el peso" y de los que son "neutrales o reducen el peso".

Entre los antidepresivos que fomentan el aumento de peso se hallan Paxil (paroxetina), Zoloft (sertralina), amitriptilina (Elavil) y Remeron (mirtazapina).

Wellbutrin (bupropion) y Prozac (fluoxetina) se consideran fármacos neutrales para el peso o que provocan pérdida de peso.

"En general, los antidepresivos más antiguos tienden más a causar aumento de peso que los ISRS [inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina] más modernos", apuntó Cheskin.

Los fármacos para los trastornos del estado de ánimo que pueden provocar aumento de peso incluyen los antipsicóticos Clozaril (clozapina), Zyprexa (olanzapina), Risperdal (risperidona) y Seroquel (quetiapina). El litio, el ácido valproico (Depakote) y la carbamazepina (Tegretol) también pueden provocar aumento de peso.

Los fármacos con efectos hormonales, como los antipsicóticos y los esteroides, están entre los principales culpables del aumento de peso, señaló Cheskin. "Tienen efectos sobre el cerebro, y el control del apetito es en gran parte una función cerebral. Hacen que se tenga más hambre", señaló.

Ambos expertos concurrieron en que es común que los medicamentos recetados no tengan una adherencia perfecta, independientemente de su efecto sobre el peso de un paciente.

Roux apuntó que con los antipsicóticos, un desafío es que una vez las personas se sienten mejor, podrían dejar de tomarlos. Cuando fármacos como Zyprexa (usado en la esquizofrenia y el trastorno bipolar) provocan un aumento de peso de nueve kilos (veinte libras) o más, esto es otra barrera para la adherencia al tratamiento.

Entre los antihipertensivos que pueden provocar aumento de peso se incluyen Lopressor (metoprolol), Tenormin (atenolol), Inderal (propranolol), Norvasc (amlodipina) y clonidina (Catapres).

Cheskin apuntó que cambios en la dieta pueden ayudar a contrarrestar los efectos de estos fármacos. "Recomiendo aumentar el contenido de fibra y el agua, y reducir la densidad calórica. Distribuya las calorías durante varias comidas, cinco o seis al día, en lugar de consumirlas todas en la cena".

Los corticosteroides como la prednisona y la metilprednisolona son importantes para tratar afecciones como la artritis reumatoide, el asma y algunos tipos de cáncer, pero son famosos por provocar aumento de peso.

"Los esteroides conllevan la acumulación de grasa", apuntó Roux. El peso extra podría depositarse alrededor del tronco, dijo, y las personas con frecuencia retienen sal y líquidos.

En lugar de dejar de tomar el medicamento, Cheskin aconsejó "hablar con el médico para ver si hay una alternativa. Los esteroides ofrecen la posibilidad de tomarlos un día sí y un día no, o en dosis más bajas. Pero si los necesita, en realidad no hay un sustituto para los esteroides".

Los medicamentos para la diabetes, que incluyen fármacos orales como Actos (pioglitazona) y Amaryl (glimepirida), fomentan el aumento de peso, al igual que la insulina.

"Con la insulina, no se sabe qué ocurre primero", dijo Cheskin. "Las personas obesas se hacen diabéticas, y las personas diabéticas tienen mecanismos que les hacen menos sensibles a los cambios dietarios".

Existen alternativas que hacen perder peso o que no plantean una diferencia para los fármacos orales que tratan la diabetes: Byetta (exenatida), Januvia (sitagliptina), Symlin (pramlintida), Precose (acarbosa) y metformina (Biguanides).

Los antiepilépticos previenen las convulsiones. Algunos, como la carbamazepina y Neurontin (gabapentina), pueden provocar aumento de peso. Entre las alternativas posibles se hallan Lamictal (lamotrigina), Topamax (topiramato) y Zonegran (zonisamida).

Roux dijo que las mujeres que toman pastillas anticonceptivas también podrían "engordar mucho".

Cambiar a fármacos neutrales respecto al peso no es para todo el mundo, advirtió Roux.

"Tienen mecanismos distintos de acción, y quizás el estado patológico particular no se logre controlar", comentó. "Lo primero y más importante es el estado patológico que provoca los mayores problemas en el estilo de vida. Es lo primero a tener en cuenta".

Las personas deben conversar con sus proveedores de atención de salud si el aumento de peso les molesta, apuntó Roux.

"Exhorto a los pacientes a hablar primero con el farmaceuta, de forma que no detengan el medicamento arbitrariamente antes de su próxima cita [médica]", aconsejó Roux. "Ni el paciente ni el proveedor deben sentirse renuentes a intentar intervenir, para lograr alcanzar el nivel de comodidad de una persona en particular con sus fármacos".

Cheskin añadió que "con toda la atención que se presta a los factores ambientales que provocan obesidad, quizás las personas no estén conscientes de que lo que recetamos podría no ayudar, y provocar que alguien vaya en la dirección errónea".

Más información

El Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU. describe los efectos secundarios de los medicamentos, que incluyen el aumento de peso.

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo